La Patrona de Badajoz, Ntra. Sra. de la Soledad Coronada, es venerada en una ermita de estilo ecléctico, que se alza en una plazuela con su nombre.

Antes de esta ermita, existió otra más antigua levantada por el Duque de San Germán en 1664, en el lugar que hoy ocupa la Giraldilla. Hasta que en 1935 se construye la actual, en cuya planta baja, en una sencilla capilla art-decó, en un altar de mármol de Borba, se custodia la bendita imagen.

Lo que muy pocos visitantes conocen, es que la Capilla Mayor se oculta en la primera planta del templo y no en la baja. Siendo esta capilla una verdadera maravilla de estilo neo-bizantino.

Esta capilla fue construida y financiada por las Señoritas Ollero, que en una visita a Alemania quedan enamoradas del salón del trono de Luis de Baviera, en el Castillo de Neuschwanstein. Para ello se envió al castillo a artistas pacenses, para que lo reprodujesen pero adaptado a una capilla.

El resultado fue una bellísima capilla con dos filas de columnas con arcos de medio punto ricamente decorados que conducen a un ábside de oro, decorado con palmeras y leones, en cuyo centro se encuentra un Altar para Ntra. Señora de la Soledad custodiado por los Apóstoles, los ángeles y Dios Todo Poderoso.