domingo, 25 septiembre 2022
Booking.com

Ávila se llenó de Consuelo en una solemnidad radiante de la Asunción

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte

Este 2022 está suponiendo la recuperación de todas las procesiones anuales que Ávila dedica a sus devociones principales. Al llegar agosto es turno de una de las últimas en volver a las calles: Nuestra Señora del Consuelo, del barrio de San Esteban.

Sus cultos comenzaron el pasado 10 de agosto, festividad de San Lorenzo, con el primer día de Quinario y la Procesión de las Antorchas, en la que una de las tallas dedicadas a esta advocación y albergadas en la ermita recorre la barriada hasta el arco del Río Adaja rezando el Santo Rosario acompañada de fieles portando velas encendidas.

Ya el día 12 de agosto se celebraba la Ofrenda Floral a Nuestra Señora. El ocio cultural y religioso del barrio daba paso a la Función Principal del día 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, que comenzaba con la Santa Misa a las 9:30 horas en la ermita de San Esteban, presidida por el Consiliario, el M. Iltre. Sr. D. Óscar Robledo Merino.

Una hora más tarde, pasadas las 10:30 horas, partía la Procesión de la pequeña ermita, encabezada por las dulzainas y coheteros, y, como es tradicional, por los Estandartes de las cofradías de Gloria de la ciudad, así como de dos penitenciales del barrio, la Cofradía de Afligidos y la Hermandad de la Esperanza. Primero sería el turno de que Nuestra Señora visitase a la Patrona en su Año Jubilar, en la iglesia de la Santa (que será consagrada el próximo día 27 como Basílica Menor), para encarar posteriormente la Calle Vallespín y acudir a visitar al Cuerpo de Intendencia en el Palacio de Polentinos, Archivo General Militar. Tras la ofrenda floral, prosiguió la Virgen del Consuelo, con su tradicional ráfaga plateada y manto de raso bordado verde, calle arriba en busca del Mercado Chico.

Nuestra Señora del Consuelo, con saya bordada y manto de raso verde bordado, escoltada por ángeles y con su tradicional ráfaga, pasando por el Palacio de Polentinos en la Calle Vallespín.

Al llegar a la Plaza del Mercado Chico, todos los mozos de la Peña de San Esteban rodearon las andas plateadas de la Virgen para cruzarla por Su Arco, que comunica la citada Calle Vallespín con la antigua Plaza de la Victoria, el centro neurálgico de la urbe medieval. Una traca de cohetes recibía a la Virgen en la Plaza.

Nuestra Señora del Consuelo cruzando el Arco que lleva Su nombre para acceder a la Plaza del Mercado Chico.

Era el momento de la visita a la Corporación Municipal, que hizo entrega a la Cofradía de un ramo de flores como ofrenda en este día. Las autoridades, devotas de María Santísima, recibieron a la entidad antes de continuar.

Nuestra Señora del Consuelo, arropada por Sus mozos, en la Plaza del Mercado Chico. Al fondo, la torre de la iglesia de San Juan.

Por la Calle Reyes Católicos ascendió el cortejo a la Plaza de la Catedral, al son de dulzaina y tamboril. Cruzando el Arco del Peso de la Harina, Nuestra Señora se encaminó por la Calle Los Leales hasta la Plaza Italia, buscando el Convento de San José «Las Madres» al que tradicionalmente visita cada año.

Nuestra Señora del Consuelo cruzando la Plaza de la Catedral.

Por la Calle Duque de Alba el cortejo se detuvo a presentar a la Virgen ante las Madres Adoratrices que dirigen el Colegio Nuestra Señora de las Nieves. Ya en el Convento de San José, la Virgen fue recibida desde el Coro por las carmelitas descalzas a través de la tupida reja que las separa del mundo. A esta Comunidad de carmelitas se les unió el pasado 25 de julio una nueva hermana, contando 14 el Convento en la actualidad. Los cantos de las hermanas dieron una gran solemnidad a esta mañana de la Asunción.

Volviendo tras sus pasos, en un recorrido poco habitual para esta Procesión, un tanto precipitado e improvisado debido a las obras del pavimento de la Plaza de Santa Teresa, Nuestra Señora del Consuelo regresó al primer templo, para, por la Calle Alemania y la Plaza del Teniente Arévalo, llegar a la Plaza del Corral de las Campanas camino de la iglesia de San Juan.

Nuestra Señora del Consuelo saliendo del Convento de San José, primera fundación de Santa Teresa de Jesús.

Al filo de la una menos cuarto de la tarde, a sones del himno nacional interpretado por las dulzainas, Nuestra Señora del Consuelo accedía a la iglesia de San Juan para visitar a Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora de la Esperanza, concluyendo así la Procesión de la mañana y aguardando hasta la tarde, cuando, pasadas las cinco, acudió a visitar a la Hermandad del Santísimo Cristo de las Batallas y a las Dominicias de Mosén Rubí, para encaminarse de nuevo a su barrio de San Esteban. Un día radiante de la Asunción que nos anuncia el ocaso del verano, que culminará con la Transverberación y la Exaltación de la Cruz en el calendario cofrade abulense.

Nuestra Señora del Consuelo en la Plaza Italia, regresando del Convento de San José.
Nuestra Señora del Consuelo entronizada en la iglesia de San Juan Bautista, a la espera de reanudarse la Procesión por la tarde.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,021SeguidoresSeguir
490SuscriptoresSuscribirte