lunes, 8 agosto 2022
Booking.com

Primer Viernes de Marzo en la Archicofradía de Jesús de Medinaceli

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Madrid, fiel a su Jesús de Medinaceli, cumplió un año más con su promesa de visitar la imagen, el primer viernes de marzo.

Puntual, a las doce de la noche, se abrían las puertas de la Basílica para recibir a los primeros devotos y hermandades de la capital, que rendían honores ante él.

De nuevo, se volvió a dar acceso al público por las dos puertas laterales del templo, como se hacía habitualmente.

Los devotos, llegaban a los pies del Señor de Madrid en dos filas por las naves laterales, saliendo por el pasillo central.

La lluvia quiso hacer acto de presencia durante las primeras horas del día, pero ello no impidió la afluencia de feligreses, repartidos a lo largo de la jornada, notándose mayor afluencia en horario vespertino.

Este año, Jesús de Medinaceli volvía a descender hasta el altar, para estar más cerca de su pueblo.

La imagen del Cristo, situada bajo un dosel ricamente bordado, lucía la túnica «de los Ángeles» y en su sien, la corona de espinas de oro macizo, regalo de sus esclavos y devotos en 1956.

Cubría su espalda una rágafa de plata con relieves de plata dorada y ángeles de marfil. De su cuello, prendía un escapulario, ricamente decorado con piedras preciosas.

A los lados de la imagen, se situaban los ciriales que abren su caminar en la tarde-noche del Viernes Santo, así como un juego de faroles dorados junto con el bacalao y uno de los estandartes con los que cuenta la Archicofradía.

El exorno floral se componía de rosas blancas y rojas, alhelí, clavel y clavelina, iris morado, helecho, esparraguera y statice.

Por su parte, la imagen de María Santísima de los Dolores, dejaba su capilla por un día y ascendía a la peana donde descansa la imagen del Señor durante el año.

Estrenaba para la ocasión manto negro de vistas, adquirido recientemente por la Archicofradía y delantal de estilo fallera, donado por un hermano.

Completa el ajuar un fajín brocado con bordados anudado a la cintura, tocado de encaje y diadema realizada en los Talleres Salmerón de Socuéllamos (Ciudad Real), estrenada en su veneración del pasado año.

En sus manos, un rosario y pañuelo de encaje.

La Casa Real, cumpliendo con la tradición desde hace más de 300 años, acudía también a venerar tan preciada imagen.

Este año, la Reina Emérita Doña Sofía era la encargada, mostrándose muy cercana con los files congregados y la prensa, a la salida de la Basílica.

A las 12 de la mañana, tenía lugar la Solemne Eucaristía, presidida por el Cardenal Arzobispo de Madrid, D.Carlos Osoro Sierra.

A su término, acudía también a posar su mano sobre el pie de Jesús, coincidiendo con la llegada del alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida.

Desde estas líneas, queremos agradecer a la Junta Directiva de la Archicofradía Primaria de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli, por su amabilidad y cercanía para con este medio, así como las facilidades dadas para la realización de este artículo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte