domingo, 26 junio 2022
Booking.com

Madrugá en Sevilla. El detalle.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,962SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Sevilla le vuelve a tomar el pulso a una de sus jornadas más emblemáticas

Es curioso, muy curioso. Sevilla se desplaza hacia «la Madrugá» como si de un lugar se tratara, porque en esta ciudad el tiempo se vuelve tangible y se entiende de otro modo.

Mientras, el Jueves Santo, vestido de madrugada, nos regala momentos que solo los más entendidos disfrutan, envueltos en el recogimiento de la noche en la que reina la luna y en la que el silencio solo es quebrado por las voces de capataces de voz ajada, el rachear de los costaleros, el abanico de las bambalinas y las últimas marchas tras los palios de ensueño, aún más hermosos si cabe con el alumbrado de sus cansadas candelerías.

La Virgen del Valle no procesionó bajo palio, pues éste se encontraba en proceso de restauración, y la novedad confabuló a un nutrido grupo de sevillanos, los de siempre, que fueron fieles y la acompañaron en esta madrugada que aun no había muerto mientras ya había empezado…

Había cruzado la Sentencia el arco, lo había estrenado, de nuevo, y la Virgen de la Merced abandonaba la Catedral con su armoniosa cadencia, con su saber caminar.

Marchas severas para una conversación, también sagrada incluso en la dualidad entre el fruto de la gubia de Santos y el de la de Ramos, otro ejemplo de que el tiempo en Sevilla es un concepto etéreo.

Sonaban los rosarios en Feria y la misma calle era tomada por la espuma blanca de las plumas de cien hombres que ya habían acabado su ronda para, de nuevo, comenzarla, esta vez detrás de su gobernador, que ya se sabe que si se desobedece al jefe… y el jefe luce corona de laureles en vez de plumas y se lava las manos.

No da tiempo de que se haga el silencio en La Campana porque El Silencio de Sevilla tiene forma de Jesús abrazando la cruz de carey, y ya ha entrado en el foro romano de la ciudad.

Silencio, Silencio, Jesús Nazareno…

Comienza el tiempo de la Esperanza y aún nos encontramos sumidos en el Valle de Lágrimas en que se ha convertido el mundo, nuestra realidad, el Calvario que supone una guerra injusta cuya propaganda es contenida por la bandera amarilla y azul del cirio de Consolación, y el Gran Poder de Dios nos deja tranquilos, si es que ese estado se puede adquirir más allá de su zancada…

Madrugá de detalles, que nace y no acaba, que se abraza al Viernes y no quiere morir. Seremos nosotros los que muramos, de frío, de cansancio o de emoción, que ya viene por las calles ese Cristo Moreno con los sones de esa canción…

… al Cristo de los Gitanos, siempre con sangre en las manos, siempre por desenclavar…

Y el Cachorro se queja a la SGAE…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,962SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte