domingo, 25 septiembre 2022
Booking.com

Madrid vuelve a los pies de su Virgen más castiza

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte

La Virgen de la Paloma recorrió las principales arterias de su barrio, en una emotiva jornada, tras dos años sin salir a la calle.

El quince de agosto, es fecha señalada en el calendario por todos los madrileños.

Ese día, la Virgen de la Paloma (patrona popular de la capital), volvía a salir a las calles de su barrio tras dos años suspendido por la pandemia.

Durante todo el día, muchos fieles y devotos de la misma, acudían a venerarla en el interior de su iglesia.

Aunque la jornada comenzó bien temprano, los actos centrales se producían en torno a la una de la tarde, donde tuvo lugar la solemne eucaristía, presidida por Mons. Carlos Osoro, arzobispo de Madrid.

La misma, contó con la presencia del alcalde de la ciudad, D. José Luis Martínez Almeida y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña. Isabel Díaz Ayuso, así como el resto de representantes políticos en el Ayuntamiento.

El momento cumbre llegaba pasadas las dos de la tarde.

El Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, fiel a su patrona, volvía a descender un año más el lienzo de la Virgen, mientras los allí presentes entonaban el himno de la misma. Los aplausos y vivas hacia ella, eran incesantes en todo momento.

Este año, tal honor recayó en D. Jorge Aunión.

Una vez descendido el lienzo, comenzaba la veneración de la Virgen, llegando la cola hasta el exterior de la iglesia.

Media hora antes de la salida de la procesión, los alrededores de la calle Isabel Tintero respiraban aire de fiesta. El tiempo acompañaba y nadie quería perderse este día grande.

Asociaciones de chulapos, representantes de las Hermandades y Cofradías de la capital, el cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento entre otros, formaron parte del largo cortejo procesional.

El encargado de abrirlo, fue la Banda Joven «Las Torres» de Torreprogil (Jaén).

La Virgen de la Paloma salía puntual a las ocho de la tarde, a hombros de los bomberos, siendo recibida por una lluvia de pétalos mientras sonaba el Himno Nacional, interpretado por la Banda de Música de la Asociación Cultural Ateneo Noroeste de Boadilla del Monte.

Una vez colocada en la carroza (ricamente decorada de flores este año), la comitiva partía hacia la Gran Vía de San Francisco, dirección a la Puerta de Toledo, donde tuvo lugar la exhibición de acrobacias por parte de los Bomberos del Ayuntamiento, así como una petalada desde uno de sus camiones.

Ya avanzada la calle Toledo, casi a su llegada a la Plaza de la Cebada, los pasodobles tomaban el testigo del chotis. Las marchas procesionales se unían en armonía con la música de verbena de la ciudad.

Ya en la Plaza de San Francisco, la noche cerrada dejaba emotivas estampas al paso de la Virgen, que terminaba su recorrido procesional al paso de las calles Calatrava y Paloma.

Justo en esta última calle, a los pies de su iglesia, tenía lugar el final de la procesión.

El lienzo volvía a ser llevado al interior de la misma por los bomberos, que volvieron a dejarla en su retablo, hasta el próximo año en que vuelva a descender, para recibir el cariño de su pueblo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte