martes, 16 agosto 2022
Booking.com

Semana Santa de Sevilla. Adiós, Juanma, Adiós.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

La Voz de Bronce mandará este año desde el Cielo

Sevilla pierde a uno de su capataces más emblemáticos.

El destino ha querido que su presencia al frente de su Señor Gitano en el último de los Vía Crucis organizado por el Consejo de Hermandades y Cofradías de la ciudad de Sevilla no haya tenido secuela en el que se presidirá el Señor Panadero de la calle Orfila.

Sus hijos mandarán, y él los mandará a ellos, que la maestría trasciende a la muerte.

Perdió la salud pero no a su Salud. Esta siempre estará con él, hasta el final de los tiempos, y aliviará sus Angustias, sus ansias de no poder comandar a una cuadrilla en esta tierra en las que tan profundas raíces dejó.

Su voz escribió letras de oro en la hemeroteca de la memoria. El trabajo está hecho. Sus vástagos, a los que mandamos el más sentido de los pésames, lo llevarán en el pecho ese primer lunes de Cuaresma, y al azahar brotará de nuevo, ajeno a los dictámenes de una pandemia que no entiende de ritos.

Juan Manuel Martín, «el pescadero», el costalero que se convirtió en capataz y que, a pesar de anunciar su retirada de los martillos en 2012 ha sucumbido una y otra vez a los deseos de comandar a «sus hombres». Titiritero de lujo, tomará los palos desde arriba y hará todo el ruido que haga falta. «Manué» se lo perdonará.

La voz sobre la palabra y el sentimiento sobre la lógica. Partida de ajedrez en que las fichas más valiosas caen sin que la partida termine. Él fue peón que alcanzó la meta del último recuadro del tablero de la vida y se convirtió en rey, en ejemplo, alguien a quien emular… Y hasta le dedicaron un libro.

Juanma, Luis, ¿acaso no veis que no se ha ido?¿acaso creéis que su legado no sigue vivo en todos los que lo quisieron? Cuando os preparéis para comandar los barcos que surcan Sevilla tomad la estampa que ya conocéis y haced que sobresalga lo justo de ese bolsillo situado sobre el corazón, porque entre corazones siempre se logra el entendimiento.

Juanma, Luis, golpead con fuerza el llamador, que este no se romperá. Ahora el metal es bronce, que la aleación ha quedado prendida a base de sacrificio y de madrugadas. Llamad hasta que se resienta vuestra voz y demostrad que esta hace eco en las calles que constituyen el camino hasta el Calvario, ya sea desde María Auxiliadora, Orfila, San Román o los jardines del Valle. Una llamada que se escuchará en Bellavista, en Los Remedios, en San Vicente, En el Postigo y en Triana.

Dicen que fueron los pulmones los que gastaron la broma pesada. No podía ser de otro modo ¿o es que esa voz tan suya no los exprimía por encima de sus posibilidades para que nadie, ninguno de los suyos quedara sordo a sus órdenes? Es lo que tiene conversar con las trabajaderas.

Ahora camina con su Cruz imitando a su Padre Celestial, el Gitano de Sevilla. No nos preocupemos, está en las mejores manos. Y cuando caiga con el peso del madero, será el mismo Dios quien se ofrezca a ser su Cirineo. «El que sirve sin pedir nada a cambio, será de igual modo servido».

Adiós, Juan Manuel, adiós, y que el Señor esté contigo.

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte