miércoles, 29 junio 2022
Booking.com

Un nuevo itinerario de austeridad y belleza en la Madrugada abulense

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,965SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

La Hermandad del Santísimo Cristo de las Batallas es la protagonista en la Madrugada de Miércoles a Jueves Santo en la capital abulense. La talla antigua de esta advocación, que procesiona esa noche, fechada en 1450 y que procede del taller del florentino Lucca della Robbia, estaba incluida en la dote de boda de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, quienes lo portaban en sus Batallas. La última de ellas, la Toma de Granada de 1492.

El Santísimo Cristo, realizado en terracota y rematado en blanco originariamente (lo que permitió deducir su autoría, aunque después se analizó que la hechura guardaba en su interior la inscripción de su autor), es un busto de unos 60 cm de un Nazareno, con la Cruz a cuestas, hoy día policromado y dispuesto bajo un baldaquino cupulado dorado del S.XVIII.

Talla histórica del Santísimo Cristo de las Batallas aguardando el inicio de la Procesión de la Madrugada en el Convento de Mosén Rubí. Portó en las columnas del baldaquino dos crespones negros, en recuerdo a los fallecidos por la pandemia.

Su peculiaridad y devoción hacen de Su noche un momento mágico en Ávila. Hasta dicen que durante la Procesión le cambia la mirada: pasa de tener en Sus ojos un color verdoso a llenarse de un azul cielo brillante.

Su hora es las dos de la madrugada del recién entrado Jueves Santo. Sale de Su refugio en Mosén Rubí, y se presenta ante abulenses y foráneos, ya que normalmente no está al Culto, siendo custodiado por las Madres Dominicas del Convento, y residiendo en el Coro del mismo.

A la hora prevista del pasado Jueves Santo, la Cruz roja de Santiago se alzaba en el jardín de Mosén Rubí. La novedad en esta edición tenía que ver con el itinerario a seguir, que comenzaba a discurrir por la calle Bracamonte, en vez de cruzar el Arco del Mariscal para salir a la Ronda Vieja de la Muralla, como solía hacer. Las altas horas de la noche y el frío de Ávila inclinaron a la Hermandad a optar por un recorrido mucho más recogido, lleno de belleza e intimidad. Las antorchas, que caracterizan este cortejo, y los nazarenos de negro con cordón rojo al cuello, como el Maestro, empezaban a recorrer el empedrado.

Salida de la talla antigua del Santísimo Cristo de las Batallas de Mosén Rubí.

El frío, aunque esta vez no excesivo, de la noche, era compensado con la calurosa devoción y el silencio que llenaba Ávila entera. Los tambores destemplados y el cornetín marcaban el ritmo, pausado y marcial. Sonaba la esquila. Los 24 anderos elevaban al Santísimo Cristo para cruzar la puerta del Convento e incorporarse a la Procesión. Esto sucedía al llegar las dos y cuarto de esa devota Madrugada.

El Santísimo Cristo, que antaño recibía el canto de una sentida saeta al salir a Su plaza, recorría esta noche el firme en silencio, solo roto por los tambores, las esquilas y las horquillas de los anderos. Tras Él, las autoridades municipales, con cordón rojo al cuello, y la representación de las cofradías penitenciales y la Junta de Semana Santa.

La Plaza del Mercado Chico recibía la orante comitiva. La piedra rasgada por las cruces de carga de tres hermanos que, descalzos, las portan devotamente cada año, hacía quebrar la voz de los asistentes. No había palabras para describir la que es una de las Procesiones más emotivas.

Claveles rojos protagonizaban el exorno de la talla más antigua de la Semana Santa abulense, que encaraba lentamente la calle Caballeros. La anaranjada piedra del Palacio de los Dávila era el escenario perfecto para que el cortejo discurriera, entre luces y sombras. Sonaba el cornetín, que nos recordaba a antiguas Batallas, a tiempos remotos. Historia viva en las calles.

Representantes del Ejército de Tierra y del Cuerpo de Intendencia, íntimamente ligados a la Hermandad, fundada por excombatientes de la Guerra Civil, acompañaban a las autoridades, siguiendo los pasos del Señor.

Tras recorrer la Plaza del Teniente Arévalo y la Calle Don Gerónimo, llegaba el momento más esperado por todos. El discurrir por la calle de la Muerte y la Vida. La estrechez de los muros hacía dificultoso y sentido el transitar del cortejo. Los nazarenos, con las antorchas encendidas, que bien podían ser llamas de amor vivas del Señor hacia Sus fieles, caminaban a paso lento. El humo que desprendían envolvía toda la estrecha calle de un halo místico. Los tambores nos anunciaban la llegada del Paso.

Santísimo Cristo de las Batallas (talla histórica) por primera vez en la Calle de la Muerte y la Vida.

Todas las miradas se posaban sobre la pequeña talla al girar Su rostro, encontrándose de fondo la tan conocida Cruz Vieja que preside esta sinuosa calle. Al marchar, el alma de todos los devotos quedaba encogida. Sobraban las palabras.

Su paso por la Plaza de la Catedral, pasadas las tres de la madrugada, daba a la comitiva un especial recogimiento. El Santísimo Cristo de las Batallas encaraba la calle El Tostado, para, por Lope Núñez, volver a Mosén Rubí.

Una Procesión a cuya entrada suele acudir un reducido número de asistentes. Este año, la emoción que suscitó el nuevo itinerario y el buen tiempo que acompañó invitó a muchos más fieles a despedir a Su Cristo. Cesaba el sonido del tambor, y eran solo las esquilas las que acompañaban la maniobra de los anderos para acceder a los jardines de la capilla. El silencio se tornó unánime y absoluto al acercarse el Cristo al dintel de la puerta.

Detalle de la antorcha de uno de los encapuchados con el Santísimo Cristo difuminado, detrás, abandonando la Calle de la Muerte y la Vida.

A las cuatro menos veinte minutos entraba la talla histórica de nuevo a Su refugio de Mosén Rubí. Las antorchas de los encapuchados escoltaban con devoción a la pequeña imagen. Comenzaba así un Jueves Santo de emociones y silencios, de recogimiento y de fe. De promesas y penitencia. De Señor de las Batallas.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,965SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte