domingo, 25 septiembre 2022
Booking.com

Santa Teresa visitó su Palomarcico en el Aniversario de la Descalcez en Ávila

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte

Es la sexta ocasión en la que la talla de la Santa Madre (Gregorio Fernández, h. 1632) visita el Convento de San José en Procesión Extraordinaria. Este 2022 fue debido al CDLX Aniversario de la Fundación del Convento y el Año Jubilar por el IV Centenario de su Canonización.

Engalanada en tonos rosa palo, blanco y albero, Santa Teresa de Jesús, en sus andas plateadas centenarias, aguardaba el pasado 24 de agosto su salida Procesional al filo de las seis de la tarde en la iglesia de la Santa, que el día 27 se convertirá en Basílica Menor.

Santa Teresa saliendo de su Casa Natal, portada por sus anderos, camino del Convento de San José.

Los hermanos anderos de la Sagrada Imagen, uniformados con traje oscuro y corbata en color carmelitano, con la medalla y pin que los acredita como tal, se iban disponiendo en torno a los banzos. Veinte son los encargados de portarla simultáneamente, cada uno de ellos en una posición determinada durante cada turno, distribuidos en cinco banzos. Esta ocasión se apreciaba un gran relevo generacional en ellos. Son una longeva Asociación, que junto con las hermanas camaristas constituyen el legado del extinto Real e Ilustre Patronato de Santa Teresa de Jesús.

Sonaba el órgano de La Santa interpretando el Himno Nacional, y Teresa se desplazaba hasta el dintel de la puerta. Pasados diez minutos de las seis de la tarde, cruzaban los anderos al brazo a la Santa por el atrio de su Casa Natal, hasta presentarse ante los abulenses bajo un sol de justicia.

La Banda de Música de Ávila ponía la nota musical a la Procesión Extraordinaria, encabezada por el cortejo de anderos y camaristas, y tras el Paso, por hermanos carmelitas en formación en el Cites y los Padres Carmelitas de La Santa, presidiendo el Rvdo. P. D. David Jiménez Herrero, Prior del Convento. Cerraba una representación de la Corporación Municipal y la Banda de Música.

Santa Teresa discurriendo por el casco histórico en la Procesión Extraordinaria a San José.

Encarando la Calle Madre Soledad, para visitar a las Siervas de María, y la Plaza del Corral de las Campanas, llegó Teresa a la Plaza de Pedro Dávila. Al cobijo de las piedras palaciegas abulenses, la Santa Andariega, con su Bastón de Mando de Alcaldesa Perpetua en su mano derecha, caminaba a paso firme camino de visitar su Palomarcico. El primer Monasterio de Carmelitas Descalzas del mundo, fundado por ella misma el 24 de agosto de 1562, dando inicio así a su Reforma de la Antigua Observancia de la Orden del Carmen, y volviendo a la pobreza y austeridad que insipiraron el origen de la Congregación en 1209.

Hoy ya son más de 12.000 carmelitas descalzas, 5.000 frailes y cerca de 30.000 seglares que forman la familia del Carmelo Descalzo, extendidos por todo el mundo. Los dos últimos, de vida activa, las primeras, de vida contemplativa, en clausura, divididas en las Constituciones de 1990 (clausura papal, absoluta rigidez en la Regla), y de 1991 (clausura dependiente de los padres carmelitas, cierta pluralidad en la aplicación de la Regla). El primer caso es el de San José y La Encarnación, las dos casas de Descalzas en la ciudad de la muralla.

Santa Teresa en la Plaza que lleva su nombre, tras cruzar el Arco del Alcázar.

Al llegar al Arco del Alcázar, los anderos tuvieron de nuevo que bajar al brazo, a ras del empedrado, a la Santa Andariega, para cruzarla hasta la Plaza que lleva su nombre. Tras este instante, el turno que carga habitualmente en los banzos traseros pasó a ocupar los delanteros, y viceversa. Una tradición que se está instaurando en las Extraordinarias de La Santa y que llena de fraternidad a sus anderos.

Alcanzó La Santa la Plaza del Ejército al son de las marchas procesionales, y, por la Calle Las Madres, llegó a su «pedacito de Cielo en la Tierra». Aquella tarde, la «estrella que diese de sí gran resplandor» brillaba todavía más al recibir a su Fundadora.

Talla de la Santa tras cruzar el Arco del Alcázar.

Con ímprobo esfuerzo, los anderos introdujeron, lentamente, a Teresa en San José, debido a la distinta orientación del enrejado del atrio y la columnata que precede a la puerta de la iglesia. Tan solo sobraba un centímetro a cada lado, que es el que separaba las andas del enrejado. Finalmente, pasadas las siete de la tarde La Santa se entronizaba junto al Presbiterio y comenzaban las Vísperas Solemnes.

La Santa, entronizada al lado del Presbiterio en San José, junto al enrejado del Coro de las Carmelitas.
Celebración de la Solemne Eucaristía del CDLX Aniversario Fundacional del Monasterio de San José de Ávila, germen del Carmelo Descalzo y la Reforma Teresiana.

La Solemne Eucaristía de las 20 horas en el Monasterio de San José estuvo presidida por el Emmo. y Rvdmo. Sr. Cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez, Arzobispo emérito de Valladolid, que basó su homilía en la gran hazaña de la espiritualidad que supuso la Reforma Teresiana, y el testigo recogido por sus hijas y hoy vivido por las catorce hermanas que residen tras sus muros, herederas de las cuatro primeras novicias descalzas que tomaron el hábito en este Convento hace 460 años.

Salida de Santa Teresa del Monasterio de San José, en la Procesión Extraordinaria de regreso a su Casa Natal.
Santa Teresa frente a las ventanas enrejadas de la clausura, despidiéndose de sus hijas, las carmelitas descalzas de San José.

Tras la Santa Misa, Santa Teresa volvió a cruzar el dintel de San José, y se situó frente a la fachada del Convento, para que las carmelitas pudieran despedirse de ella desde el enrejado del pasillo que comunica el claustro con las dependencias de la huerta, y que está abierto a la iglesia.

Tras la despedida de la Madre y sus hijas, Santa Teresa se encaminó por la Calle Duque de Alba para, haciendo el recorrido inverso al de la ida, regresar, mientras caía la noche, a su Casa Natal. Una visita extraordinaria y de rigor que conmemora y celebra 460 años de Descalcez en este Año Jubilar.

La Santa, de regreso en Procesión hasta su Casa Natal, pasando junto a la parroquia de San Pedro Apóstol. Todas las imágenes del artículo son de la autoría de Gonzalo González de Vega y Pomar.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte