viernes, 30 septiembre 2022
Booking.com

Jerez se volcó con la Piedad.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

Jerez se ha reencontrado en estos días con la Virgen de la Piedad, en unos actos extraordinarios que han servido como conmemoración de los 300 años de la hechura de la talla. Llegaba el mediodía del pasado jueves 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, y el palio negro de la hermandad del Santo Entierro, obra de las Hermanas Antúnez, atravesaba el dintel de la Capilla del Calvario. Bajo él, Nuestra Señora de la Piedad completamente sola, sin el acompañamiento del Duelo, y con la candelería completa, una estampa típica de los años 80 que Jerez ha podido volver a contemplar. El silencio se hacía junto al caminar de la Virgen hacia La Merced, dejando momentos destacados como el paso por la calle Cantarería o el saludo a la parroquia de Santiago. Llegadas las dos de la tarde el palio entraba en la Basílica de la Patrona de la Ciudad, donde se celebró Triduo Extraordinario durante los días 1, 2 y 3.

Tocaba volver a casa el 4 noviembre el Palio se asomaba de nuevo a la calle Merced donde esperaba la Unión Musical Astigitana, que puso tras el manto de la Piedad el compás al andar elegante de los costaleros. Las marchas de Beigbeder se sucedieron mientras la tarde caía junto a la Piedad que avanzaba por la calle Merced, con marchas como ‘Cristo de la Expiración’ y ‘Desamparo’. La plaza de Santiago la acompañó después, camino de la Victoria, a sones de marchas como ‘La Estrella Sublime’ que son inimaginables en el repertorio de cada Viernes Santo. La magia envolvió el momento en el saludo a la hermandad de la Soledad, que disponía a sus titulares en la puerta de la Victoria, sonaba ‘Amarguras’ y ‘Soledad de Madre’ para el encuentro entre las dos hermandades del Viernes. Ya buscando su Capilla, avanzaba por Juan de Torres, calle que no acostumbra ver pasar cofradías y que recibió a la Virgen con petalás mientras avanzaba a los sones de ‘Rocío’. Los muros de Santiago volvían a ver pasar a la Virgen, que enfilaba la calle Taxdirt rodeada de público que caminaba junto a Ella. Repertorio fúnebre y saetas acompañaron a la Virgen hasta llegar a la Capilla, donde se cerró esta salida extraordinaria de la misma forma en la que se cierra la Semana Santa cada año: con el rostro de la Piedad enmarcado en la puerta de su capilla. Se ponía así punto final a una jornada que llevó a Jerez a reencontrarse con una devoción tricentenaria.

Jerez disfrutó mucho de dicha salida extraordinaria, os lo aseguro.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte