miércoles, abril 8, 2020

Murcia, a 100 días de Viernes de Dolores

Joaquín Bernal.

-«¡Paco, Feliz Navidad y Feliz Año! Recuerda que el día después de Reyes hemos quedado para limpiar los faroles de los penitentes ¿eh? sí, sí, ya sé que lo tuyo es el mundo del estante y la vara, pero tranquilo, que nos vamos a juntar varios y nos montamos un cabildillo de los nuestros.»

¿No lo notas? Huele a incienso ya en las calles y en las confiterías ya empiezan a sustituir el roscón de reyes por las monas con huevo y las bolsas de pastillas, nuestros maravillosos caramelos de verso y por cierto ¿Has visto que bien sienta quitar a los reyes magos de chocolate para poner a los nazarenos de terracota? Eso si que es magia.

Oye, que ya va siendo hora de abrir ¿no? Venga zagalico, ábreme la puerta ya, deja que el mar azul de San Nicolás se desborde en una ciudad que necesita Amparo y en una tierra que coge el marrón de la Fe en capuchinos, allí al fondo de los verdes chopos de Alfonso X, verde, como el color de la huerta, como el color de la Esperanza. Oye, que digo yo que podrías abrir ya la puerta, ábreme la puerta en el Carmen y en Jesús cuando mi bello de punta se halle, ábreme buen sacristán, déjame salir y llenar Murcia de Salud y Rescate en el Martes de los sanjuanes, déjame salir, que ya el Cabildo me está pidiendo la hora y la lluvia nos ha dado la tregua para que el sol nos ilumine en el Puente Viejo cuando pase por la altura la Soledad la tarde del Jueves Santo para callar a Murcia.

Que han empezado ya, que sí, las bandas de música y los grupos de burla a ensayar las piezas que te pellizcan el corazón y que por Navidad incluso ya te pones en el ordenador. Que no se te olvide el 1 que es muy fácil, que sino, no vas a saber tocar el tambor. Oye, que bien suena Reina de Reyes y esta banda para este paso, venga, vamos a ponerlos ahí, que disfruten los estantes en la curva. Y volverá La Madrugá a la plaza de Belluga de la mano de Cabezo de Torres tras la túnica de cola de Ntro. Padre Jesús, como siempre, igual que La Estrella Sublime tras la Dolorosa de la Sangre, aunque si de sonidos hay que hablar, el sonido del silencio en el Refugio es algo que ni se ensaya, ni se enseña, sale sólo, como el llorar en la recogida de tu cofradía o las flores en las manos del hijo que ha relevado a su padre en el puesto de la vara de su Cristo, mientras la cera se va consumiendo lentamente en las cazoletas del penitente que busca a su familia en el recorrido procesional para abrazar a esa madre que le ha vestido horas antes.

Volverán un año más, sí, créeme, que a Pilatos en el Amparo no le va a faltar agua donde lavarse las manos, ni agua a la Samaritana que entregarle a Jesús en el Pozo de Jacob, ni faltarán rosas y azahar de la huerta de Patiño y pinchadas por las manos de quién lo mismo pone flores que reza al son de la campana y de los auroros los cantes, a los pies de la más dolorosa de las dolorosas, esa Dolorosa, que volverá un año más a enamorar a la humanidad al amanecer del Viernes Santo, día en el que a la tarde se convertirá en la soberana de las más penosas Angustias. Créeme cuanto te digo que un año más vendrá el rosal del Perdón, y las rosas de la Misericordia y los lirios en el Refugio, pero ni faltarán los capullos de Seda a los pies del Prendimiento de San Antolín, la Caridad y Padre Jesús, sí, volverán todos un año más.

Intenta volver a la realidad, comienza un año y hay mucho que preparar, pero es que a la vez… Queda tan poco que parece que ponerte el capuz y sólo mirar a través de los ojos del antifaz es la única obsesión, hay quien habla de un «efecto PreCuaresma», yo lo llamo ser nazareno todo el año.

Y será el Sábado Santo cuando se cierren las puertas de San Juan de Dios tras entrar Cristo Yacente cuando te des cuenta de todo lo que has vivido, de que el Resucitado es el epílogo de una semana que hace 100 días ni te imaginabas tan cercana pero ya la empiezas a ver más lejos, en otro lugar, un año más y te tocará, pero cada vez menos, descontar en el calendario del corazón nazareno los días que nos quedan para que nuestra querida puerta de San Nicolás nos vuelva a presentar al Amparo, 10 días de azul en azul, desde el azul de la Virgen de los Dolores, al azul de la Virgen Gloriosa, 10 días donde verás a Jesús entrar triunfal en Murcia desde San Pedro a la sombra de un naranjo que en ocasiones se tercia limonero, un sinfín de oliveras desde el Prendimiento de San Antolín hasta la Aparición a la Magdalena en Santa Eulalia, de uvas, que en el Carmen pisa en el lagar el Cristo de la Sangre y en Jesús para los apóstoles en la Santa Cena ponen, créeme que en 100 días vas a vivir esto y mucho más, hay quien dice, como servidor, que esto es toda una vida, la vida de la Semana Santa de Murcia.

«En el Nacimiento de Jesús había dos nazarenos, uno de la Sangre mirando y uno de Jesús apuntando» (Frase popular de la Huerta de Murcia)

Más artículos de interés

- Advertisement -

¡síguenos!

683FansMe gusta
2,823SeguidoresSeguir
1,338SeguidoresSeguir




- Advertisement -