miércoles, 17 agosto 2022
Booking.com

La Borriquita, alegria y esperanza en el Domingo de Ramos madrileño

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

Texto: Víctor López Del Estal.

Domingo de palmas y ramos.

De nazarenos de túnica blanca y cola.

Domingo de Amor, de Jesús en su entrada en Jerusalén.

La espera al fin había terminado.

Madrid se echaba a las calles en una soleada tarde de Domingo de Ramos, para acompañar a la Hermandad de La Borriquita.

Un discurrir desde la Catedral de La Almudena, para continuar por las céntricas calles de la ciudad hasta su regreso a su sede canónica en el barrio de Malasaña.

El paso de misterio, (custodiado en todo momento por la Policía Municipal, vestida de gala para la ocasión), estrenaba este año una nueva parihuela, dotando al conjunto de mayor amplitud. También, procesionaba por primera vez, la imagen del apóstol San Pedro.

Como novedad, la llamada de la Puerta Santa de la Catedral de La Almudena, (para dar comienzo oficial a la Semana Santa matritense), fue realizada por D. Luis Fernando López Perona, Hermano Mayor de la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo, quien a día de hoy, son los encargados de cerrar la Semana de Pasión.

Recíprocamente, dicho gesto sería devuelto en la tarde del Sábado Santo por D. Carlos Malarria Urbano, Hermano Mayor de La Borriquita, en la Iglesia de Las Calatravas.

Minutos después de las cuatro de la tarde, la Cruz de Guía abría el cortejo procesional, seguida de representantes de las Hermandades y Cofradías de la ciudad.

El paso de misterio recorría las naves del templo catedralicio hasta llegar a la Puerta Santa que da acceso a la calle Bailén.

Allí, era recibido con el Himno Nacional, interpretado por la Banda de Cornetas y Tambores Virgen de los Llanos de Albacete.

En su discurrir por el primer tramo de la calle Mayor, tuvo lugar una de las levantás más emotivas, dedicada al padre de uno de los costaleros, fallecido por el Covid.

Los aplausos eran incesantes en cada paso de la comitiva. Madrid tenía ganas de ver las imágenes en la calle.

A su llegada a la Plaza de Santiago, tenía lugar la Estación de Penitencia de la Hermandad, en la Iglesia del mismo nombre.

Y en el propio centro, a su paso por la calle Donados, la Hermandad hacía su saludo al Niño del Remedio en su Capilla, al igual que a la Hermandad de Los Gitanos en la calle Salud, donde fueron recibidos por la Junta Directiva, haciéndoles entrega de un ramo de flores.

Enfilando las calles del barrio de Malasaña, otra parada digna era en la calle Valverde, justo en el Convento de las Madres Mercedarias, en cuyo interior, descansa el cuerpo de la copatrona de Madrid: la Beata María Ana de Jesús.

La Iglesia de San Ildefonso, era fiel testigo de la llegada de la comitiva a la misma y que por primera vez, vería entrar el paso de La Borriquita al interior del templo, dejando bellas estampas al son de las cornetas y tambores.

Una vez más, Madrid volvía a hacer historia en el Domingo de Ramos.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte