martes, 23 noviembre 2021
Booking.com

Cuaresma en Sevilla: Protégenos

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,754SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte

Jesús niño duerme sobre el pañuelo de Su madre.

Proteger. Cuidar. Dar cobijo. Amar…

Palabras llenas de sentido, ahora aún más si cabe.

Cuaresma. Sevilla. Mismo sentimiento, distinto proceder, mismos fines, distinta estética, mismas obligaciones, distinto escenario, y la misma obra que se representa en el teatro de nuestro interior.

Esta vez seremos nosotros los que debamos ir al encuentro de Jesús, a su casa, que demasiado atareado está con cumplir con las guardias de Su sanatorio, aquel en el que no hay que pedir cita, aquel en el que no hay restricciones de horario, aquel en el que se puede el paciente extender sabiendo que sus quejas serán escuchadas de principio a fin.

Es ahora, más que nunca, cuando debemos ayudar al prójimo y ayudar a ese Hombre para que pueda descansar.

Él, como todos, desea volver a ser niño y conciliar el sueño cofrade que creemos erróneamente que se ha perdido. Es por ello que le ha pedido el pañuelo a Su madre. De este modo ella no tiene dónde mojar sus lágrimas y deja de llorar.

En su confortable humedad, Jesús, el que como todos sueña y rejuvenece al amparo de sus recuerdos de infancia, duerme rodeado de la fragancia que unos labios con sabor a pétalos de rosa que le hacen sonreír.

Si Él puede hacerlo, imitémosle y ganemos una gran batalla a nuestra indolencia, a nuestro abatimiento, seguramente sobredimensionado. Busquemos el pañuelo que nos corresponda y acurruquémonos sabiendo que tras el descanso nos espera una jornada dura de anhelos, penas y lamentos.

Pero serán livianos si desterramos el tormento en el arrullo de la emoción contenida, un simple pedazo de tela diseñado para secar lágrimas que pueden volver a brotar en cualquier momento. Y la Cuaresma cobrará sentido, el que siempre tuvo, el que siempre tendrá…

Duerme, niño; Duerme, Jesús. Y despierta mañana con fuerzas, que tu misión no ha acabado pero te acompañaremos para entre todos intentar construir un mundo mejor. Y aquellos que no pudieron ser salvados aquí abajo, nos acercarán sus brazos desde Tu Reino, y seremos todos uno, y tú nos guiarás…

Cuaresma en Sevilla. Cuaresma. Sevilla. Hay que descansar…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,754SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte