miércoles, 17 agosto 2022
Booking.com

La Semana Santa de Sevilla en la literatura: La Cuaresma según Sevilla.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Un gran libro sobre la Cuaresma sevillana

Reseña recuperada de la edición previa de Diario de Pasión.

La-Cuaresma-portada-web-previa-1-200x287

Nos han dejado sin excusas. Tras la publicación del libro La Cuaresma según Sevilla (Alfar 2019), sus autores, los reputados cofrades Enrique Guevara Pérez y Jesús Romero Dorado nos han despojado de argumentos que nos sirvan para justificar nuestra falta de conocimientos para vivir estas tan queridas vísperas sin la intensidad suficiente que tal empresa requiere.

Es cierto. Con el subtítulo de la magna obra “claves de cuarenta días para vivir como cofrades la preparación de la Semana Santa”, dejan sobre el tablero sus intenciones, propósito que cumplen con creces en 317 páginas ilustradas a todo color.

Se trata de un verdadero diccionario cofrade que instruye al mismo tiempo que permanece para ser consultado, pues nadie que lo haya leído podrá dudar de que su utilidad como manual de consulta es cristalina. Se puede leer con la mirada ya que cada una de las fotografías que lo jalonan posee una calidad y fuerza tal que bien pudieran servir de argumento visual de nuestra Cuaresma. En ello hay que felicitar al elenco de retratistas involucrados en crear una obra de arte al tiempo que se hace lo propio con los directores de la obra y prosectores de los textos, perfectos en cuanto a contenido y formas, circunstancia no siempre presente en trabajos de dicho tipo.

La labor didáctica que alberga cada página ha sido concienzudamente diseñada para hacer de la obra un texto ameno a pesar de englobar largas listas de personajes  (entre los que me han incluido) que han protagonizado de un modo u otro los acontecimientos más relevantes de las fechas comprendidas en los cuarenta días en los que la espera se convierte en la auténtica protagonista de nuestras vidas.

Pero la Cuaresma puede comenzar, sin recurrir a los márgenes ortodoxos, el mismo día en que Jesús resucita y la Semana Santa pone punto y final al gozo, o lo inaugura. Otros pretenderán trazar la línea el mismo día en que comienza el año sin comprobar en el horizonte donde y cuando se forjará la luna de Parasceve, luna llena que ilumina corazones y las fechas de un calendario frágil que no duda en mudar si esas son las directrices que marca el astro litúrgico.

Encontraremos en este completo compendio de vivencias toda la información necesaria, e incluso más de la necesaria en torno al modo en el que el sevillano vive el fin de la espera, ansioso, y al mismo tiempo queriéndose quedar precisamente ahí, a las puertas de aquello que forzosamente ha de acabar para volver a comenzar de inmediato.

Sevilla es un compendio de vivencias que alcanza su cenit en el prólogo del Domingo de Ramos, un prólogo lo suficientemente  extenso como para dar tiempo a elegir nuestro propio camino de preparación.

La oferta litúrgica, visual, literaria e incluso culinaria será amplia y gustosa, siempre basada en ese sentimiento tan difícil de definir que siempre termina enunciándose como nostalgia y que nos retrotrae, como lo hará la semana que vendrá, a nuestros años mozos, recuerdo de niñez imperecedero siempre presente en el discurso de aquel que conoce y en su camino de perfección desea conocer aún más, pues el guión solo servirá para que los contenidos sean desarrollados con el discurrir del tiempo y el acontecer de los hechos.

En esta diatriba, el libro La Cuaresma según Sevilla cumplirá la misión para la que fue diseñado, y lo hará como un todo, o como fracciones de información que pueden ser dosificadas al antojo del lector. El satinado de las páginas y el aroma que desprende un libro nuevo serán metáforas del tacto de la mano amiga que nos dirige a la Gloria y del perfume de azahar al que es imposible permanecer indiferente.

Cuarenta días. Tan solo cuarenta días desde que se bendice e impone la ceniza dando comienzo un periodo de preparación necesario para celebrar el Misterio  Pascual, centro de gravedad de la fe que nos une como comunidad cristiana. Cuarenta días. Tan solo cuarenta días que evocan los cuarenta días del diluvio universal, o los días en que Moisés permaneció en el monte Sinaí. También fueron cuarenta los días que permaneció Jesús en el desierto orando y ayunando antes de conducirse al destino que solo a Él le era reservado. No se trata de una moraleja ni de una casualidad sino del verdadero entroncamiento con la tradición Judía de la que somos herederos y de la que no debemos ni queremos renegar.

Si Sevilla sirve de telón de fondo de esta obra que recibe tantos nombres como queramos cada uno nombrarla, cada día, en cada rincón, se desarrollarán actos cofrades no conocidos por todos, pero gracias a los autores tendremos la posibilidad de penetrar en muchos secretos hasta ahora vetados al público general mientras que refrendaremos nuestra sabiduría cofrade al repasar aquellos otros que en su día nos fueron revelados y que ya forman parte de nuestro acervo.

Sin duda, La Cuaresma según Sevilla es un libro imprescindible que debería formar parte de nuestras bibliotecas o reposar en nuestra mesilla de noche para que, o bien de un trago o suministrado en pequeñas dosis, su contenido sea ingerido como medicina, buena medicina para la cura de esa enfermedad no definida en los tratados científicos denominada “anhelo cofrade”.

¿Aún no se han decidido a adquirir un ejemplar? Luego no me vengan diciendo que no se lo advertí.

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte