lunes, 20 septiembre 2021
Booking.com

Una sencilla fotografía

Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,671SeguidoresSeguir
461SuscriptoresSuscribirte

Sueños de la calle Feria

Todo puede resumirse en una instantánea, en un instante.

Todo cobra sentido.

Tremendamente eficaz. Una imagen cercana o distante.

Todo aquello que se disipa en el viento

puede ser, en un momento, convertido

en un recuerdo, en un momento

en un todo comprimido;

Pasa el tiempo,

hacia detrás, hacia delante,

y el presente se difumina

cuando la luz que lo ilumina

cierra sus puertas. La jornada termina

y aún no ha comenzado el Jueves Santo…

Oración entre dos entes,

El Cielo y la Tierra mirándose de frente

… y un intenso aroma a aceitunas

que se derrama en la calle Feria

y muere cuando la noche

penetra por Cuna y prepara el broche

al diálogo imperecedero.

Miedo, reproches…

Ese hombre es Dios verdadero,

y suda sangre sin haber sido prendido primero.

Todo se resume en una fotografía,

dos colores que permiten reproducir

un diálogo, una oración.

Dudas. Mesura. Tentación

justo antes de que uno de ellos comience a sufrir.

Perspectiva imposible,

belleza al momento,

y como telón de fondo, el monumento

desde el que partieron las palabras

que darían fe de autorías

para aquellos cuyos nombres fueron silenciados;

Y en la calle Parra

murieron, fueron calladas

que ya se derramaron suficientes

y no alcanzaron a dar a la Señora su simiente.

Pero justo a la vera de Vizcaíno

Se juega cada Jueves Grande el propio destino

de cuantos hasta Él hemos llegado.

Un Rosario de palabras que, sencillamente no se han pronunciado…

Ángel anunciador y cáliz de amargura,

que con una mirada preguntas y con otra más dura,

colmada de tristeza, eres respondido:

«Asumo lo que Mi Padre para mí ha querido»

     A veces, una buena fotografía, una sencilla imagen, trae al pensamiento una letanía de sueños que se desvaneces con el viento…

     Es lo que me ocurrió al contemplar la excelente postal de José Delgado Mendilívar, hermano de Montesión, testigo permanente de la oración que nunca acaba en el huerto de los Olivos de la calle Feria…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,671SeguidoresSeguir
461SuscriptoresSuscribirte