«La Madrugá» un poema sinfónico en forma de marcha

¡síguenos!

3,017FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
390SuscriptoresSuscribirte

Hablar de La Madrugá es hablar de la noche soñada por todo cofrade, magia y emoción a partes iguales recorren las calles de la vieja Sevilla. Una noche llena de contrastes, pasando del negro ruan del señor de San Lorenzo por el museo a la gloria macarena de vuelta por calle Parras, pasando por la gente del compás flamenco. Todo ello parecía tan distinto entre sí, hasta que D. Abel moreno Gómez le da un nexo de cohesión a todo lo que sucede esta noche, es así como nace la banda sonora de esta noche que ve nacer el sol, así nace “La Madrugá”.

Pongamos la marcha en contexto: D. Abel Moreno, onubense de nacimiento, se encontraba por aquel entonces al frente de la banda del Soria 9, la cual fue la encargada de realizar el estreno tras el palio de la hermandad de los estudiantes de Sevilla a su paso por la plaza del triunfo en 1987.


La marcha nace concebida como un poema sinfónico, dándole un motivo a cada una de las hermandades de esta noche.

Desde el principio se nota la tensión de la melodía fúnebre acompañada de los timbales.

Poco después entrará en juego el primer tema, está saliendo la hermandad del Silencio. Suena entonces la campana, es la una de la mañana, la cofradía se pone en la calle. Esta melodía es extraída de un padre nuestro compuesto por el propio teniente coronel para una misa funeral.

Posteriormente aparece el Señor de Sevilla en escena, el saxo alto es el que da la introducción para posteriormente la banda al completo le acompañe en la reposición completa del tema.

Es entonces cuando la marcha coge ritmo de procesión con la entrada del ritmo de marcha lenta de la caja, es este el tema del calvario.

El compositor introduce una cadencia rota para dar un giro brusco a la obra, separando el Silencio, el Gran Poder y el Calvario, representada todas ellas por melodías en tono menor, de la Macarena, la Esperanza de Triana y los Gitanos, representadas en tono mayor.

Entra en juego entonces el dúo de clarinete y saxofón alto representando una conversación entre la Macarena y la Esperanza de Triana. Este tema se repone interpretándolo con un tono mayor la banda entera.

Tras esto, las cofradías de luto vuelven a sus templos, vuelve a sonar la campana y el padre nuestro, se quedan entonces en la calle las hermandades de capa.

Mediante una escala ascendente, Abel Moreno introduce el tema de la única hermandad que hasta el momento no había hecho acto de presencia, Los Gitanos.

La banda vuelve a interpretar los temas de las esperanzas a los cuales se le suma la melodía de las trompetas, que representan a la cofradía de los gitanos al amanecer.

Tras esto, la banda enmudece, y únicamente el sonido de los grabes y el timbal marcan lo que simboliza el paso de los costaleros en una recogía, tras tres acordes, se cierran las puertas del templo, termina así la noche mas mágica del año, y una de las marchas que marcó un antes y un después en la música procesional.

La madrugá ha sido interpretada en diferentes actos fuera de la Semana Santa, como puede ser en funerales de políticos, incluso hasta en la escena final de la película Alatriste.

¿Te ha gustado este artículo?

Más noticias de Diario de Pasión

Tejera recupera una marcha de cornetas y tambores dedicada al Cristo de Burgos

La banda del Maestro Tejera interpretara el próximo 27 de Marzo en Fibes la marcha dedicada al Cristo de Burgos en 1931. La hermandad,...

Fallece el compositor Sergio Larringa

En la mañana de hoy nos levantabamos con la triste noticia del fallecimiento del músico y compositor Sergio Larrinaga Soler, autor de muchas de...

¡síguenos!

3,017FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
390SuscriptoresSuscribirte

Tejera recupera una marcha de cornetas y tambores dedicada al Cristo de Burgos

La banda del Maestro Tejera interpretara el próximo 27 de Marzo en Fibes la marcha dedicada al Cristo de Burgos en 1931. La hermandad,...