jueves, 11 agosto 2022
Booking.com

Viernes de Dolores. Una fotografía y Dios.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Una imagen y algunas palabras

Cuando la imagen de Jesús crucificado se enfrente con mi terrenal y carnal encierro, me siento más pequeño que nunca.

Es el poder de algunas imágenes a las que no les hace falta ni el color.

Al disfrutar de la imagen captada por el objetivo de Luis Manuel Jiménez, me vi impelido a escribir, inmediatamente, con premura.

Sentimientos que se desbordan y ansias irrefrenables de recibir el perdón a través de la narración. Pero siempre se quedan cortas las palabras.

Allí, al fondo del pasillo, túnel infinito envuelto en retazos de soledad, camino del Gólgota que permanece en el horizonte, a las puertas del paraíso, espera El. Ya no importa el tiempo.

La oscuridad se cierne sobre mí, temeroso, con miedo a dar el paso que ya han dado otros antes que yo y que se reúnen a sus pies para besarlos.

Un abismo me separa de las flores teñidas con su sangre y permanezco quieto contemplando su muerte cruda sobre la cruz que respira pasión.

Pasión y Muerte, las suyas, se concentran en la estampa que graba mi retina. Y me llaman. Y siento miedo. Los Dolores de este viernes aciago me aconsejan cautela aun cuando no tengo más deseo que salvar la distancia que nos separa.

Necesito correr y mezclarme con quienes han alcanzado la gloria de su rostro; el camino se m hace eterno.

Él me espera y me muestra su sacrificio con dulzura. Triana solo permanece en mi imaginación. Quiero sentir el negro ruan de la noche y me reconozco cobarde por no enfrentar su mirada.

Doy el primer paso y encuentro su reflejo sobre el mármol pulido con cera. El aroma de la cera que me inunda es otro, el de cuatro hachones que infunden respeto y representan vida.

Jesús ha muerto, y su muerte es esa vida flambeada por la brisa, lágrimas que se derraman de un tallo verde del que volverá a nacer el fruto más preciado.

Señor crucificado, espera y no te vayas, no me dejes abandonado.

Ya voy, estoy cerca, no quiero ser abandonado.

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte