Villacañas acude a la llamada del Padre

0
478

Un goteo incesante de devotos acudió durante todo el día de ayer viernes a la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción de Villacañas (Toledo) para participar en el solemne besapiés a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno como es tradicional cada primer viernes del mes de marzo en la localidad. El Señor que tallara el imaginero madrileño Tomás Parés en el año 1943 recibió a todos sus fieles situado cerca del altar mayor de la Iglesia y con la túnica que viste durante todo el año cuando se encuentra en la capilla del Santísimo Cristo de la Viga.

Aunque la imagen estuvo expuesta en solemne besapiés desde el jueves, cuando se realizó el funeral por los hermanos difuntos de la Cofradía, ha sido el viernes el día que ha recibido más visitas de todas las personas que han querido acercarse a venerarlo en un besapiés que, a diferencia de otros que han tenido que ser suspendidos por la amenaza del contagio del coronavirus, sí ha podido celebrarse.

No obstante, desde la hermandad se han tomado medidas preventivas y se han facilitado unas toallitas higiénicas para sanear las manos de todos los devotos. “La actualidad marca las tradiciones y este año la mayoría de la gente se acercaba con el mismo cariño a la imagen, pero no la besaba” ha explicado el tesorero de la hermandad, Ángel Novillo Sánchez de Pedro.

Además, en la Ermita de la Virgen de la Concepción ha tenido lugar el besapiés a otra de las imágenes más queridas de esta cofradía, la de Jesús de Medinaceli, que procesiona cada Miércoles Santo junto a su madre, María Santísima del Dulce Nombre y Esperanza, y que durante todo el día también ha recibido las visitas de numerosos feligreses que han querido acercarse a su ermita a rendirle honores. Desde este templo también partió a las 20:30 de la tarde un vía crucis misionero y cuaresmal preparado por las catequistas de la parroquia y presidido por la imagen del Santísimo Cristo de la Agonía.

El presidente de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Paco Rullo, ha querido destacar la devoción que tiene el pueblo de Villacañas a la imagen titular de su hermandad. Además, el presidente ha explicado que la enorme devoción que despierta se debe en gran parte a su rostro porque “la cara del Nazareno te invita a seguir tu camino porque da paz y serenidad a todo el que la mira”. Y es que como ha señalado también el tesorero, Ángel Novillo, “el rostro del Nazareno nos da un mensaje de esperanza y dulzura”, como ocurre con la imagen de la Virgen de los Dolores, otra de las tallas de Tomás Parés en la Semana Santa de Villacañas. El tesorero también ha querido remarcar el gran cariño que tiene su hermandad a la imagen de Jesús de Medinaceli, con la que procesionan en la noche del Miércoles Santo.

El presidente ha ratificado el apoyo de su cofradía a la decisión tomada el año pasado sobre el cambio de itinerario de la Procesión del Miércoles Santo, que supone que cada hermandad discurra por recorridos diferentes hasta encontrarse en la explanada de la Ermita de la Virgen de la Concepción, lugar en el que finaliza el recorrido procesional. “El año pasado el encuentro resultó extraordinario y este año vamos a repetir la fórmula”. ha explicado Paco Rullo.

La cofradía ultima ya la preparación de los días de la semana de pasión con los ensayos de sus dos bandas de tambores y de la cuadrilla de anderos, que participa en las tres grandes procesiones de Miércoles, Jueves y Viernes Santo.

Galería fotográfica.