En tu Paz nuestra Esperanza

0
100

La parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Alcalá de Henares a simple vista podría parecer una iglesia moderna más, construida en un barrio nuevo y de la cual nos sería impensable ver cruzar su puerta una cruz de guía.
No obstante, las apariencias engañan…
No esperes una iglesia recargada, con muchos cuadros antiquísimos, retablos neogóticos en pan de oro, ni una pila bautismal del siglo XVII. Allí lo importante no es el entorno, alli lo importante son ellos, Jesús, al que llaman el Despojado y la señora, Paz y esperanza, la que necesitamos en estos tiempos que nos ocupan.
Había estado anteriormente visitándolos, pero esta vez era diferente, el señor estaba radiante, como si de un domingo de Ramos se tratara, acompañado por el nuevo tripulante del galeón complutense que es el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús Despojado.


Pero sin duda alguna, quizás por estar sola en su altar o quizas por la manera en la que miraba a su hijo siendo despojado, Paz y esperanza invitaba a la oración recogida, al diálogo interno con ella, a la reflexión mirando sus ojos.


Le comentaba a mi buen amigo Jesús Rodrigo de un nuevo proyecto que tengo entre manos, el qué no es relevante, y sus palabras fueron; «si necesitas algo de ella, mirala, ella te dirá todo lo que necesitas, llénate de paz y esperanza».
Así hice, me puse frente a ella, y bastaron segundos, quizas minutos, que mas da, a su lado el tiempo no importa; y desde luego que así fue, si quieres que la señora te tienda la mano, no lo negará en ningún momento, si necesitas saber de ella, recrearte, y disfruta de su presencia, disfruta de la magia de la hermandad de Jesús Despojado.