domingo, 26 junio 2022
Booking.com

Miércoles Santo en Sevilla. Detalles…

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,962SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Y es que en los detalles está la clave

No conozco ninguna hermandad de Sevilla que nombre la faja lumbar como parte de su «indumentaria oficial». Los «parones» bien pudieran acabar con este hábito.

El Miércoles Santo se ha venido caracterizando por ser una jornada… especial en cuanto a eso de la espera. Ni los cambios de itinerarios, ni los ejercidos en el orden de paso por Carrera Oficial han obrado el milagro. Si Niño de Guevara levantara la cabeza…

La hermandad del Prendimiento (vulgo Los Panaderos), al ser la última se esta lista, está condenada a sufrir los retrasos que sus antecesoras le legan (venenoso legado) y, en contra de lo que pudiera pensarse por las altas horas de la madrugada a las que se recoge, sí, efectivamente, en su cortejo hay niños.

Niños que van abandonando las filas por ahora por su tierna edad, otrora por el castigo al que se les somete, el peor de todos: la espera infinita. De este castigo no se libran los ancianos ni los mozalbetes, que tenían puestas todas sus esperanzas de evitar echar raíces el la Plaza del Duque con el diseño del nuevo itinerario.

Pero el Duque pasó a llamarse plaza de la Gavidia y alrededores. Una espera de más de cuarenta minutos en bipedestación excede el diseño del cuerpo humano desde que dejó de caminar a gatas. No está diseñado para ello. Si se añade el peso de una insignia o el de un poderoso cirio…

Y de nuevo contemplando los tres pasos con los que procesiona la hermandad de Las Siete Palabras por la calle Alfonso XII. Acordeón imposible, algo de música ambiente con cada paso y un dolor de alma, cuando no de otras partes del cuerpo, insufrible. Visto está que la penitencia se puede entender de muchas maneras, pero en Los Panaderos ya conocen demasiadas opciones.

Menos mal que siempre queda la oración…

Es por ello que la faja se antoja un elemento imprescindible no solo para el cuerpo de costaleros, hermanos o no, sino para nómina completa de hermanos con antifaz, en un intento de despejar las urgencias del hospital, aunque no la clientela de los fisioterapeutas quienes, a tenor de las circunstancias, bien podrían «hacer su agosto» en Jueves Santo.

No obstante, los niños panaderos dieron ayer, Miércoles Santo, una lección a Sevilla. Muchos no se habían estrenado en Semana Santa, la mayoría no conocían lo que significa realizar una estación de Penitencia, pero a buen seguro que se llevaron a casa todas las indulgencias del mundo.

Lindo sueño para tiernos corazones, destrozados.

Nadie ha pensado llevar el Prendimiento a la Barqueta, pero todo es posible; una vuelta por Torneo, parada en gasolinera incluida, quizás pudiera mitigar la espera, la no por esperada menos temida espera, la condena, el cilicio, la verdadera estación de penitencia, o de impotencia, que también valdría el término, porque las matemáticas no fallan y «el orden de los factores no altera el producto».

Menos mal que siempre está ahí Jesús Prendido y María Santísima de Regla para calmar los ánimos. Sevilla comprendió, otra vez más, cómo se puede poner el broche de oro a un Miércoles Santo.

En cuanto a la faja o cualquier otra ortesis, Ortopedia en Campana, ¡¡¡ya!!!

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,962SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte