domingo, 31 julio 2022
Booking.com

El 5 de Abril es Domingo de Ramos

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,974SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Los cofrades siempre esperamos con ilusión vivir de nuevo un Domingo de Ramos, es el día más brillante, más claro, más colorido, más ……

Todos nos ponemos nuestras mejores galas, nuestra medalla al cuello y salimos orgullosos a la calle, es Domingo de Ramos, hay que presumir de ser cofrade. Recorremos los diferentes templos para ver los pasos, ya preparados para su salida en los días de la Semana Santa que comienza. Nos felicitamos, nos abrazamos, y deseamos a todos una buena Estación de Penitencia.

Durante las semanas anteriores, hemos estado en nuestra hermandad ayudando al montaje de los pasos, a los repartos de papeletas de sitio y a todos los preparativos necesarios, para que el día de la salida, todo sea como debe de ser. En nuestra casa ya esta preparado el hábito nazareno, o el traje para vestir la mantilla, o el costal o el uniforme para salir con la banda de música, y en muchas casas puedes encontrar de todo, porque la mayoría de la familia es cofrade.

Preparativos y vivencias que se repiten año tras año, y cada año es como si fuera la primera vez que los vivimos, lo que hace que siempre se espere con ilusión un nuevo Domingo de Ramos. Preparativos que este año no han podido ser, llegó por imprevisto un virus que no solo ha paralizado estos preparativos, ha paralizado a toda la tierra.

Hemos tenido que paralizar toda actividad, ha sido la mejor forma de luchar contra el virus, nos hemos quedado en casa, limitando toda relación humana. Pero esto no ha impedido que usemos las nuevas tecnologías para seguir en contacto. No podemos estar juntos, pero estamos unidos. Esto se demuestra en la solidaridad que estamos demostrando día a día, en los aplausos de las 20:00h desde los balcones y se demostró el pasado 27 de marzo, cuando el Papa Francisco rezó en San Pedro, ante una plaza vacía, que todos sentimos que estaba repleta de oraciones de todos los cristianos, que junto al Papa estábamos rezando desde nuestras casas.

La nostalgia nos invadirá el día que nuestra hermandad realiza su estación de penitencia, echaremos de menos los nervios, el ultimo vistazo al hábito para asegurarnos que esta perfectamente planchado, el momento de vestirlo ayudado de alguien de nuestra familia, el beso de tu madre antes de salir hacia el templo, las miradas de los que te señalan cuando vas solo y en silencio por la calle, el momento de entrega de la papeleta de sitio, el rezo ante nuestros titulares ya con la cera encendida, escuchar las indicaciones de nuestro diputado, el rezo de las preces, el ver como se abre la puerta y ver salir la cruz guía, el tacto del cirio y la quemazón del chorreón de cera al elevarlo, el rezo interior, la puerta de la catedral abierta, el rezo dentro de la catedral, la sensación de cansancio seguida por el pensamiento de “ya queda menos”, la visión de la sede de la hermandad a lo lejos, entregar el cirio ya consumido, la entrada de los titulares, el abrazo entre hermanos tras las preces, y tantas y tantas sensaciones que solo puede conocer, el que cada Semana Santa viste su hábito.

Pero no nos damos cuenta, que todo esto, todo lo que sentimos, estará siempre en nuestro corazón, que aquellos que nos precedieron, hubo un momento en que, por circunstancias, tuvieron al igual que nosotros este año, que dejar de vestir el hábito, y se han mantenido firmes en su fe, estando presentes en la hermandad, en lo que le permitían sus posibilidades. Debemos recapacitar, ver que ese hábito que vestimos físicamente durante unas horas, en realidad forma parte de nosotros, es parte de nuestra esencia, y al igual que aquellos que nos precedieron y ya no pueden vestirlo, pero siguen firmes, este año nos toca a todos los hermanos demostrar más que nunca que, al igual que todos estábamos con el Papa en la plaza de San Pedro, también estaremos y estamos junto a nuestros titulares iluminando su camino. Y esto ya lo hemos demostrado con todos los apoyos en forma de ayudas que ya se han realizado y se están realizando, y lo haremos celebrando la Pasión de Nuestro Señor y su Resurrección, más hermanos que nunca, haciendo de nuestras casas una única y verdadera casa de Hermandad.

El 5 de abril del 2020 es y lo recordaremos siempre como un Domingo de Ramos que nosotros convertimos en especial, teniendo más presentes que nunca y junto a nosotros, a nuestros titulares.

Redacción: Arancha Martín

Fotografía: Álvaro Moreno

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,974SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte