• Portada
  • Hermandades
  • Turismo
  • Contacto y envío de Noticias

¿Qué es la Semana Santa?¿Cuándo cae? y todas las preguntas sobre la mayor celebración cristiana

¿Cuándo es Semana Santa?

La Semana Santa se celebra según el calendario lunar, que toma referencia la primera luna llena de la primavera y el Domingo de Resurrección o también llamado Domingo de Gloria o de Pascua. Esta fecha siempre oscila entre el 22 de marzo hasta el 25 de abril.

Está formada por los días comprendidos entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección .Desde el origen de la celebración de la Semana Santa en todo el mundo proviene del cristianismo dónde en los Evangelios relatan que Cristo murió el día de la Pascua judía, festividad que se conmemora cada año el domingo posterior a la primera luna llena de la primavera.

Partiendo del Domingo de Pascua también se fijan los días de Cuaresma y Carnaval. La Cuaresma que de 40 días desde el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo .

AÑOMiércoles de CenizaDomingo de RamosDomingo de Resurrección
202026 de febrero5 de abril12 de abril
2021 de marzo10 de abril17 de abril
202222 de febrero2 de abril9 de abril
202314 de febrero24 de abril31 de marzo
20245 de marzo13 de abril20 de abril
202518 de febrero29 de marzo5 de abril
202610 de febrero21 de marzo28 de marzo

¿Cuántos días quedan para Semana Santa?

¿Qué días son Semana Santa?

La Semana Santa está formada por los días comprendidos entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección. Esta definición –recogida por la Real Academia de la Lengua Española como la de semana grande– podría resultarnos suficiente; sin embargo, en este artículo vamos a profundizar en el sentido de los días más importantes para la Iglesia Católica.

En primer lugar, y para evitar confusiones, decir que la Semana Santa no es un fin en sí mismo: muchas veces puede dar la sensación de que, una vez acabada esta, ya no ocurre nada y ya ha pasado todo. Al contrario: la Semana Grande que llamamos no es sino el inmediato preámbulo del Domingo de Resurrección. La Resurrección de Jesús es la clave, el sentido de nuestra fe cristiana:“Y SI CRISTO NO HA RESUCITADO, VANA ES ENTONCES NUESTRA PREDICACIÓN, Y VANA TAMBIÉN VUESTRA FE” 1 COR 15,14

Este domingo es el día mayor del año litúrgico, para el que nos preparamos durante la Cuaresma. Aunque sea el día en que terminan las procesiones y en el que reiniciamos la cuenta atrás para volver a ver en la calle a nuestros titulares, es este día glorioso en el que todo lo que hemos vivido en las calles y los templos de nuestras poblaciones cobra sentido y hemos de comenzar a vivir y proclamar.

Domingo de Ramos

Hecha esta aclaración, vamos pues a introducirnos sucintamente en el significado de los días que conforman la Gran Semana de la Cristiandad. El primero, el que da inicio a estas jornadas, es el Domingo de Ramos. En este se conmemora la Entrada del Mesías a Jerusalén, a lomos de un asno, según lo narran los Cuatro Evangelistas (Mt 21, 1-11; Mc 11, 1-11; Lc 19, 28-40; Jn 12, 12-19). La Liturgia de este día comienza con la Procesión de las palmas (una de las procesiones litúrgicas reconocidas por la Iglesia) en la que se revive esa llegada de Jesús a la ciudad de Sión. Como los israelitas hicieran aquel día, los fieles se dirigen hacia la iglesia en que se celebrará la misa con palmas y ramas de olivo en las manos, entonando salmos, cánticos e himnos. Ya en el templo transcurrirá la celebración de la Misa con la peculiaridad de la proclamación de la Pasión de Nuestro Señor según los Evangelistas Sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas, depende del año).

Lunes, Martes y Miércoles Santo

Los días de Lunes, Martes y Miércoles Santo son los que la Iglesia recuerda la estancia de Jesús en Jerusalén previa a su Pasión. La Liturgia no prescribe ninguna celebración particular para estos días (salvando casos particulares, como los de las Diócesis que trasladan por mayor utilidad pastoral la Misa Crismal a uno de estos días). El Lunes Santo recordamos a Jesucristo expulsando a los mercaderes del templo (Jn 12, 1-11), el Martes nos introducimos en la Cena Pascual y recordamos la predicción de la traición de Judas y las negaciones de Pedro (Jn 13, 21-33. 36-38) y el Miércoles Santo se relata la trama de Judas con los Sacerdotes del Templo y la traición al Maestro (Mt 26, 14-25).

Triduo Pascual: Jueves, Viernes y Sábado Santo

Como Triduo Pascual se denominan los tres días de la Semana Santa en que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo: Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo.

El Triduo Pascual, en este sentido, concentra los momentos más importantes del año litúrgico en el cristianismo.

Jueves Santo

Llegamos entonces al Jueves Santo. En este comienza el Triduo Pascual, los tres días mayores previos al Domingo de Resurrección. Por la mañana se celebra la Misa Crismal (aunque, como he dicho antes, se traslada según el caso a otro día). Esta está presidida por el obispo de cada Iglesia Diocesana en la respectiva Iglesia Catedral, y durante su transcurso se bendicen los óleos de Catecúmenos y de Enfermos y se consagra el Santo Crisma, y los sacerdotes diocesanos renuevan promesas que realizaron el día de su ordenación. Es el día del Amor Fraterno, en el que recordamos a Jesucristo compartiendo su Última Cena Pascual, cerrando la Vieja Alianza y abriendo la Nueva en el Sacramento de la Eucaristía. Dice el Evangelio de Juan (13, 1) que “habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. En la Liturgia Vespertina, la Misa in Coena Domini, la celebración de la Eucaristía se convierte en una recreación de la Cena Pascual del Señor. Las campanas de las Iglesias sonarán durante el canto del Gloria y quedarán mudas hasta el canto de este himno en la Vigilia Pascual.  Se introduce el rito del Lavatorio de los Pies, en el que el Sacerdote, desvestido de la casulla y con la toalla ceñida en su cintura, toma los pies de algunos fieles y los lava como hiciera el Señor con sus discípulos el primer Jueves Santo.

Al término de la Misa queda reservada la Eucaristía en el Monumento, un altar efímero en el que se guarda a Jesús Sacramentado hasta los oficios de Viernes Santo –ya que durante estos no se lleva a cabo la Consagración-. La noche del Jueves al Viernes Santo es una noche de tensión, de velar junto al Monumento al Señor, que ora en Getsemaní y se le anticipan los tormentos que sufrirá, que es traicionado por Judas y entregado a quienes desean matarlo, que es interrogado, escupido, abofeteado, burlado… En muchos lugares aún se conserva la bendita tradición de mantener la iglesia toda la noche abierta.

Viernes Santo

El Viernes Santo es el día de la Pasión y Muerte del Señor. La Iglesia, agradecida por el Sacrificio de Cristo en la Cruz, está de luto. La Liturgia de este día exige la mayor austeridad posible (en los cantos, las campanas permanecen mudas…). No se celebra la Eucaristía, ya que en señal de duelo por el Señor se oprime la Consagración. En su lugar se lleva a cabo un ritual singularísimo compuesto de tres partes: la lectura de la Pasión según San Juan, la Adoración de la Cruz y la Comunión.

Sábado Santo

El Sábado Santo es el día de la Soledad de María: la Iglesia permanece en silencio, como la primera comunidad de apóstoles, orando en torno a la Madre de Jesús y, desde el Calvario, Madre de la Cristiandad. A su vez, la Tierra en su seno se estremece: es el día en que Cristo yace en el sepulcro, pero también es cuando desciende a los infiernos a salvar a los cautivos bajo el yugo de la Antigua Alianza, a los que creían y esperaban en la promesa de Salvación de Dios pero no llegaron a conocer a Cristo, el Mesías. En muchos lugares se reza el Oficio de Tinieblas, que tiene como signo central un candelabro (tenebrario) cuyas candelas encendidas se van apagando durante el transcurso de la oración. 

Domingo de Resurrección

Al anochecer se celebra la Vigilia Pascual: ya es Domingo de Resurrección. La Iglesia celebra la inmediata Resurrección del Señor de entre los muertos: el ritual de la Vigilia es una explosión de vida que comienza con el encendido del fuego, su bendición y el prendido del Cirio Pascual. Se canta el Pregón Pascual (que contiene el sentido de la noche), se leen las siete Lecturas antiguotestamentarias, una Epístola y el Evangelio y se llevan a cabo los Bautismos –si los hay- y toda la asamblea renueva igualmente su Bautismo mediante la reformulación de las renuncias y promesas y la aspersión. 

Así ha terminado el Triduo Pascual –y con este la Semana Santa- y da paso a la Pascua. Este es el tiempo para el que nos preparábamos realmente durante la Cuaresma, este es el centro y sentido fundamental de nuestra Fe. Cristo, que como confesamos en el Credo “por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las escrituras”. Es en Pascua cuando cobra sentido lo que hemos vivido los días grandes que ya han pasado: Cristo es el Mesías que nos salva, el que fue entregado por sus amigos y, a pesar de ello los amó hasta el extremo, el que derramó su Preciosísima Sangre en el Calvario y nos dio a su propia Madre como Madre Nuestra, el que reposó en el sepulcro como el común de los mortales pero, Hijo de Dios, “Dios de Dios, Luz de Luz, Dios Verdadero de Dios Verdadero”, ha resucitado de entre los muertos como prometió, y a nosotros nos hace partícipes de su vida inmortal. Cobra sentido lo que hemos visto por nuestras calles estos días: este Jesús que hemos visto desde su entrada triunfal a Jerusalén hasta el Calvario y el Sepulcro, y las lágrimas incesantes de su Dolorosa Madre. Ahora vemos a Cristo Glorioso, Resucitado, y la Iglesia se alegra y vive esperanzada en torno a María, la Reina de los Apóstoles.

¿Qué es la Semana Santa? ¿Qué se conmemora en Semana Santa?

La Semana Santa es la evocación cristiana anual de la Pasión de Cristo que en engloba : la entrada triunfante de Jesús en Jerusalén, la Última Cena, el viacrucis, la muerte y resurrección de Jesucristo. Tiene lugar desde el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, en algunos lugares la actividad litúrgica da comienzo el Viernes de Dolores (anterior al Domingo de Ramos) .

Antes de la Semana Santa, la precedida la Cuaresma para dar lugar desde el Domingo de Resurrección al Tiempo de Pascua. Durante todos estos días que componen la Semana Santa tienen lugar numerosas celebraciones de religiosidad popular, destacando las procesiones y las representaciones de la Pasión en diferentes puntos del mundo, especialmente en España y latinoamérica

¿Dónde se celebra la Semana Santa?

La Semana Santa se celebra en todo el mundo, ya que es la Semana más importante para todo católico . Dejando atrás el ya mencionado trasfondo litúrgico y centrándonos en un punto más sociológico y antropológico, a continuación relatamos los lugares dónde más se vive el fervor popular a través de las Imágenes sagradas de las Hermandades , Cofradías y Congregaciones.

Semana Santa en España

Sin duda uno de los paises con mayor tradición católica de raíz es España. Para entender la Semana Santa de hoy debemos resumir el origen de la misma en nuestro país que servirá más adelante para otros países que se han inspirado en España debido a los diversas épocas de la historia de la humanidad.

La celebración de la Semana Santa, tal yo como la conocemos hoy en día en España, se remonta al siglo XVI, el  origen de las procesiones está en el teatro religioso,  concretamente en los antiguos autos sacramentales que se representaban en el interior de las iglesias con motivo de estas fiestas. 

A finales del siglo XV, el rey Carlos II comenzó a prohibir estas representaciones teatrales, porque interferían en la celebración de los oficios religiosos. De ahí que los autos pasaran de las iglesias a la calle. Esto conllevó a que cada grupo teatral buscara los mejores elementos para dicha representación, creándose los diferentes escenas de la Pasión y Muerte de Jesús de Nazaret en pasos ,tronos y andas móviles impulsados por tracción animal en muchos casos y que recorrían diversos puntos y calles de las ciudades dónde se representaban. Estos grupos o gremios se fueron desarrollando y creciendo , hasta dar lugar a lo que hoy en día se conoce como Hermandades o Cofradías.

Tres siglos más tarde en el siglo XVIII, el Rey Carlos III prohibió la figura de los llamados disciplinantes, penitentes que se flagelaban durante estas celebraciones y que dio paso a las procesiones en las que los cofrades  (también llamados nazarenos) que alumbraban con los cirios de cera a las imágenes portadas por otros miembros de las cofradías y acompañadas por los cantos del clero. Posteriormente, en el siglo XIX, se introdujeron otros elementos como la bandas de música, tal y como han llegado hasta nuestros días.

En España las tradiciones de Semana Santa más arraigadas y turísticas se encuentran en Andalucía y Castilla  aunque también hay conatos de mucho fervor popular en la Región de Murcia, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana o Extremadura .

La Semana Santa de Sevilla es la más popular por albergar el mayor numero de Hermandades, gente que participa y la participación de la ciudad que se vuelca para esta conmemoración. Devociones universales como la Esperanza Macarena , Jesús del Gran Poder , la Esperanza de Triana o el Cristo de los Gitanos que salen en la Madrugá del Viernes Santo hacen que sea una efeméride anual imperdible para todo aquel que quiera visitar Sevilla en Semana Santa. Hay más ciudades que no te puedes perder que te dejamos a continuación:

Semana Santa en el Resto del Mundo

ÚLTIMAS NOTICIAS

Los patrones de Orihuela retornan a Santa Justa y Rufina

Con el inicio de los actos conmemorativos del Encuentro Provincial de CCHH de la Diócesis de Orihuela-Alicante se llevó a cabo la...

Proyecto de Palio para la Aurora

Anoche en el templo de San Miguel, la Hermandad albayzinera de Nuestro Padre Jesús del Perdón y Maria Santisima de la Aurora...

La patrona de Alcalá de Guadaíra regreso a su santuario del Águila

La patrona de Alcalá de Guadaíra, Nuestra Señora del Águila Coronada, ha regresado este pasado domingo 10 de noviembre a su santuario desde la...