sábado, 19 junio 2021
Booking.com

Veneración en la Congregación de San Isidro de Naturales

Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,655SeguidoresSeguir
458SuscriptoresSuscribirte

El quince de mayo en Madrid, es sin duda uno de los días grandes en la ciudad. Una urbe moderna y cosmopolita, pero que guarda en su historia la herencia y huella del que es patrón de la misma, desde el 12 de marzo de 1622.

Nos referimos claramente a San Isidro Labrador.

Y es que en estos días previos a su festividad, toma un gran protagonismo. Son muchos los devotos que acuden a la Colegiata que lleva su nombre, donde descansan sus restos junto a los de su mujer, Santa María de la Cabeza.

Este año, la Congregación que fomenta su culto y veneración, ha querido llevar a cabo un montaje especial, debido a la suspensión de la procesión que se lleva cabo en la tarde del día quince por la situación de pandemia.

Dicho montaje se sitúa en la Capilla de San Cosme y San Damián y en él, se encuentran las tallas de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, las cuales permanecen durante todo el año en la capilla de la Congregación.

A través de los distintos objetos y elementos que lo componen, han querido representar los cuatro pilares fundamentales en la vida del patrón de Madrid y los agricultores: religiosidad, familia, caridad y trabajo.

En este artículo, vamos a desglosar cada uno de ellos, ayudándonos de un documento realizado por la Congregación y que pueden leer íntregro en este enlace.

Se podrá visitar hasta el próximo domingo dieciséis del presente mes, en horario de apertura de la Colegiata.

RELIGIOSIDAD

Representada con el altar, el Cristo y la Virgen de la Almudena. San Isidro visitaba la iglesia para encontrarse con Dios en la oración y la Eucaristía, alimento de su vida interior. También destacaba por su amor a la Virgen María, principalmente en su advocación de La Almudena.

Aparecen también los Santos Cosme y Damián, como referencia de su protección hacia los sanitarios y de los enfermos de esta pandemia.

FAMILIA

Representada por sus imágenes.

Estamos ante un matrimonio de santos, padres y trabajadores. Por eso, aunque vivieran entre los siglos XI y XII, son un ejemplo actual de laicos comprometidos con el Evangelio que nos muestran cómo llegar a la santidad en nuestra vida común.

Y en el seno familiar, tenemos presente el milagro del pozo. Dios puso a prueba al santo matrimonio, cuando Illán cayó a un pozo bien profundo. Ellos, con fervor, oraron al Señor aceptando su voluntad y Él les devolvió a su hijo con vida.

CARIDAD

Son varios los milagros que se encuentran en el Códice de San Isidro relacionados con la caridad, no solo con los hombres, sino también con los animales.

Con la olla al fuego, se ha querido representar el milagro de la olla, que nos cuenta lo siguiente: «[…] de repente llegó un pobre a su casa pidiendo limosna. Como no tenía nada a mano para darle, llevado por su compasión, dijo a su esposa María de la Cabeza: «Te ruego por Dios, queridísima esposa, que, si sobra alguna ración de comida, se la des al pobre». Pero María, sabiendo que no había sobrado nada en la cocina, se dispuso a mostrar la olla vacía. Sin embargo, Dios queriendo satisfacer el deseo de su devoto siervo, hizo que María encontrase la olla llena de comida».

Con la mesa preparada para comer se representa el milagro de la comida de la Cofradía, en el que se nos relata «cómo Isidro llegó tarde a la comida por haber estado orando en la iglesia y acompañado por un grupo de mendigos. Los cofrades le dijeron que solo habían guardado su parte, por lo que no podían dar de comer a los mendigos; Isidro contestó que su porción bastaría para él y para el resto. Comenzó el reparto, habiendo para todos y, además, sobrando».

No sólo ejercía la caridad con sus semejantes, sino también con los animales. Los costales con harina y trigo y los pájaros representan el milagro del molino, en «el cual se nos narra cómo un día de nevada iba Isidro con su joven ayudante al molino para moler el trigo y, encontrándose una bandada de palomas y pájaros en un árbol, se compadeció de ellas, puesto que no podían comer al estar todo cubierto de nieve. Él apartó la nieve del suelo y les echó abundante grano, bajo el asombró de su ayudante, puesto que era lo que tenía para comer. Sin embargo, al moler el trigo, el costal se le llenó sobradamente de harina».

TRABAJO

Va ligado al nombre del Santo. Es un santo laico, padre de familia que con el trabajo encontraba el sustento de su familia y la forma de poder ejercer la caridad con los más necesitados.

Isidro trabajó de manera incansable, de sol a sol como se acostumbraba en la época, sirviéndole como medio para su santificación. Aun así, siempre encontrando tiempo para dedicar a Dios, en la Eucaristía, la oración y su amor a la Santísima Virgen.

El trabajo ha sido representado con algunos aperos de labranza y las espigas en la parte posterior, además de los atributos propios del Santo.

También ejerció la profesión de pocero, realizando muchos pozos (algunos de ellos existentes en la actualidad), y siempre tuvo una especial y milagrosa relación con las aguas. Aún hoy en muchos lugares se implora su intercesión en épocas de sequía para que llueva.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,655SeguidoresSeguir
458SuscriptoresSuscribirte