martes, 16 agosto 2022
Booking.com

Cuaresma de capirote. El roble es un árbol fuerte. Danos una lección.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

Carta a francisco robles

Señor Robles…

Así es como le he dedicado a usted mis últimas cartas. Permítame dirigirme a su persona como Paco, aunque tan solo sea por una vez.

Paco, mi Paco, el Paco de todos. Creí que era una broma macabra, de esas que tanto te gustan. Tan solo he necesitado un par de llamadas para saber que no es así. Tu visita al hospital responde a fuerzas mayores y no a tu inacabable fuelle por inspirarte y buscarle los tres pies al gato de la actualidad de la Cuaresma más extraña del siglo, y puede que de…

Tu apellido no es una casualidad. No debe, no puede serlo. Debes resistir para no convertirte en un martir de la Cuaresma, que acaso no se te pasara por la cabeza el título de un tercer volumen de aquellos que han dado su sangre por las cofradías.

Paco, esta Sevilla que tanto conoces necesita de tontos de capirote reconvertidos en frikis con el mismo cucurucho invertido de adobo como tú. Necesitamos que nos lideres y no nos dejes huérfanos de un director esppiritual de la demencia, gran observador de rabinos y canis empanaos que hacen legión en nuestra Fiesta Mayor.

Paco, que no existen los tontos del lazo negro, ni del hospital ni de la Mortaja. Pero hay aun espacio para que inventes al tonto al que se le apareció el ángel o aquel al que Dios le regaló una prórroga para, qué ironía, vivir muchos más años la Pasión y Muerte de Su propio Hijo.

Paco, no ha llegado tu hora, y lo sabes. Es momento de conjuros heterodoxos, y ortodoxos si caben, para darte fuerzas y que como buen árbol resistas los embates de esta vida cruel. De algo deben servir las proteínas de los papelones de estraza que volvieron tus manos aceitosas con olor a vinagre o la energía de las croquetas de Ricardo que te has debido meter entre pecho y espada…

Paco, querido Paco, eres necesario. ¿Quién si no tú será el encargado de caricaturizarme cuando toque, un médico que que es tonto de remate y que se ha calzado todos los capirotes que has descrito (menos el del rabino, que conste).

Paco, Sr. Robles, el del Trío de Capilla, el señorito del Ateneo al que nadie quiso retar a un duelo dialéctico, al que le salieron enemigos envidiosos y amigos de corazón, quién no sumió en la indiferencia ni a amigos ni a enemigos. Danos al menos la ocasión para devolverte las bofetadas que nos diste y recupera la Salud tan necesaria en estos tiempos, que hasta en eso eres original.

Paco, Sr. Robles, te lanzo un reto. Recupérate y ven a inventar historias conmigo. Los mártires de capirote nos esperan…

Te espero, no me falles

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte