jueves, 28 octubre 2021
Booking.com

Literatura cofrade. Soleá dame la mano.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte

El suspense vuelve a las calles de Sevilla en Semana Santa

Esta es una reseña un tanto… especial. Con solo leer el título de la novela se me eriza hasta el último pelo de la piel. Es lo que tiene ser cofrade en Sevilla y haber mamado desde la cuna cada una de las lecciones de ese libro de tradiciones que pertenece al colectivo  de la ciudad; es el precio de haber desarrollado el oído al compás de marchas cofradieras, de poemas sinfónicos, de temas tales como Soleá, dame la mano…

No tengo el gusto de conocer personalmente a Alberto Álvarez Campos, que todo llegará, pero sí que he leído su anterior libro y se nota que en este mundillo de las cofradías se las apaña como pez en el agua.

Ante todo, mis felicitaciones por haberse dejado aconsejar en la elección de la portada. Es preciosa, misteriosa, elegante, y desde luego atrae, que de eso se trata: el libro tiene “muy buena pinta”.

Ediciones Alfar se marca otro tanto con un libro “pseudocofrade” que ve la luz en un año sin cofradías en la calle, después de una Semana Santa de interiores, de los templos, del corazón…

Tres tiempos de narración y el recurrente tema de la famosa Madrugá del 2000 en la memoria, si bien un distinto enfoque en forma de trama curiosa en la que no faltará el asesino en serie motivado por… ¿de verdad quieren un “spoiler” en toda regla?

Realmente es una historia triste, cargada de añoranzas y de sentimientos, una trama en la que el recién nombrado inspector de policía Diego Aguilar se tendrá que enfrentar a su pasado, a sus miedos y a las adversas circunstancias que le impiden cerrar un caso en el que pondrá toda su alma y puede que algo más.

Y Sevilla será de nuevo el telón de fondo, la postal inmemorial que conceda la luz verde a los pasos de los personajes, a sus formas de vivir, de interpretar la realidad y de conducirse en ese mundo que se resume en siete días  de Pasión, Muerte y Resurrección.

El género literario cofrade está de moda y es consumido por un público fiel. Es por ello que la invitación a adquirir este título es absurda; basta con localizarlo, comprarlo y leerlo.

Pero aquellos otros que, aun sin ser cofrades, sienten esa difícil de explicar atracción por Sevilla y la ambientación que los textos reciben de su abrazo, tienen una excusa perfecta para acercarse y conocer a Luis, a Alejandra y a Soledad, una familia cuya alegría todavía refleja el Guadalquivir cuando descansa a su paso por Triana.

No obstante, no será causa única de cargo, y la denuncia de la corrupción e incluso del secretismo que parece haber acompañado a todo aquello relacionado con los hechos acaecidos aquel día en que murió la Semana Santa se harán patentes de un original modo en las líneas de esta Soleá tan curiosa y ¿divertida?

A mi entender, es un libro que hay que leer. Luego opinaremos. La trama no es del todo original, pero sí lo es la forma. El binomio léxico-gramática gasta alguna que otra mala pasada que solo vislumbrarán los ojos más avezados y la lectura compulsiva será el camino que nos conduzca hasta la última línea, justo antes de dar las gracias al autor por habernos hecho pasar un buen rato (por que en Sevilla se puede pasar un buen rato sufriendo…)

Una mirada azul, unas pecas bien desordenadas y la sonrisa de una niña. Lo demás llegará cuando tenga que llegar…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte