jueves, 18 agosto 2022
Booking.com

Las Hermanas Clarisas honran a su Santa Fundadora

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

El pasado Domingo comenzaba el Solemne Triduo en honor a Santa Clara, ofrecido por la Comunidad de Hermanas Clarisas.

Si hay una persona fundamental que aún hoy sigue siendo el espíritu que guía a las Hermanas Clarisas, es sin duda Santa Clara de Asís.

Chiara Scifi (su nombre real), nació en Asís el 16 de Julio de 1194 en una familia nobiliaria de la ciudad Italiana. Clara era la mayor de los cinco hijos de Favorino di Scifi y Ortelana.

La Madre de Clara profesaba una Fe muy pronfunda, devoción que le trasmitiría a su hija. A los 18 Años, Clara que ya conocía la gran labor que había comenzado San Francisco de Asís, decide dedicar su vida al Señor y a ayudar a los más necesitados. La historia cuenta que Santa Clara abandonó su casa y se dirigió a la Porciúncula donde vivía San Francisco, tomando el hábito de la Orden Franciscana.

Junto al Santo fundaría la llamada Segunda Orden Franciscana conocida popularmente como «las Clarisas´´. Una Comunidad que se consagró siguiendo el ejemplo de humildad y austeridad franciscana. Tras pasar por diferentes cenobios San Francisco encomendaría a Clara y a sus hermanas clarisas la custodia del Monasterio de San Damián (iglesia reconstruida por el Santo donde recibiría la revelación del Crucifijo).

Santa Clara fue la primera mujer y la única que escribió una regla para la vida religiosa, elaborada exclusivamente para mujeres. Una regulación que fue aprobada el 9 de Agosto de 1253 mediante una bula Papal. Dos días después, el 11 de Agosto de ese mismo año, Clara partiría a la Casa del Padre y según cuentan las crónicas, con el libro de Reglas entre sus brazos. El 15 de Agosto de 1255, Santa Clara fue canonizada por el Papa Alejandro IV.

Desde entonces el espíritu de Santa Clara ha perdurado a través de la historia, gracias a las Hermanas Clarisas.

Una Comunidad que desde hace siglos, ha estado muy presente en nuestra ciudad de Ávila. Los orígenes abulenses de la Comunidad de Santa Clara nacen en el siglo XVI cuando Fernán Núñez de Arnalte, (tesorero de los Reyes Católicos) y Dña. María Dávila adquirían una villa propiedad de los Reyes. Debido a la gran cantidad de encina conocida como Gordilla que había en el lugar, las Hermanas que se instalaron en el lugar fueron conocidas cariñosamente como las Gordillas. Tras la muerte de D. Fernán, Dña. María fue desposada con D. Fernando de Acuña, siendo enviados como Virreyes a Sicilia.

Tras la muerte de su segundo marido Dña. María, heredera de todos sus bienes, decide destinar su Patrimonio a construir un nuevo Cenobio. Este Convento sería ocupado por la Orden de Santa Clara. La Bula para la Fundación de este Convento fue obtenida el 18 de de Marzo de 1503, firmada por el Papa Alejandro VI. Hasta la construcción del nuevo monasterio la Comunidad ocupó unas casas cedidas por D. Diego del Águila. Dña. María Dávila, fundadora del Convento, fallecería el 21 de Septiembre de 1511.

La Comunidad de las Clarisas tomaría posesión del nuevo Convento el 25 de Julio de 1557, Solemnidad de Santiago Apóstol. A medida que pasaban los años, la Comunidad y el Convento fueron creciendo. Tal llegó a ser su importancia que en aquella epoca había un dicho popular que decía «Conventos hay en Castilla: Tordesillas, Madrigal y las Gordillas´´. Este Cenobio estuvo muy involucrado en la sociedad abulense de la época. Un lugar muy especial muy relacionado también con la figura de la gran Santa y Mística abulense: Santa Teresa de Jesús. Y es que será en la Iglesia del Convento cuando en la Solemnidad de Santa Clara, a Santa Teresa se le aparecerá la propia Santa.

Así lo narraba la propia Santa en el capítulo 33 del Libro de su vida:

«El día de Santa Clara, yendo a comulgar, se me apareció con mucha hermosura. Díjome que me esforzase y fuese adelante en lo comenzado, que ella me ayudaría. Yo la tomé gran devoción, y ha salido tan verdad, que un monasterio de monjas de su Orden que está cerca de éste (40), nos ayuda a sustentar (….)´´

El Convento de las Clarisas está muy próximo al Monasterio de San José, (1ª Fundación de Santa Teresa).

Al Cenobio de las Madres Clarisas se le siguió conociendo cariñosamente como el Convento de las Gordillas. La Comunidad Clarisa permaneció en este lugar durante 467 años, hasta el año 1971 cuando decidieron abandonar el Convento. Esta decisión según cuentan las propias Hermanas, estuvo motivada por la dificultad para poder conservar tan amplio edificio y de las complicaciones de poder adaptarlo a las nuevas necesidades de la Comunidad.

El día 20 de Diciembre las Hermanas Clarisas se instalaron en el nuevo Convento (de nueva construcción). Junto a ellas trasladaron gran parte del patrimonio que atesoraban en el Convento, pero había un elemento que guardaba un valor muy especial para las hermanas: Dña. María Dávila. El magnifico sepulcro (elaborado por el genial escultor Vasco de la Zarza), con los restos mortales de la Fundadora del Cenobio se trasladaba con ellas. Dña. María había estado siempre con ellas, y ellas seguiría velando y rezando frente a su sepulcro por el eterno descanso de su alma.

Sepulcro de Dña. María Dávila, obra de Vasco de la Zarza, que se encuentra en la Iglesia del actual Convento de las Hermanas Clarisas.

Tras el traslado de las Hermanas Clarisas al nuevo Convento, comenzó el profundo declive de las Gordillas. Hoy de aquel glorioso monumento apenas queda el recuerdo de lo que un día fue, encontrándose el Convento en un desolador estado de ruina.

Por fortuna la Iglesia de Santa María de Jesús se mantiene en un buen estado de conservación. En esta Iglesia, Templo perteneciente a la Parroquia del Inmaculado Corazón de María, se encuentra enclavada la Hermandad de Nazarenos de Jesús Redentor ante Caifás y Ntra. Sra. de la Estrella. En su interior se encuentran expuestas al culto ambas Imágenes, situándose la Virgen de la Estrella en la misma hornacina que ocupó hasta hace unos años el Sepulcro de Dña. María Dávila. De este Templo parte también la tarde del Martes Santo, la Estación de Penitencia de dicha Entidad.

En el nuevo Convento que lleva también por advocación Santa María de Jesús, se desarrolló desde el pasado día 9 el Triduo en honor a Santa Clara de Asís. Durante los tres días, las Solemnes Eucaristías de las 19h, estuvieron presididas por los Padres Franciscanos del Convento de San Antonio de Padua.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,984SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte