lunes, 6 diciembre 2021
Booking.com

Pozuelo se postró un año más ante su Virgen de la Consolación

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
467SuscriptoresSuscribirte

Pozuelo celebra las fiestas en honor a su patrona con el mismo amor de siempre, pero de una manera distinta.

“El señor quiere que pase algo dentro de nuestro corazón, no fuera”


Razón tenían estas palabras de Don Rubén, predicadas durante la homilía de la Eucaristía en honor a Nuestra Señora de la Consolación de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Estaba claro que no era un año normal, pero sin duda, que el amor de los congregantes hacía su madre, no había cambiado.


El pasado domingo día 6 de septiembre, Pozuelo volvió hacer historia con su patrona. Las circunstancias no eran las mejores, pero como no podía ser de otra manera, Pozuelo estuvo a la altura para honrar a su madre bendita de la Consolación.


Suspendidos todos los actos y festejos populares, Pozuelo acudió al encuentro de su madre. Durante toda la mañana, devotos, peñas y distintas organizaciones, realizaron la tradicional ofrenda flortal a su patrona , con un recuerdo especial para las víctimas del Covid.


La Virgen lucía el terno de la coronación, manto de seda blanca bordada en oro, y seda con saya a juego, confeccionado por el taller de los hermanos Mesa, de la madrileña localidad de El Escorial. Rodeando su cintura, lucia fajín de general en seda roja. Sobre su manto portaba una toca de maya bordada en oro.


Portaba la medalla al mérito militar de la Guardia Real, medalla de honor de la Guardia Civil y de los Escolapios, el bastón de alcaldesa del pueblo, un cetro de reina, un relicario, alfileres en forma de palmera de oro blanco con brillantes, un agua marina con forma de corazón y la medalla de honor del ayuntamiento como alcaldesa perpetua de la villa. El rosario era de filigrana de oro blanco con cristal de roca. El niño Jesús portaba una cruz pectoral de zafiros rojos sobre traje blanco bordado en oro, perteneciente al ajuar de salida.

Don Mario Palacios presidió a las 20.00 h la Solemne Eucaristía en honor a la patrona. La celebración giró entorno a María como Consuelo y Esperanza en tiempos difíciles.

“Mirad, que yo hago nueva todas las cosas. Jesús nos da a María, como Esperanza”

explicaba el padre Rubén durante la homilía. Acompañó la celebración el coro de la familia Barrio. La eucaristía terminó con el canto de la Salve Regina y el himno de la Congregación.

Los sentimientos explotaron al terminar la celebración con lágrimas y aplausos hacia su patrona. Devotos del pueblo dedicaron poemas a la Virgen.

Un año distinto, en el que Pozuelo tuvo más Consolación que nunca.

“Madre, ahí tienes a tus hijos, hijos ahí tenéis a vuestra madre del Consolación”

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
467SuscriptoresSuscribirte