lunes, 8 agosto 2022
Booking.com

Sevilla. Miércoles Santo: ¿dónde se quedaron los crespones negros?

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Es Jueves Santo. Cada día que pasa repetimos las mismas frases, o bien estas rondan nuestras cabezas una y otra vez.

Ayer, un ayer muy lejano, pasó para no volver, si bien sabemos que algo quedará en el poso de la amargura individual y colectiva.

Es Jueves Santo, pero no dejo de darle vueltas a unos lazos negros con los que he venido soñando de un tiempo a hoy, y puede que acudan puntuales a su cita en días sucesivos. Son los que he imaginado, no me tachen de cruel, en los varales de las Dolorosas de Álvarez Duarte y Dubé de Luque, y en los frontales sobre los que, año tras año, caminan sus titulares cristíferos.

Pero las circunstancias han hecho que el negro se haya confundido con una brisa que con el viento se va.

Los conocí a ambos, de manera sucinta, pero a mí me vale. También conozco sus obras, que han pasado a llamarse legado. Esta estaba llamada a ser una Semana Especial, de lazos negros, porque así colorea Sevilla la orfandad. Y nuestra ciudad fue ayer una huérfana que quería llorar y no pudo hacerlo como le hubiese gustado.

Seremos nosotros los que tendremos que llorar por ella. Es Jueves Santo y comienza el luto, de nuevo, en la ciudad.

No habrá mantillas visitando templos, ni sevillanos engalanados orgullosos de su raza; son tantas las cosas que no habrá… Pero el color más oscuro seguirá vivo, y no morirá…

Miro al cielo y compruebo que las predicciones meteorológicas no se han cumplido, en este caso, qué paradoja, en sentido inverso. Y entonces imagino que puede que los hijos de esa Sevilla cofrade que nos precedieron en el camino a las alturas para encontrarse con sus modelos algo habrán tenido que ver.

Se quedó huérfana la gubia en el taller pero resplandecen, como nunca, el verde esmeralda y el azul de un mar resumidos en ojos que lloran sin querer llorar.

¿A dónde fueron a parar los lazos negros si no a la mar? En el horizonte se fragua una paleta de colores que espera con paciencia a colorear nuesto futuro y el negro de los crespones solo servirá para matizar las mezclas que aún no han sido decididas porque, aunque no lo sepan, Antonio Joaquín y Luis han recibido instrucciones precisas para tallarnos a todos con una sonrisa en los labios.

En estos momentos están con los bocetos. ¿Que ocurrirá cuando empiecen a trabajar?

Ayer fue Miércoles Santo y tuve más Sed que nunca pero mi Consolación consistía en esperar…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte