miércoles, 17 agosto 2022
Booking.com

Besos y oraciones a los pies de Jesús

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

Madrid celebró un año más el Primer Viernes de Marzo. Este año, marcado por el coronavirus y la baja presencia de devotos.

Sin duda alguna, el primer viernes de marzo de este año ha quedado marcado por la alarma del coronavirus. Días previos a la celebración, las hermandades de Jesús de Medinaceli, El Pobre y Gran Poder y siguiendo los consejos del Arzobispado, tomaron medidas especiales para que lo actos programados se llevaran a cabo con la mayor normalidad posible.

El equipo de Diario de Pasión en Madrid les muestra a continuación un pequeño resumen de lo que aconteció aquella jornada. En los próximos días, ampliaremos la información con sendos reportajes fotográficos.

Comenzamos con la que sin duda, es la imagen que mayor devoción despierta no solo en Madrid, sino en muchos rincones de España: Jesús de Medinaceli. Este año la estampa ha sido distinta a la de marzos anteriores, ya que se ha notado una menor afluencia de gente y los pies del Cristo no podían besarse, pero el cariño y la devoción a la imagen es algo que no se puede quitar.

La Reina Doña Sofía acudía este año en representación de la Casa Real.

Las misas principales tenían lugar en la tarde. A las 18:00h. Monseñor Bernardito Auza, representante de la Nunciatura Apostólica en España, presidía la celebración de la Solemne Eucaristía, a la cual acudió la Duquesa de Medinaceli, Victoria Hohenlohe.

A las 20:00h. el Excmo. Cardenal de la Diócesis de Madrid D. Carlos Osoro presidía su eucaristía (que habitualmente se celebraba a las doce de la mañana). Tanto en la homilía como al término de la celebración, daba las gracias a la Archicofradía por toda la labor que realiza tanto por la comunidad cristiana de Madrid como por su Semana Santa.

Destacó también el recuerdo de la salida extraordinaria que tuvo lugar el pasado mes de octubre, justificando su ausencia de la misma por requerimiento de su presencia en Roma y a la que habría estado encantado de asistir.

Cabe citar que fue el propio Cardenal quien pidió impartir la comunión por el pasillo central a todos los fieles que así lo quisieran.

Tras el final de la eucaristía, se dirigió hacia la imagen de Jesús para rezar ante él incado de rodillas.


Por su parte, la Hermandad de Jesús El Pobre fue la única que permitió besar la imagen del Cristo, aunque desde la Junta Directiva se recomendaba no hacerlo. La afluencia de público se vio mermada por la amenaza del coronavirus, pero a medida que la tarde avanzaba y se acercaba la hora de la Función Principal de Instituto, el templo parroquial de San Pedro comenzaba a llenarse hasta no caber ni un alfiler.

Para todos aquellos que deseen contemplar el altar de cultos realizado por la Hermandad, se encontrará instalado durante todo el mes de marzo.


Cerca de allí, en la Colegiata de San Isidro, la Hermandad del Gran Poder celebraba también el besamanos a su titular cristífero, que se prolongó todo el fin de semana. Al igual que las anteriores, la afluencia de devotos fue menor, pero el Señor aguardaba en su capilla para recibir el cariño de los suyos.

Como medidas preventivas, la Junta Directiva suprimía el besamanos, lo que no impidió que los fieles pudieran rezar ante Él.

Redacción y fotografías: Jorge Renedo y Víctor López

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte