jueves, 11 agosto 2022
Booking.com

Se siempre nuestra Esperanza

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

Con una vela encendida y un par de estampas en un improvisado altar, te escribo a ti en esta Madrugada de Viernes Santo tan surrealista como histórica. ¿Quién nos diría que nos íbamos a quedar en nuestras casas por una pandemia mundial? eso sonaba a historia de siglos pasajeros, que nos contaban los libros y artículos de aquellos tiempos, dónde pestes, gripes y guerras arrasaban con la población del país y nuestros Cristos, Vírgenes y Santos se le pedían protección para paliar sus efectos, en cultos y procesiones de rogativas.

¿Quién nos diría que este 2020 no habría procesiones de Semana Santa? ¡Qué podríamos ni salir a la calle!… díficil de imaginar, pero será una historia que contar a nuestros hijos y nietos en un futuro.

Mientras juego con la llama de mi vela, decubro que se ilumina una parte de ella que me apunta directamente a mi corazón, en ella se lee «Se siempre nuestra Esperanza» y tras ella, una pequeña estampita de la Esperanza Macarena. La vela, no deja de ser una más de las cuales se adquieren en la tienda de la Basílica y que en muchas ocasiones pongo acordándome de alguien que necesita de tu Esperanza, pero que por casualidad en una noche como hoy la cogí prestada de casa de unos amigos. La llama agota la cera y lo que parece sólido, se vuelve líquido.

Me llevó ante tí, ante tu sublime mirada, me recordó tantos instantes juntos: como la primera vez, el reencuentro de cada Madrugada, el beso de Diciembre y tantos y tantos consejos de Madre que en un simple cuadro o estampa valían.

Hoy Esperanza, dejo esta vela encendida en vigilia por tí, por tu Hijo, y por todos aquellos que necesitan de tu Esperanza, porque eres Auxilio y Refugio, Paz y Amor, Salud y Misericordia, Caridad y Fe. No es necesario que hoy vaya hacía ti porque tu ya estás dentro de mí.

En esta Madrugá, también me lleva a Triana, a San Lorenzo, dónde me acuerdo de todos los momentos vividos y compartidos y que esta noche no se podrán vivir , pero que seguro que Ellos nos darán la fortaleza para saber esperar pacientes a un nuevo amanecer y días más felices.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte