martes, 13 abril 2021
spot_img

Besos de Incienso y Azahar

spot_img

¡síguenos!

3,155FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,616SeguidoresSeguir
453SuscriptoresSuscribirte

Una novela trascendente con la Semana Santa de Sevilla como telón de fondo

Se trata esta de una Cuaresma proclive a la lectura (en realidad, todas lo son). Y muchos son los títulos candidatos a convertirse en nuestra primera elección. Podemos elegir entre boletines, anuarios, tomos enciclopédicos, biografías, monografías, novelas… Acabo de terminar de leer una novela curiosa. Editada por Samarcanda, Besos de incienso y azahar se presenta como un curioso título para amenizar nuestras mañanas, tardes e incluso noches en espera de que, precisamente, el incienso y/o el azahar hagan acto de presencia.

En este caso se trata de una incursión poco común en el tema cofrade. De hecho, no es un libro cofrade si nos ceñimos estrictamente a la definición del género.

La Semana Santa, el mundo de las cofradías de Sevilla, solo sirve de excusa o telón de fondo para una historia de amor o desamor en la que el ateo convencido Germán se ve obligado a pasar unos días ingresado en el hospital, donde su mundo y sus creencias sufrirán una metamorfosis inesperada.

La culpa de todo ello la tiene el accidente y Dimas, un entrañable anciano, cofrade, que vive nuestra Semana Mayor como una metáfora de la propia vida, y su relato calará en el joven arquitecto quien, tras un desengaño amoroso, está a punto de partir hacia Chile para cambiar de aires.

Pero Sevilla tiene ese poder, esa hipnótica fuerza que atrae a quien en ella vive y se enamora. Parte de la culpa de lo que acontezca la tendrá Violeta, nieta de Dimas y decidida y seductora muchacha con una idea muy peculiar de la libertad y del modo de exprimir la vida.

El autor realiza una cuidada selección de marchas procesionales para titular cada capítulo mientras en el imaginario del lector resuenan los sones de esa partitura.

Todo se reduce a una semana. Siete días, ocho días mágicos que no se pueden explicar si no es mediante las vivencias.

Como fortalezas, la novela está escrita de un modo bastante correcto y antepone la literatura al folclore, mientras que serán muchos los que vean en ese papel secundario regalado a las hermandades, la principal resistencia a un argumento interesante y novedoso que merece todo el respeto.

Me extraña, sinceramente, que este libro no sea fácil de encontrar a pesar de su juventud, y que su promoción no haya repercutido en este hecho.

Es por ello que me atrevo a recomendar su lectura desde este foro privilegiado. Lanzo un guante que, espero, sea recogido por cualquier cofrade con ganas de leer y de sentir la Cuaresma, la Semana Santa, Sevilla, de otro modo, con otra perspectiva, pero siempre con emoción.

Asistimos a un momento histórico en cuanto a producción literaria en torno al mundo de las hermandades y cofradías.

Hagamos crecer entre todos este género tan nuestro.

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_img

¡síguenos!

3,155FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,616SeguidoresSeguir
453SuscriptoresSuscribirte