Literatura cofrade. Los Ariza, una dinastía de capataces.

Firme devoción a San Lorenzo

La Ermita de Santa María de la Cabeza, joya del último periodo románico abulense, se llenó para honrar al Santo Diácono.

Madrid ya espera a su virgen de la Paloma

Madrid no vera este atípico año a su Virgen de la Paloma procesionar por las calles de su barrio, no obstante, la...

La hermandad del Silencio ya espera su nueva imagen secundaria

El pasado día 20 de julio la Hermandad del Silencio de Madrid firmaba el contrato con D. Juan Manuel Montaño para la...

A nadie debe sorprender este título, pues es el mismo que bajo el comisariado de Don Jesús Martín Cartaya y Doña Teresa Mercedes Sánchez Torné se adjudicó a la exposición-homenaje que el Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Delegación de Fiestas Mayores, quiso rendir a esta saga de reputados “directores de pasos”, que con trabajo y tesón han conseguido, por méritos propios, formar parte del acervo cultural de esta ciudad llamada Sevilla, una veces tan benévola y otras tan cruel con quienes sin pretenderlo ejercen un oficio tan grato como poco reconocido. De la citada exposición surgió un libro-catálogo, otro más de los que ha colmado de instantáneas el prolífico fotógrafo local Jesús Martín Cartaya.

La noticia no tendría más trascendencia si no hubiera tantos entresijos que contar en paralelo a la mera publicación. Y es que recordar a “los Ariza” es hacer ejercicio fino de Historia y sano entrenamiento por diferenciar a cada uno de los miembros de una familia con tantas generaciones que, unido a la repetición de nombres en los primogénitos, puede llevar incluso a confusión.

El libro aclara este y otros puntos para que cada vez que veamos a un Ariza comandando un paso, sepamos quién es quién, incluso cuando más de uno de ellos ejerza similar función.

Es un libro de memoria, es un libro de fotografías y, al mismo tiempo, es un libro de Historia, gráfico, en blanco y negro, como no podía ser de otro modo, que tuvo su momento, pero que invita a los coleccionistas a moverse para conseguirlo. ¿Acaso las pequeñas joyas poseen menor valor que las de mayor tamaño?

La Feria del Libro Antiguo y de Segunda Mano parece ser un escenario perfecto para preguntar como excusa para establecer interesantes diálogos con los libreros, conversación de la que quizás aprendamos más de lo que pretendíamos y, en el peor de los casos, podremos encontrar tesoros vetados a los circuitos habituales de adquisición de literatura escrita o gráfica.

No es de extrañar, llegados a este punto de la historia, que les cuente que ese libro catálogo cayó en mis manos y que ya forma parte de mi colección de libros cofrades.

Lo curioso siempre surge como moraleja, aunque esta no posea la fórmula universal. Recuerdo entonces aquellas largas jornadas de proyección de audiovisuales que, junto a mis compañeros del Grupo Fotográfico ASA-24, realizábamos a un ritmo frenético en las anuales muestras de arte cofrade (MUNARCO).

Ramón Ariza, aún un niño, como nosotros mismos, se acercó y se interesó por una de nuestras diapositivas, en concreto una muy especial en la que su antepasado y creador de la saga de capataces, el vulgarmente conocido como “el babuchas”, comandaba un paso de palio dando a sus costaleros la libertad para actuar de oficio (nunca mejor empleada esta palabra).

Ninguna voz, solo una mirada. En ese momento captado no hacía nada más. La fuerza de la imagen impulsó al imberbe aprendiz de capataz a pedirnos una copia, tal como venía haciendo cada uno de los miembros de la familia en un intento por recopilar un más que interesante álbum familiar.

Nadie sabía a ciencia cierta, si bien todos lo intuían, el número de fotografías que en ese momento atesoraba Jesús Martín Cartaya, incógnita resuelta con la publicación de este libro de pequeño formato que traemos a colación y el cual personalmente aliento a conseguir, pues por un par de euros se conseguirá una obra maestra.

El valor está en lo que cada uno quiera reflejar en aquello que es fruto de tasación. En un libro que no posee la antigüedad suficiente, este viene adherido a la calidad de su contenido.

Volvamos a coleccionar postales, fotografías, cultura, y disfrutemos una y otra vez con la visualización de este grupo de fotografías de gran valor que han resistido el embate de los tiempos para nosotros, los que hemos inaugurado el siglo XXI con la irrupción de la fotografía digital, para los que, pese a lo que se diga de las nuevas generaciones, sabemos perpetuar el fuego de la esencia como solo los que nos precedieron lo hicieron.

Comenzó esta sección con reseñas de libros que versaban sobre Semana Santa y ha llegado el punto en que son mis cuentos cofrades lo que el público reclama. Combinemos ambas disciplinas y comencemos o, mejor, sigamos, soñando…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo?

¡síguenos!

2,178FansMe gusta
4,050SeguidoresSeguir
1,999SeguidoresSeguir
159SuscriptoresSuscribirte

Firme devoción a San Lorenzo

La Ermita de Santa María de la Cabeza, joya del último periodo románico abulense, se llenó para honrar al Santo Diácono.

Más noticias de Diario de Pasión

Antonio Illanes y la Virgen de las Tristezas. La Virgen de las Tristezas e Illanes.

Pónganse en situación. La Guerra Civil española ha terminado, España se encuentra desolada y en Europa se ha iniciado el conflicto más...

‘SED 50 años de historia y devoción’, el libro del Cincuentenario de la Sed

La Hermandad de Nervión presenta este viernes el libro de su CincuentenarioEste próximo viernes día 29 de mayo será presentado...

Literatura cofrade: Mis leyendas de Sevilla

Mis leyendas ¿cofrades? de Sevilla. El arte de “sevillanear” a nuestros hijos.No me pregunten el porqué de reseñar...
Abrir chat
1
Todas las noticias en tu WhatssApp
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?