lunes, 28 noviembre 2022
Booking.com

Semana Santa en Sevilla: el Lunes Santo que fue y será

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,050SeguidoresSeguir
492SuscriptoresSuscribirte

Amanece en Sevilla. Es Lunes Santo, y los cielos parecen saberlo, pues lloran Aguas del Museo o del Arenal. Quizás de este modo mitiguen las Penas y los Dolores que afligen a una sociedad en crisis necesitada de blanca Salud.

Es Rocío matutino que despierta con su suave cadencia a los sevillanos que aún permanecen en sus camas, agazapados, llamando a las ventanas de sus hogares para pasar revista y comprobar que las Tristezas del confinamiento se escapan al saberse a salvo del mal que también es combatido con el exorcismo de una tallo verde de la Vera Cruz de Cristo.

Es Lunes Santo y permanecemos Cautivos en nuestros hogares. Aún no somos conscientes que podemos ser Rescatados por un simple Beso de alguien que nos quiere. Hagámoslo realidad. En la lejanía, son muchos los besos que se pueden dar e incluso desear, y así infundiremos un Poder Soberano a nuestros mayores o aquellos a los que no podemos acariciar.

Cuidemos a nuestros abuelos, y si no podemos hacerlo con acciones, deseemosles que les sean otorgadas todas las Mercedes, pues son muchos los que no han podido ser Trasladados al Sepulcro cuando han Expirado tras una larga agonía, y la realidad termina imponiendo sus reglas…

Hoy es Lunes Santo y debemos sentirnos afortunados de ser dueños de una vida que no siempre sabemos apreciar en su justa medida, un Rosario de vivencias que nos hacen únicos, como lo es el rostro de esa joven llamada Guadalupe que no sabe si reír o llorar cuando piensa en su padre, que se fue al cielo y no le puede echar la mano que ahora necesita.

Sevillanos, es Lunes Santo. Si salimos a los balcones, que sea para rezar en silencio por quienes más lo necesitan. El silencio será el nuevo homenaje a las víctimas de esta pandemia que nos ha dejado sin Semana Santa, sí, pero que no debe dejarnos sin esperanza.

Será nuestra especial procesión de rogativas, sin escándalos ni estridencias. Si somos capaces de guardar silencio por el fallecimiento de un famoso personaje ¿no seremos capaces de hacer lo mismo por las miles de personas que están perdiendo la vida diariamente?

Es Lunes Santo, y amanece lloviendo en Sevilla…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Artículo anteriorEl Perdón de un barrio
Artículo siguienteAmor para las penas

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,050SeguidoresSeguir
492SuscriptoresSuscribirte