• Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Cieza honra a su Patrón, San Bartolomé

En Cieza, Agosto lleva aparejado el nombre del apóstol San Bartolomé, patrón de la ciudad desde 1537. Como es tradición, el día 15, solemnidad de la Asunción, las puertas de su Ermita, sita en el corazón del casco antiguo, se volvieron a abrir para dar lugar al traslado de la imagen del Patrón hasta la Basílica de la Asunción, parroquia principal de la localidad, donde se celebran sus cultos. Acompañado por ciezanos ataviados con el traje regional, el Santo Apóstol recorrió las calles de su pueblo para, al llegar a la Plaza Mayor, presidir el pregón de Feria desde el umbral de la Basílica.

De nuevo colocado en su trono, obra del maestro Manuel Juan Carrillo, San Bartolomé presidió sus cultos principales desde el presbiterio de la Asunción. El día 23, el sacerdote caravaqueño don Saúl Sánchez, hermano de honor de la hermandad, ofició la solemne misa de vísperas, preludio de la festividad del Santo. La mañana del 24, fiesta litúrgica de San Bartolomé, el templo se volvió a llenar de ciezanos, muchos de ellos con el traje regional, para asistir a la tradicional Misa Huertana y ofrenda floral en honor al Patrón, acompañada musicalmente por el Grupo de Coros y Danzas “Francisco Salzillo” de Cieza, los cuales ofrendaron al Santo sus cantes y bailes. Terminada la popular Eucaristía, el Apóstol volvió a salir a la calle, protagonizando su alegre Procesión, rescatada del olvido hace pocos años.

Culminaron los cultos a San Bartolomé la tarde del 31 de Agosto, con la Santa Misa en sufragio de las almas de los difuntos de su hermandad. Durante la celebración se volvía a rememorar los sucesos que acaecieron en ese mismo templo el 25 de Agosto de 1722, sobre los cuales el por entonces párroco de la Asunción, don José Roldán, hizo levantar acta notarial, quedando así constancia para la posteridad del milagro de los Cinco Sudores del Santo. Milagro por el cual el Santo ahuyentó una peligrosa nube tempestuosa que amenazaba la localidad, requiriéndole tanto esfuerzo que, como se recoge en el texto, “hasta cinco veces sudó”.

Tras la lectura del dicho relato, se procedía a sacar a San Bartolomé a la calle, siendo recibido en la Plaza Mayor con el toque a gloria del campanario, aplausos, vítores y la preceptiva traca, anunciando la salida del huertano cortejo. Un nutrido grupo de ciezanos vestidos con el traje regional precedía a la imagen del Patrón, el cual iba escoltado por don José Antonio García, párroco de la Asunción, con un amplio número de monaguillos, así como la Corporación Municipal y la Banda Municipal de Cieza. 

A eso de las 22 horas, el Santo se detenía en el inicio de la Calle Fortaleza, mirando de cara hacia la huerta ciezana para bendecir, como es tradición, los campos de la localidad, de los cuales viven muchos ciezanos. Con sencillas palabras, el sacerdote pidió por las buenas cosechas, y por el trabajo y las familias de los ciezanos, terminando el rito con un padrenuestro y la aspersión de agua bendita sobre los asistentes. 

A través de la calle a la que pone nombre, San Bartolomé hacía entrada en la Placeta del Santo para, momentos después, resguardarse en su hermosa ermitica, cerrando así su solemne Procesión y sus fiestas anuales.

- Publicidad -

A la luz de las Candelas

Galería de Fotos del altar de cultos en la Candelaria

Presentados los actos del V Centenario del Santísimo Cristo de San Agustín

La Hermandad Sacramental del Santísimo Cristo de San Agustín, Sagrado Protector de la cuidad de Granada, presentó el pasado sábado 25 de...

Es tiempo de Juventud

Existía cierta incertidumbre a la hora que las puertas del convento carmelita del Santo Ángel deberían abrirse para una de las procesiones...