Crónica: Traslado Extraordinario del Nazareno hasta la Iglesia de Santiago.

0
277
El Nazareno momentos antes de iniciar su traslado

A las 20:00 horas y con rigurosa puntualidad, sus comisarios le alzaron y le cantaron el Himno Nazareno. Justo después el Nazareno comenzaba sus «vacaciones forzosas».

El Rey Nazareno salía de nuevo a las calles, y sus fieles no fallaron, tanto en filas como desde fuera, la participación fue inmensa. El Nazareno estaba en la calle, y esta vez sin banda, sólo con música de capilla (algo insólito en los últimos años). Lo que nunca perdió fue su tan característico andar, pausado y majestuoso el Nazareno avanzaba por las estrechas calles de los aledaños de la Iglesia de Jesús, calles que casi sin quererlo la cofradía a redescubierto para la Semana Santa vallisoletana, pues en la actualidad ninguna cofradía las transita. Uno de los momentos complicados se vivió cuando el Señor pasaba por la calle Correos, en la cual un andamio y el cartel de un restaurante hicieron que sus comisarios tuviesen que efectuar una maniobra para esquivar estos obstáculos, maniobra que sus comisarios efectuaron sin ninguna dificultad.

El Nazareno lucía un discreto pero apropiado exorno floral compuesto por claveles en su mayor parte

Instantes después viró hacia la Plaza Mayor y el silencio, sólo interrumpido por un grupo de Marzas, era palpable entre el pueblo fiel. El Señor de Pucela avanzaba por la calle Santiago; se acercaba el momento…

Nuestro Padre Jesús Nazareno con la Plaza Mayor de fondo

Y cuando se adentró en el atrio de Santiago, una multitud de feligreses le esperaban para despedirse del Señor. Y Él se despidió como mejor sabe hacer, con una de las entradas más ajustadas que se recuerdan, entrada que no por ajustada dejó de ser elegante, con sus comisarios meciéndole en sus brazos como si de un niño se tratase. Escena que se repetirá el Sábado 2 de marzo sobre las 18:30 en su Traslado de vuelta a casa.