domingo, 28 noviembre 2021
Booking.com

El Nazareno paró el reloj

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte

Antonio Jesús Hernández.

El pasado 6 de octubre, Cieza vivió una jornada que transportó a sus gentes y calles al mes de marzo, reviviendo por una tarde su Semana Santa de la mano de la Real Cofradía de Jesús –Nazareno-, que ponía un broche de oro a la celebración de su 325 aniversario fundacional.
Ya durante toda la semana previa, el pueblo ha sido un ir y venir de túnicas, ensayos y preparativos, sobre todo para la cofradía, que ultimaba con esmero y dedicación cada detalle para que, llegado el sábado por la tarde, Cieza pudiera disfrutar de una procesión como se merece y también para mostrar a los numerosos visitantes de localidades vecinas y de la propia capital de la Región lo mejor de la tradición procesionista ciezana.
A eso de las seis de la tarde del propio sábado, las tres bandas participantes en la procesión se reunían en la céntrica Esquina del Convento para llegar en pasacalles hasta la Casa-Museo de la Semana Santa de Cieza, sita en pleno casco histórico, desde la que comenzaría el desfile. Cerca de una hora antes, tanto la Basílica de la Asunción, epicentro cofrade del municipio, como la propia Casa-Museo y las distintas casas de hermandad abrían sus puertas para acoger a los muchos visitantes foráneos, así como a los representantes de cofradías invitadas, mostrando lo mejor del patrimonio semanasantero de la localidad. 
A las siete y cuarto, 15 minutos más tarde de la hora prevista, el estandarte de la Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza se ponía en la Calle Cánovas del Castillo, primera del recorrido, abriendo la procesión. Tras de él, y encabezado por el guión histórico de la Cofradía, desfilaba el primero de los tercios, compuesto por representantes de varias cofradías de la Región y alrededores, las cuales en el mes de mayo cedieron las imágenes de sus titulares para participar en una exposición sobre la iconografía de Jesús Nazareno. Este variopinto tercio escoltaba al primero de los tres pasos que la cofradía ponía en la calle en esta tarde: La Coronación de Espinas, obra del cordobés Francisco Romero Zafra en 2009. Este era portado por anderos de parte de las 17 restantes cofradías de Cieza, que mecían el magnífico grupo escultórico al son de la Agrupación Musical Medina Siyasa de Cieza, habitual acompañamiento musical de la cofradía. Seguía el magnífico Estandarte de la cofradía, que abría el segundo tercio del cortejo, compuesto de dos penitentes de cada una del resto de cofradías ciezanas. Este tercio multicolor, donde se combinaban capuces, verdugos, báculos y cirios, acompañaban al paso de Santa María Salomé, obra de Octavio Vicent en 1953, la cual era llevada por anderos de la otra parte de las cofradías locales. Musicalmente, la Santa estaba escoltada por la Asociación Musical “No Tenemos Prisa” de Abarán, los cuales interpretaron sobre todo patrimonio local, además de los grandes clásicos como Mater Mea o Nuestro Padre Jesús, destacando la magnífica salida del paso con “Semana Santa Ciezana”, del compositor autóctono d.José Gómez Villa.
Casi simultáneamente a la Salomé, desde la cercana Basílica de la Asunción, hacía su salida el titular: Nuestro Padre Jesús Nazareno (obra de Ignacio Pinazo Martínez en 1942) el cual ofrecía una estampa histórica al desfilar con la cruz a cuestas de noche. Como corresponde al titular, iba acompañado de un nutrido tercio de nazarenos, tanto infantiles como penitentes, de la cofradía, además de ir portado por anderos de la propia hermandad, a los que se sumaban ciertos invitados, destacando al pregonero de la Semana Santa de Cieza 2018, Tomás A. Rubio. Tras el venerado Nazareno, desfilaba una nutrida presidencia, encabezada por el reverendo d.Antonio Muñóz Catalán, párroco durante 23 años de la Asunción y Consiliario de Honor del Cabildo de Cieza; le seguían el Alcalde de la Localidad y los 18 presidentes de las Cofradías y Hermandades Ciezanas, así como el propio presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias. Cerraba todo el cortejo la Banda de Cornetas y Tambores “Ecce Homo” de Abarán, completando así la tríada de estilos musicales que se dan en la Semana Santa. 
Durante algo más de dos horas, el nutrido cortejo avanzó por las calles más céntricas y populares del trazado urbano de Cieza, las cuales estaban repletas de público local y foráneo, que agradeció con su silencio y su respeto el ágil y solemne discurrir de la Procesión. A eso de las nueve y media de la noche regresaban a la Casa-Museo los dos primeros pasos, terminando así la participación de cofradías invitadas en el desfile. Sin embargo, el tercio de la Cofradía de Jesús, continuó en la calle hasta pasadas las 10, acompañando a su titular, Nuestro Padre Jesús Nazareno, hasta la Basílica de la Asunción, donde está expuesto al culto todo el año. Es en este momento que el paso cambia de acompañamiento musical, siendo escoltado por Medina Siyasa, habitual acompañamiento musical de la Cofradía en sus desfiles de Semana Santa. En estos últimos tramos de procesión, se realiza el estreno de la marcha “María Salomé, luz en el luto”, del compositor ciezano y hermano de la cofradía Antonio Jesús Hernández. Entre vítores y aplausos entraba Nuestro Padre Jesús en el templo, tras el difícil paso por la estrecha calle de la Hoz, tradicional acceso del recorrido procesional a la Plaza Mayor, cerrando así una histórica tarde cofrade que tanto el público como los participantes disfrutaron y supieron agradecer desgranándose en halagos hacia el buen hacer de la Cofradía, la elegancia del desfile y la alta calidad del patrimonio escultórico, textil y musical expuesto durante esta histórica Procesión del 325 Aniversario de la Real Cofradía de Jesús –Nazareno- de Cieza.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte