domingo, 28 noviembre 2021
Booking.com

Devoción en torno a Santo Domingo

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte

El pasado Sábado los Padres Dominicos honraron a su Santo Patrón y Titular con una Solemne Eucaristía en su honor, y que estuvo presidida por el Excmo. Sr. Obispo.

El Real Monasterio de Santo Tomás, cenobio Dominico fundado por los Reyes Católicos, celebró el día 8 de Agosto la Festividad de Santo Domingo de Guzmán.

Santo Burgalés nacido en Caleruega el 8 de Agosto de 1170. Hijo de D. Félix Núñez de Guzmán y la Beata Juana de Aza. A los catorce años se trasladó a Palencia donde estudiaría diversas disciplinas.

En el año 1190 se convirtió en canónigo de la Catedral de Osma. Desde muy joven Domingo se caracterizó por su deseo de ayudar a los más necesitados. Acompañando a su Obispo, Domingo se trasladó hacia el sur de Francia donde pudo vislumbrar una gran cantidad de herejes. Es entonces cuando Domingo se encarga de formar a diversos predicadores, para que le ayudaran en su proyecto evangelizador. Tal es la cantidad de personas que necesitaban conocer el Evangelio que Santo Domingo creyó oportuno fundar una nueva Orden Monástica: la Orden de Predicadores.

Aprovechando la estancia en Roma acompañando a su Obispo, Domingo le planteó su propuesta al Papa Inocencio III. El Pontífice en un primer momento se mostró dudoso, pero esa misma noche tuvo una visión en la que la Iglesia se estaba tambaleando y aparecían dos hombres que las sostenían: Santo Domingo y San Francisco. Esta visión la tuvo también Santo Domingo, donde se veía que la Virgen le señalaba a él y a otro hombre vestido con harapos para que cuidaran de la Iglesia. Domingo no sabía quién era ese hombre, pero al día siguiente se lo encontraría en una Iglesia. Ese hombre es San Francisco de Asís. Es entonces cuando pronunció la bella frase de

«Los dos tenemos que trabajar muy unidos, para conseguir el reino de Dios´´

En ese momento nacería una bella amistad entre los Santos y las Ordenes que estos fundaron, que se plasmaría en el abrazo de sus dos fundadores. Una escena que queda reflejada en una de las bellas obras que acoge el cenobio Dominico: el abrazo de San Francisco y Santo Domingo. Impresionante obra realizada por el genial imaginero Luis Salvador Carmona.

Desde ese momento y como homenaje a la gran amistad y admiración que unía a sus dos Fundadores, ambas comunidades llevan a cabo una bella costumbre. El día 8 de Agosto, Festividad de Santo Domingo, los Padres Franciscanos presiden la Solemne Eucaristía en honor a Santo Domingo. Será el 4 de Octubre, Festividad de San Francisco de Asís, son los Padres Dominicos los que presiden la Solemne Eucaristía en honor al Santo de Asís.

En Agosto de 1216 nacería por fin la Orden de los Predicadores. Una Orden que esta también muy ligada al rezo del Santo Rosario. Cuenta la historia que la Virgen María le enseñó a Santo Domingo a rezar el Rosario y este se encargó de difundir su devoción. Santo Domingo falleció en Bolonia el día 6 de Agosto de 1221.

La figura de Santo Domingo está íntimamente ligada a la Casa Real Española desde el siglo XVII. Será en el año 1605 cuando el rey Felipe III ordenó el traslado de la pila Bautismal de Santo Domingo desde la Iglesia de Caleruega hasta la ciudad de Valladolid. En la Capital Vallisoletana su hijo el Príncipe Felipe (futuro rey Felipe IV) sería bautizado en el bello Convento Dominico de San Pablo.

Desde ese momento la pila nunca volverá a Caleruega siendo trasladada a Madrid. A partir de entonces los príncipes, infantes y hasta un Rey (el Rey Alfonso XIII) han sido bautizados en esta pila. Una pila Bautismal que se sigue empleando en la actualidad para todos los bautizos regios.

El legado de Santo Domingo está muy vivo también en nuestra Ciudad, gracias a las Madres Dominicas de Mosén Rubí y a los Padres Dominicos de Santo Tomás. Es en este último cenobio donde el pasado 8 de Agosto tuvo lugar una celebración muy emotiva y especial.

Presidida por el Excmo. y Rvdo. Sr. Obispo de Ávila D. José María Gil Tamayo, la Solemne Eucaristía fue concelebrada por la Comunidad Dominica así como por sacerdotes pertenecientes a otras Congregaciones Religiosas de nuestra ciudad: los Padres Carmelitas de la Santa, los Padres Paules de la Milagrosa y los Padres Franciscanos de San Antonio.

Siguiendo todas las medidas higiénicas y de capacidad, el bello Templo estuvo repleto de fieles que acudieron a venerar a Santo Domingo de Guzmán.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
466SuscriptoresSuscribirte