Santa Teresa de Jesús, Mujer Excepcional

0
136

El pasado 27 de Septiembre se cumplió el L Aniversario de la Proclamación de Santa Teresa de Jesús como Primera Doctora de la Iglesia.

Sin hay una palabra que define a la perfección a figura de Santa Teresa de Jesús es sin duda la de ÚNICA. Una mujer adelantada a su tiempo, que logró lo algo inalcanzable para su tiempo. Religiosa de Fe firme, Reformadora del Carmelo, Incansable Andariega que recorrió los pueblos de España fundando sus queridos «Palomarcitos». Soberbia escritora que nos ayudaría a comprender, a trasmitir y enseñar lo que es la Mística. Patrona de Ávila y Co-Patrona de España junto al Apóstol Santiago y la Inmaculada Concepción.

Podríamos emplear infinidad de adjetivos que pudieran describir la grandeza de esta Gran Santa. Pero hay uno de ellos que engloba todos ellos: MUJER EXCEPCIONAL.

De esta forma calificaría a Santa Teresa el Santo Papa Pablo VI. Y lo haría en una jornada que pasaría para siempre a la historia, el 27 de Septiembre de 1970. Ese día la Basílica de San Pedro acogía el justo reconocimiento a una vida de Fe, de sabiduría y de entrega al Señor. Ese día se reconocía de manera oficial lo que desde hacia siglos los fieles de todo el mundo ya consideraban una realidad: Santa Teresa de Jesús era Doctora de la Iglesia.

Un nombramiento que marcaría un hito para siempre en la historia de la Iglesia, siendo la primera mujer en recibir esta distinción. A Santa Teresa se uniría Santa Catalina de Siena,(una semana después de Santa Teresa), Santa Teresa del Niño Jesús (1997) y Santa Hildegarda de Bingen (2012).

Al igual que haría en su vida, Teresa abrió camino para reconocer la capital capital importancia de la Mujer en la Iglesia. Un reconocimiento único para una Mujer de Excepción.

En este 2020 en todo el mundo se conmemora el L Aniversario de aquel extraordinario hito. Un acontecimiento que se está viviendo de manera especial en la Cuna que vio nacer hace más de 500 años a Santa Teresa: la ciudad de Ávila.

Y que mejor forma que celebrar una distinción de tal calibre que la de la celebración de un Congreso Internacional sobre su figura. Bajo el titulo de «Mujer excepcional. Cincuenta años del Doctorado de Santa Teresa», la Diócesis de Ávila, la Orden del Carmelo y la Universidad Católica de Ávila se unen para honrar a la Santa Abulense. Una cita internacional que se celebrará entre el 12 al 15 de abril de 2021, pero que tuvo su punto de partida el pasado 27 de Septiembre (día del L Aniversario del Doctorado).

En la mañana de ese día tuvo lugar en la Iglesia-Casa Natal de la Santa la inauguración de una placa conmemorativa de la efeméride. Una insignia que fue inaugurada por el Padre D. David Jiménez, Prior del Convento de la Santa, contando con la presencia del Alcalde de Ávila y de varios ediles del Ayuntamiento. Allí en su Casa, Santa Teresa recibía el cariño de los abulenses en un bello altar elaborado para la ocasión. En él se podía contemplar una copia del Documento de Proclamación de Santa Teresa como Doctora de la Iglesia y el birrete académico que lo representa. Junto al altar se encontraba también el bello estandarte de Santa Teresa.

Ya por la tarde a las 16h en la S.A.I. Catedral, comenzaba la sesión inaugural del Congreso. Tras las intervenciones de Mons. D. José María Gil Tamayo (Obispo de Ávila), Dña. Lydia Jiménez (Presidenta del Consejo Directivo de la Universidad Católica de Ávila y directora de las Cruzadas de Santa María), el Padre David Jiménez (Prior del Convento de la Santa )y D. Jorge Zazo (Vicario de Acción Pastoral de la Diócesis de Ávila), tuvo lugar la conferencia inaugural del Congreso. Una interesante primera ponencia impartida por el Doctor D. Juan Antonio Marcos bajo el titulo «Teresa de Jesús: un verbo irregular (¿Por qué sigue cautivándonos?.

Como broche de oro de esta jornada, tuvo lugar la Solemne Eucaristía. Una bella y emotiva Celebración presidida por el Sr. Obispo de Ávila, contando también con la presencia del Cardenal D. Antonio María Rouco Varela (Arzobispo Emérito de Madrid ), de Mons. D. Jesús García Burillo (Obispo Emérito de Ávila y Administrador Diocesano de Ciudad Rodrigo) y de Sacerdotes de la Diócesis de Ávila.

Una Eucaristía en la que Santa Teresa, ataviada como Doctora de la Iglesia, actuó como testigo de excepción.