miércoles, 10 agosto 2022
Booking.com

Manos cautivas. Ecce Homo de Sevilla.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,983SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

En «la Calzá», en San Benito.

Las Artes pueden devolver la fe, consolidarla y hasta atravesar el alma.

Son las manos del artista las que, movidas por una fuerza superior, se mueven para recordar que todo es posible. Se puede llorar con la simple contemplación del dolor, y el dolor puede residir, cerremos el ciclo, en unas manos.

Manos cautivas, atadas para que no se obre el milagro inevitable, qué ironía. ¿Acaso una soga puede retener el torrente de vida que se encarnó en un hombre con tan gran poder?

Eva Villalba. Óleo sobre lienzo.

Son manos cuyos dedos miran al suelo, siguiendo la dirección de una mirada marchita, cargada de decepción, una decepción que no por esperada amortigua el dolor de la incomprensión. Todo está escrito y, sin embargo, queda tanto por entender…

En San Benito, Pilatos entrega cada año al reo Jesús, y Ecce Homo se deja hacer. Ya no valen las palabras, sino los hechos. Las manos lo dicen todo, y le roban el protagonismo a un rostro con expresión de hastío.

Eva Villalva: óleo sobre lienzo.

Si el Maestro Lastrucci las talló bajo inspiración divina, la artista sevillana (La Algaba) Eva Villalba, reproduce su hechura con la fidelidad que la caracteriza, añadiendo la mezcla de especias que le concede personalidad a tan frágiles instrumentos de evangelización.

Unas manos que el barrio de «la Calzá» reconoce porque todos fueron acunados por ellas. Unas manos que rivalizan en belleza con un rostro coronado de espinas. Unas manos que parecen rendidas y que tendrán el arrojo suficiente para aferrar un pesado madero, y todos nuestros pecados.

Las manos de Eva Villalba son las manos de Dios. Quien así no lo crea, debe personarse ante este Cristo que el pueblo sevillano tan bien conoce a base de presentaciones repetitivas y comprobarán que en su Sangre reside el secreto de una Encarnación, porque carne son y con el tacto de la carne nos acariciarán cuando lo necesitemos.

Quien haya tenido la oportunidad de contemplar las obras en la exposición celebrada en el Circulo Mercantil de Sevilla, confirmará lo aquí aseverado. No tenían precio, pero somos muchos los que indagamos acerca del precio. Queremos esas manos, porque sabemos que si presiden nuestras casas, tendremos asegurada la salud en los tiempos que corren…

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,983SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte