jueves, 18 agosto 2022
Booking.com

Madrid y su magna

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,985SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Por Jesús Rodrigo y Jorge Renedo

La posible “magna” ya invade las bocas de muchos cofrades madrileños. Para muchos de ellos, la ilusión de la Cuaresma y una Semana Santa de ensueño en este año 2020, se ha visto truncada por la difícil situación actual que afronta nuestro país. 

A la decisión de suspender toda estación de penitencia este año por parte del ayuntamiento de Sevilla y el CECOP, se le sumaron otras tantas ciudades, entre ellas como no podía ser de otra manera, Madrid.

Músicos, costaleros, nazarenos, tantas ilusiones, tanto tiempo y tantos sentimientos que este año no han podido salir a la calle. Sin embargo, los cofrades, hemos tenido la oportunidad de poder vivir la Semana Santa desde casa, rezando y orando. En definitiva, viviendo la pasión de forma distinta a la que estamos acostumbrados, pero igualmente válida.

Cuanto dolor y tristeza al no ver salir a la Borriquita de la catedral entre palmas y olivos, al no poder sentir la magia del palio de la Madre de la Iglesia entrando en San Miguel sonando la centenaria marcha Amarguras, a la madre de las Angustias recogerse y dar Salud con Mi Amargura, o a Tres Caídas llevando Esperanza por su barrio. Que pena no poder ser Cautivo de tu Dulce Nombre en el Cordón, y no poder sentir de cerca El Gran Poder de Dios derramando esa Esperanza que tanto ansiamos. Madrid necesita a su madre de los Siete Dolores con su hijo de los Alabarderos en la Plaza de la Villa, ser Cautivo en la calle Atocha, y el Silencio que nos ayuda a rezar, a ese Jesús de Medinaceli que tanto nos ayuda. Desamparo y abandono de un Sábado Santo, con el señor “corpore insepulto”.

Dos años en los que varias hermandades de Madrid no ha podido realizar su estación de penitencia pero, después del anuncio de la Santa Sede en el que se indica la posibilidad de que las hermandades puedan salir a la calle en septiembre ¿qué podemos hacer?

Aunque a día de hoy no existe nada oficial, viendo la intención del arzobispado de Madrid de abrir las puertas a posibles actos extraordinarios y, con la referencia de los diferentes modelos realizados por otras ciudades en diversas ocasiones, cabe la posibilidad de que suceda algo similar a lo siguiente:

  • Procesión extraordinaria de los patrones de la ciudad (María Stma. de la Almudena y San Isidro Labrador) a modo de acción de gracias. Históricamente se han celebrado salidas procesionales a modo de rogativas en momentos de dificultad para la sociedad. La salida de los dos patrones sería histórica, podría estar arropado por insignias de todas las hermandades de la comunidad, además de ser también señal de unidad. Un buen motivo para poder ver por primera vez en la historia a San Isidro sobre un paso a costal o con anderos, como ya lo hace Santa María de la Almudena.
  • Otra de las opciones es la ya popular “Magna” en cualquiera de sus variantes; mariana, gloriosa o cristifera. Macarena y Angustias, Medinaceli y El Pobre o Guadalupe y Carmen, en cualquiera de sus variantes puede ser un espectáculo para la ciudad de Madrid. La cuestión a estudiar es, ¿hay cofrades suficientes para no dejar a ninguna hermandad sin acompañamiento, ya sea a modo de público, musical, costaleros y anderos, en cualquier punto del recorrido?. Alguna de las variantes que existen es una visita por parte de las imágenes participantes a la patrona, el patrón o ambos, estableciendo así una “carrera oficial” entre ambos puntos. Es necesario destacar que el sentido de esta salida organizada sería a modo de acción de gracias.
  • Una de las medidas que ha causado más revuelo es la iniciativa por parte de la Santa Sede de trasladar los desfiles procesionales a septiembre, tomando como referencia el 14 y 15 de dicho mes. A esta proposición habría que darle muchas vueltas, no se sabe si en esos días procesionaria únicamente las hermandades del Jueves y Viernes Santo, o la mitad de la Semana Santa madrileña un día y la otra mitad al día siguiente, una propuesta casi con más contras que pros. A modo de reflexión, ¿qué sentido tendría trasladar la Semana Santa a septiembre? ¿acaso podemos cambiar la Navidad, el Miércoles de Ceniza u otras festividades?. Sacar un paso a la calle tiene que tener sentido.
  • En nuestras cabezas está todavía presente aquel inolvidable Vía Crucis, presidido por su Santidad Benedicto XVI, con imágenes de toda España durante la JMJ de 2011. Aunque eso sería todo un espectáculo, sería muy difícil llevar a cabo, pero nunca deberíamos cerrar puertas. Con el fin de innovar se podría variar, como hemos comentado antes, con una orientación de magna mariana, con las mayores devociones de España, o como magna gloriosa, con las patronas de todas las capitales autónomas de España. 
  • La opción más fácil para el Arzobispado sería otorgar libertad a cada hermandad para que tomen la decisión más conveniente bajo su propio criterio. Esta situación puede tener como resultado una sucesión de salidas extraordinarias de hermandades, que pueden llegar a producir el caos cofrade, además de no tener sentido de comunidad y de unión. 

(Opinión personal) –  Después de valorar multitudes de posibilidades entendemos que, la decisión más acertada sería realizar una magna de glorias o una procesión extraordinaria de los patrones. Del mismo modo, y aunque sea un poco más difícil, existe la posible visita a ambos patrones por parte de las corporaciones de nuestra Semana Santa. Cabe destacar que estas salidas podrian ser a modo de rogativas y acción de gracias, en la que todas las hermandades de Madrid participarán.

En definitiva, muchas son las variantes que se pueden realizar ante esta situación. Lo importante es que, todo acto que se realice alrededor del mundo cofrade, tenga sentido cristiano y no saquemos un paso a la calle por saciar nuestro egoísmo propio de Semana Santa. Los cofrades, debemos encontrar a Dios no solo en un paso en la calle, también en cada persona y en cada oración. Nosotros vivimos la Semana Santa todo el año y tenemos la oportunidad de demostrar que, la fé y el sentimiento de los cofrades no se basa en un paso con flores o en una banda tocando nuestra marcha favorita.

Al fin y al cabo, no olvidemos que, esperar a la Semana Santa de 2021 para disfrutar de un paso haciendo estación de penitencia, quizás podría ser una buena decisión.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,985SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte