• Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Elche sacó a las calles su Semana Santa extraordinaria

El pasado 28 de Septiembre pasará a la historia ilicitana por haber sido por unas horas una Semana Santa extraordinaria debido a la celebración del Encuentro Nacional de CCHH en la ciudad de Elche.

Las palmas al viento pregonaban la salida procesional de un Jesús triunfante que cual Domingo de Ramos entraba entre los cofrades en una ciudad en la que el oxígeno fue sustituido por el incienso como forma perfecta de respiración del corazón de los nazarenos de toda España. Al cielo, así salía el conjunto de la Conversión de la mujer Samaritana de la Iglesia de San Juan Bautista, siendo alzada por sus pilares, una gran cuadrilla de mujeres que vestían al igual que en Semana Santa con los característicos petos granates de la cofradía de la Samaritana, que poco a poco recorría las calles de la ciudad arrancando el aplauso de los asistentes. Sin duda, el palmeral de Elche es una de las señas de identidad de la ciudad, de ahí que sea tan importante la presencia de la Oración en el Huerto en el cortejo con una gran palmera natural cortada para la ocasión y que asombraba a cuantos veían pasar la carroza del paso de misterio, conocido por muchos como «el huerto», que era seguido por el misterio de la Flagelación, u soberbio grupo del conquense Marco Pérez, que hizo las delicias de muchos con el gran trabajo desarrollado por sus costaleros y la excelente banda de la corporación del Salvador.

La Esperanza ilicitana llegó pisando fuerte con su paso de palio y la magnifica banda Ciudad de Asís con repertorio realmente exquisito, siendo uno de los pasos más acompañado de la jornada en el retorno a su templo, tras esta tocaba el turno de la bellísima efigie del Nazareno, atribuido al estraburgués Nicolas de Bussy, siendo una de las joyas de la Semana Santa ilicitana más tradicional. Seguía los pasos del Nazareno la imagen de la Virgen de la Salud en su paso de estilo malagueño a hombros de sus mujeres de trono, cuyo andar y vestimenta fue alabado por gran parte del público, así como la novedosa estampa de Pasión y Merced con un misterio de la Calle de la Amargura cercano al proyecto definitivo de la hermandad, con tallas procedentes de Torrevieja, Aspe y Alicante, todo esto sumado al enorme trabajo de los costaleros. La Virgen de la Caridad, la Señora del Raval, derrochó su particular estilo de barrio por las calles de la ciudad acompañada por sus devotos, mientras el Cristo de la Reconciliación inundaba de silencio el recorrido a su paso. La bella efigie del crucificado de la sacristía de Santa María supuso un punto de inflexión y oración dentro del cortejo, ya que era el único que recorria la procesión en total silencio, sólo roto por los tambores sordos y un cuarteto de viento. Cerrando la procesión y sobre su paso de plata la Virgen del Mayor Dolor y San Juan, que ponían el colofón a una procesión extraordinaria en todos los aspectos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS

Clasicismo en el Besapiés al Señor de la Coronación de Espinas

Uno de los Besapiés de corte más clásico de Sevilla, ha tenido lugar este pasado fin de semana en la Iglesia de la...

León presenta el logo para el Encuentro Nacional de Cofradías

La Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de León ha presentado el logotipo del XXXIII Encuentro Nacional de...

Cieza ya tiene cartel de Semana Santa

El pasado sábado 16 de noviembre, en la Casa-Museo de la Semana Santa de Cieza, la Junta de Hermandades Pasionarias desvelaba a los ganadores...