miércoles, 27 octubre 2021
Booking.com

El Perdón cierra su 125 aniversario con una histórica Procesión Extraordinaria

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,731SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte

Los cofrades de San Antolín devolvieron a las calles la emoción por las procesiones tras la pandemia

Casi dos años han tenido que pasar para que un paso de Semana Santa volviera a procesionar por las calles de Murcia. Si bien es cierto que fue la Virgen del Carmen Coronada la que inauguró las procesiones pandémicas en la ciudad de Murcia, no es menos cierto que el Cristo del Perdón ha sido la primera imagen de Semana Santa en recorrer Murcia tras el confinamiento.

A las siete en punto de la tarde se abrieron las puertas de San Antolín y la Banda de Música de Blanca interpretó «Cristo del Perdón», lo que hizo que el numeroso público estallara en aplausos. Tras la banda de inicio seguían el Pendón de la Cofradía, el estandarte del Cristo del Perdón, el tercio de alumbrantes, el estandarte fundacional, unos niños portando el tradicional rosal del Cristo del Perdón, el cuerpo de acólitos, y por último el trono del Titular de la Cofradía magenta. A los sones de la Marcha Real y de las campanas de San Antolín hizo su salida el Stmo. Cristo del Perdón, devolviendo a la memoria de los allí congregados una imagen que ya parecía muy distante en el tiempo, la de un crucificado en la calle.

Las muestras de júbilo no dejaron de sucederse durante toda la procesión, que en todo momento se vio acompañada por un numerosísimo público. Mientras el incienso se expandía por los rincones de Murcia y resonaban por las esquinas las marchas de la OJE de Cieza, la procesión llegó a la altura de la Iglesia de San Pedro, donde esperaba una representación de la Cofradía de la Esperanza, que recibió al paso con un incesante volteo de campanas y una ofrenda floral.

La noche se fue abriendo paso mientras el Calvario dibujaba su lúgubre silueta entre las últimas luces de la tarde. Una abarrotada plaza del Cardenal Belluga esperaba el paso de la procesión, que dejó como novedad un recorrido alternativo al habitual al discurrir por la plaza de los Apóstoles (momento que sirvió para realizar una ofrenda floral a la Virgen de la Fuensanta), calle Oliver y Plaza de Hdez. Amores (de la Cruz); una variación que hizo las delicias de los allí congregados, pues la estrechez de las calles y los edificios antiguos sobredimensionaron la magnitud del Perdón, regalando unas estampas para la historia.

El manto de la noche ya había cubierto por completo el cielo murciano cuando el Perdón se encaminaba de regreso a su parroquia. Cerca de las diez y media el paso hacía entrada en la plaza de S. Antolín. Después de que la OJE le rindiera honores, llegó el momento de enfilar la puerta la iglesia. Con un gran repicar de campanas, una multitud de aplausos y vivas, y la Marcha Real, el Perdón hizo su entrada en San Antolín dando así por cerrada la jornada histórica en la que no solo celebraba su 125 aniversario fundacional, sino su vuelta a las calles tras la pandemia.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,731SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte