miércoles, 27 octubre 2021
Booking.com

La Virgen del Pilar desfila triunfante por las calles de Madrid

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte

Se trata de la primera procesión post-pandemia en la capital.

Dicen que la fe mueve montañas. Pero la recuperación del culto público en las calles, lo hace más todavía.

Es así, como una ciudad como Madrid, recobra poco a poco sus procesiones.

Prueba de ello es la salida que tuvo lugar el pasado día doce (festividad de la Virgen del Pilar) desde la Parroquia a la que da nombre, en el distrito de Salamanca.

Cabe destacar que es la primera procesión en la capital tras la pandemia.

Minutos antes de las seis de la tarde, los jardines y calles aledañas, eran un ir y venir de fieles y devotos, que no querían perderse este momento.

El volteo de campanas anunciaba el comienzo de la procesión, precedida por un grupo de la Policia Munipal (vestida con traje de gala) y montada a caballo.

A continuación, la cruz guía y los estandartes de las hermandades inivitadas (La Borriquita, Divino Cautivo, María Auxiliadora, Remolino Coronada de El Molar, Atocha y La Almudena). Y tras ellos, el estandarte de la Asociación de Caballeros y Damas del Pilar.

Los primeros sones del Himno Nacional (interpretados por la Asociación Musical de Guadalix de la Sierra) daban paso a la salida de la Virgen, portada en andas por dieciséis miembros de la corporación, siendo recibida entre aplausos y una lluvia de pétalos.

La comitiva ponía rumbo hacia la calle Juan Bravo, donde tuvo lugar la primera parada, (frente a la Clínica Ruber), donde la Virgen era revirada hacia la entrada principal.

Ésta, sirvió como homenaje a los sanitarios que estuvieron en primera línea durante la pandemia. Finalizaba la misma con una oración y la ovación de los allí presentes.

La Virgen del Pilar era piropeada en todo el recorrido. No faltaban los vivas hacia Ella.

La procesión avanzaba hacia la Calle del Conde de Peñalver, donde se llevó a cabo la segunda parada.

Ésta vez, fue en la Fundación Doña Fausta Elorz.

A lo largo del recorrido, los anderos eran relevados por los demás miembros, para no llevar mucho peso sobre sus hombros durante el recorrido.

El desfile continuó por las calles José Ortega y Gasset, plaza del Marqués de Salamanca y calle del Príncipe de Vergara.

Allí, ya entrada la noche, la comitiva llegaba a la Clínica de Nuestra Señora del Rosario, donde se realizó la última parada antes de regresar de nuevo a la Parroquia.

Ya de vuelta, en los jardines de la Iglesia, tuvo lugar uno de los momentos más emotivos: el canto del himno de la Virgen.

Un pueblo que la adora y que la aclama y bendice abrazado a su Pilar.

Pasadas las ocho y media de la tarde, hacía su entrada en la Parroquia, poniendo el broche final a una jornada emotiva.

Madrid, abre las puertas de tus iglesias y deja que salgan los pasos a la calle.

Llegó la hora cofrades, llegó nuestro momento.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte