• Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Una Navidad angelical en Cieza

Durante todo el pasado mes de Diciembre y durante toda la Navidad, la Casa-Museo de la Semana Santa de Cieza acogió una particular muestra escultórica con la mayor parte de los ángeles que forman parte del catálogo de imaginería procesional ciezana.

La Exposición ‘Ángeles y Arcángeles de la Pasión’ cerró sus puertas con la llegada de Sus Majestades de Oriente, poniendo fin a todo un mes en que los ciezanos y visitantes han podido descubrir una parte muy rica y variada de las imágenes que participan en los desfiles pasionales. Todos los que pasaron por el Salón de Tronos de la Casa-Museo para disfrutar de esta muestra salieron de allí con un muy buen sabor de boca tras descubrir cientos de matices que en procesión suelen pasar desapercibidos.

La visita comenzaba con el ‘Ángel Portacampanas’ del Stmo. Cristo del Perdón, una pequeña imagen tallada por el ciezano Antonio Jesús Yuste Navarro que llamó la atención por su delicadeza y lo mucho que transmite su mirada. Compañero de este, también se pudo observar el ‘Ángel Portacampanas’ del paso de la Ascensión, una imagen del mismo escultor y muy similar a la primera, si no fuera porque este pequeño ángel sonríe, mostrando al mundo la alegría de los Cielos Abiertos en la Ascensión del Señor.

El imaginero alicantino José Sánchez Lozano también estuvo presente en esta exposición con algunas de sus obras más características de la Semana Santa Ciezana. En esquinas opuestas de la sala se podían contemplar los casi idénticos (si no fuera por su expresión) ángeles pertenecientes a la Cofradía de la Oración del Huerto y Santo Sepulcro ‘Los Dormis’. No obstante, los que más llamaron la atención fueron los tres ángeles que orlan los pies del Señor de Cieza.

También hubo una representación de la escuela andaluza. El recientemente fallecido Luis Álvarez Duarte nos mostraba a su pequeño ángel que acompaña cada Lunes Santo al Stmo. Cristo de la Sangre. Junto a él, el magnífico ángel portador del paso de las Santas Mujeres Camino del Sepulcro, obra de José Carlos Rubio Valverde, que llamó soberanamente la atención del público por ser el único ángel no policromado (tan sólo el sudario que porta entre sus manos), y por su dulce factura.

Otra de las revelaciones de esta exposición fueron los cuatro Arcángeles de Pasión, realizados por Encarnación Hurtado para llenar las capillas del trono del Stmo. Cristo Yacente. Envueltos por el oro y las tallas del paso, pasan completamente desapercibidos en procesión. Son unos ángeles de gran belleza en los que la autora representa la idea de ‘asexualidad angélica’ otorgándoles cuerpo de hombre y rostro con rasgos claramente femeninos.

Igual que empezaba la exposición con un imaginero local, así termina, con los dos pequeños ángeles llorones que guardan los pies de la Stma. Virgen de los Dolores, obra del ciezano afincado en Sevilla José Montesinos.

No obstante, el verdadero grueso y protagonismos de la exposición lo ocupa el maestro Ciezano Manuel Juan Carrillo Marco, de quien se pudo observar a su Ángel de la Cruz Triunfante, que fungió como apertura de la Procesión del Resucitado hasta que fuera sustituido por el de Sanchez Lozano en 1970, pasando entonces a ser el paso infantil de la Cofradía de ‘los Dormis’. Este bellísimo ángel al mismo tiempo nos muestra y adora la Cruz Victoriosa de Cristo, que sostiene con su diestra.

Junto a esta imagen, el recién restaurado ángel que sostiene la losa del Sepulcro Abierto en el paso de Jesús Resucitado. Aquí se pudo contemplar el magnífico trabajo llevado a cabo por el restaurador, y discípulo de Carrillo, Bonifacio Pérez de Yébenes, que ha sacado a la luz la policromía original de la talla, devolviéndole su esplendor primigenio.

La exposición se cerraba con la que ha sido calificada como una de las obras maestras de Manuel Juan Carrillo: el Paso del Santo Sepulcro. La popular ‘Cama de Cristo’ es obra integra (imágenes y trono) del artista ciezano. En el centro del grupo esta Cristo Yacente, recostado con la cabeza un tanto incorporada. El Divino Cuerpo es velado por cuatro ángeles, dos a la cabeza y dos a los pies, en cuyos rostros quedaron inmortalizadas las facciones de la esposa e hijas del escultor.

Sin más que añadir, les dejo con un pequeño reportaje de esta exposición.

- Publicidad -

Celebración de San Fulgencio, Patrón de la Diócesis de Plasencia

Ayer, día 16 de Enero, fue un día grande para Plasencia y su diócesis. A las 7 de la tarde tuvo lugar...

Agenda del Costalero en la Comunidad de Madrid

Diario de Pasión te muestra la agenda de las igualás, ensayos y citas destacadas de las Hermandades y Cofradías de Madrid para...