Atípica Solemnidad de San Pedro Apóstol en Ávila

0
408

El Templo Románico de San Pedro acogió el Solemne Triduo y la Solemnidad del Primer Papa, cuya Procesión tuvo que suspenderse por la Pandemia.

Como cada 29 de Junio, la Iglesia Universal celebra con gozo la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Una fecha marcada en nuestro Calendario Litúrgico que recuerda a dos de los más importantes testigos y mensajeros de la Fe. Dos historias, dos vidas diferentes que el Señor hizo que se cruzaran, para dar dos de los más bellos testimonios y ejemplos de entrega en defensa del Evangelio.

San Pedro Apóstol, el Primer Papa

Simón Pedro (conocido también como el «Príncipe de los Apóstoles´´), es uno de los Doce Apóstoles elegidos por Jesús para que le acompañaran. Su origen humilde como Pescador, hizo que al principio San Pedro no quisiera acompañar al Señor en su misión, al considerarse indigno de acompañar al Mesías. Ante esto, el propio Jesús le diría que Él «le haría Pescador de Hombres´´, para llevar su Mensaje por todo el Mundo. De hecho sería a Pedro a quién Jesús encomendó la misión de ser la piedra sobre la que se construiría la Iglesia, siendo por ello conocido también como ``el Primer Papa´´.

San Pedro es también protagonista de varios de los episodios evangélicos más destacados de la Semana Santa. En la noche de la Ultima Cena, Pedro le diría al Señor que estaba dispuesto a dar la vida por Él. A esto el Señor le contestaría la profecía de que «antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces´´. Este presagio se cumpliría poco después de que Jesús fuera apresado, lo que provocó que San Pedro, al darse cuenta de su traición, llorara amargamente.

El final de los días de San Pedro tuvo lugar en la Ciudad Eterna: Roma. Allí un 29 de Junio, San Pedro fue crucificado. Cuenta el relato evangélico, que San Pedro, considerándose indigno de morir de la misma forma que su Señor, pidió que fuera crucificado boca abajo. Sus restos fueron enterrados en la Colina Vaticana, donde actualmente se levanta la Basílica de San Pedro, en la Ciudad-Estado del Vaticano.

San Pablo, «el Apóstol de los Gentiles´´

Años más tarde, también un día 29 de Junio, en la ciudad de Roma sufriría el martirío otro Santo, el llamado «Apóstol de los Gentiles´´.

Pablo de Tarso. Nacido como Saulo, San Pablo fue en sus primeros años uno de los mayores perseguidores del Cristianismo en sus primeros años. Cuenta la historia que un día cerca de Damasco, Saulo escuchó una voz desde el cielo que le decía «Saulo, ¿por qué me persigues ?´´. Saulo, incrédulo ante lo que estaba escuchando preguntó «¿Quién eres?´´. Ante esto la voz le siguió hablando diciéndole «Soy Jesús de Nazaret a quién persigues´´. Saulo calló entonces del caballo cegado. A su llegada a Damasco, una vez que había realizado lo que el Señor le había indicado, recobró la vista. Es en este momento cuando en el interior de Saulo nace el testimonio de Dios, bautizándose y cambiando su nombre de Saulo a Pablo.

Ejemplo de su incansable papel evangelizador aparece fielmente representado a través de sus múltiples escritos, dirigidos a diferentes pueblos: Tesalonicenses, Corintios, Cretenses, etc. Su predicación incansable le llevo a visitar diferentes ciudades de la antigüedad, siendo su último viaje a Roma, donde conocería a San Pedro. En la Ciudad Eterna, bajo el mandato de Nerón, San Pablo fue decapitado por defender la Fe Cristiana. Sus restos fueron enterrados en la Via Laurentina, donde hoy se levanta la Basílica de San Pablo Extramuros. A pesar de que no conocer personalmente al Señor, San Pablo es sin lugar a dudas uno de los mejores evangelizadores de su Mensaje.

La Solemnidad de San Pedro y San Pablo en Ávila

En Ávila la Festividad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, se realiza desde tiempo inmemorial. Una Solemnidad que en nuestra ciudad se celebra de manera especial en la Parroquia de San Pedro, que tiene como Patrón y Titular al Príncipe de los Apóstoles.

Como consecuencia de la Pandemia que nos asola, este año no se ha podido revivir una de las bellas tradiciones de esta Jornada: el encuentro en la Ermita de las Vacas de San Pedro Apóstol y Ntra. Sra. de las Vacas Coronada. Un emotivo encuentro en el qué el Primer Papa se encuentra se reencuentra con la Madre del Señor. Tras finalizar este acto, San Pedro retorna de nuevo a su Iglesia portado por los Mozos de las Vacas.

Pero a pesar de esta circunstancia, tanto el Triduo preparatorio como la Solemnidad (organizados por la Parroquia y la Cofradía del Santo), han contado con la presencia de numerosos fieles. Un templo, la magnifica Iglesia Románica de San Pedro que siguiendo las medidas de aforo, seguridad e higiene, acogía durante estos días las celebraciones en honor a San Pedro Apóstol.

Una devoción que se hizo más patente si cabe el día 29 de Junio, en la Solemne Eucaristía en honor a San Pedro, presidida por D. Oscar Robledo Merino (Párroco de San Pedro).