martes, febrero 18, 2020
  • Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Pedro Caravaca: «Mi pregón será de exaltación cofrade y de sentimientos»

Pedro Caravaca (1982) cuenta ya los días que quedan para poder cumplir lo que siempre soñó desde pequeño, pregonar la Semana Santa de su pueblo, Quintanar de la Orden. El próximo 21 de marzo anunciará a todos los quintanañeros desde el púlpito de la Iglesia de Santiago de la Espada que la pasión de un pueblo está a punto de comenzar. Licenciado en Historia por la Universidad de Castilla-La Mancha, actualmente ejerce su gran pasión, la docencia, trabajando como profesor de Religión Católica en Ciudad Real y en Horcajo de los Montes.

En el ámbito cofrade, está especialmente vinculado a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la que fue costalero durante su juventud, y también a la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad. Además, está plenamente integrado en la Semana Santa de su lugar de residencia actual, Ciudad Real, donde ha participado activamente en las Hermandades del Nazareno y de la Soledad, formando parte de sus juntas de gobierno como Vocal de cultos, formación y caridad. También es costalero en la Semana Santa de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), de donde es natural su mujer. Ahora, regresará a su niñez redactado el pregón y recordando aquellas salidas procesionales de la mano de su abuelo en la Semana Santa de su pueblo natal.

¿Cómo es el momento en el que el presidente de la Junta de Cofradías, Santiago Añover, te propone ser pregonero de la Semana Santa? ¿Cómo lo recuerdas?

Fue un momento muy especial. Cuando recibí la llamada, una alegría muy grande invadió mi corazón y acepté sin pensarlo, pero cuando comencé a escribir el pregón me di cuenta del “embolado” en el que me había metido. Lo cierto es que lo estoy haciendo con mucho gusto y a la vez sintiendo la gran responsabilidad que supone. Pregonar la Semana Santa de Quintanar es un sueño cumplido.

El ser pregonero de la Semana Santa supone una gran ilusión, pero a la vez una tremenda responsabilidad. ¿Te da vértigo?

No es mi primer pregón, pero si el más especial. Siento una gran responsabilidad porque detrás de mí tengo a casi 13.000 quintanareños que sienten lo mismo que voy a intentar transmitirles. Quiero ser todos ellos a la vez en el pregón y quiero intentar emocionarles como yo me emociono en la Semana Santa desde pequeño.

Si tuvieras que elegir uno, ¿con qué pregón te quedarías de los últimos años?

La verdad es que Quintanar lleva unos años con una línea muy potente en cuanto a los pregones y todos son muy importantes, pero si tuviera que quedarme con uno, quizá me quedaría con el de Juan Ignacio porque me emocionó mucho. Creo que fue un pregón único y muy emotivo.

El año pasado Juan Ignacio López dejó el listón muy alto con un pregón que se recordará por mucho tiempo en Quintanar. ¿Cómo será el pregón de Pedro? ¿Tendrá más historia que poesía?

Quizá mi perfil de historiador hace pensar que voy a dar un pregón eminentemente histórico y expositivo, pero nada más lejos de la realidad, mi pregón será un pregón hecho desde el corazón de un cofrade de a pie del Quintanar tradicional. De aquel Quintanar que olía a potaje los Jueves y los Viernes. Quiero transmitir esa vivencia y esa fe que brota y se desborda por las calles en Semana Santa, esa ilusión de un niño que paseaba por Quintanar con su abuelo de la mano. Mi pregón será de exaltación cofrade y de sentimientos.

Eres profesor de Religión Católica, por lo que quizá aparezcan algunos rasgos de esa pasión por la docencia en tu pregón…

Siempre que me enfrento a un atril intento dejar también mi sello como profesor, por lo que puede ser que en el pregón también se deje ver un poco mi parte de magister.

Imagino que ya habrás comenzado a trabajar en él…

El pregón está a un 75%. Está pendiente de mil revisiones porque cuando componemos un pregón y lo releemos se cambian muchas palabras y expresiones. Pero en general, está bastante avanzado y espero que sea del agrado de mi pueblo.

¿Cómo se escribe un pregón?

Es muy difícil porque hay tantos pregones como personas. Cuando me enfrento al papel, primero trato de plasmar mis sentimientos, luego les voy dando forma, pero sin perder una línea de continuidad en todo lo que se dice. Pero creo que lo más importante es que todo lo que se escriba tenga veracidad, que el autor lo sienta de verdad para poder transmitirlo a la gente. Sólo de este modo captaré su atención y tocaré esa fibra sensible que cada uno tiene. Intentaré recordarles esa Semana Santa que cada uno recuerda en su memoria sin olvidar el mensaje central, que Cristo vive y que todo ha tenido sentido.

El próximo 21 de marzo vas a pronunciar el pregón en el templo parroquial. ¿Influye en la redacción del pregón el lugar de su declamación?

Rotundamente sí. Influye muchísimo. Cuando lo entono en casa y lo ensayo, me pongo mentalmente en el lugar en el que lo voy a declamar. Es una responsabilidad y un lujo. En otros lugares podría ser mucho más frío, pero en la iglesia, las imágenes te transmiten ese calor. Un templo parroquial como el de Quintanar impone e imprime un carácter a la hora de confeccionar el pregón. Además, en ese templo he sido monaguillo y guardo muchos recuerdos. En fin, todo acompaña para que el ambiente sea el adecuado para que sea una velada de esencia cofrade y de sentimiento.

¿Cuál es la devoción más especial para ti de la semana santa quintanañera? ¿Se reflejará de alguna manera en el pregón?

Cuando uno es pregonero de toda la Semana Santa, siente la responsabilidad de no hacer que destaque una devoción sobre otra. A título personal, el Nazareno es mi devoción más fuerte de siempre, por eso cuando me fui a vivir a Ciudad Real comencé a participar activamente en la hermandad de allí. Y a nivel mariano, la Soledad. Son las dos advocaciones más importantes y que han marcado muchos momentos de mi vida. Y en cuanto a cofradías, la cofradía de Santa Ana es la cofradía de toda mi familia. Mi abuelo, que es un referente para mí, fue una persona muy destacada en la organización de los eventos de la cofradía. Mi tío también está en la Junta Directiva de la Cofradía.

¿Van a tener protagonismo en el pregón todas las cofradías?

Sí. Todas las cofradías van a sentirse identificadas de un modo o de otro en el pregón. Es una de las premisas. Que sea un pregón de todo el pueblo, de toda la Semana Santa quintanañera y que todos tengan el lugar importante que ocupan en una Semana Santa que aspira a la declaración de Interés Turístico Nacional, lo que supondría el reconocimiento al trabajo que las cofradías realizan durante todo el año. Además, a nivel turístico supondría una gran afluencia de visitantes a Quintanar.

¿Habrá algún acompañamiento musical en el pregón?

En el acto intervendrá la Banda Municipal Sinfónica, pero durante la lectura del pregón no habrá ningún acompañamiento musical. Para terminar, se tocará otra pieza con una importancia capital para mí por su significado, pero eso no te lo desvelo. Lo dejamos como una sorpresa.

¿Cuál es el día que esperas con más ganas de toda la Semana Santa?

Ahora, por motivos de trabajo, paso gran parte de la Semana Santa en Ciudad Real, pero intento ir a Quintanar y al pueblo de mi mujer, Villanueva de los Infantes, donde salgo de costalero. Hay dos días muy especiales. El primero me traslada a la niñez y es el Viernes de Dolores porque es cuando todo empieza. Es un día especial porque empieza una semana de mucha emoción y sentimiento. Me gusta guardar la tradición del potaje y ese tipo de cosas porque si se pierde eso, se perderá la esencia. Otro día muy importante para mí es el Domingo de Ramos con la Procesión de la Borriquita desde la Ermita de San Sebastián, es muy emocionante. Es un recuerdo de mi niñez, iba con mi abuelo de la mano con el ramo hasta la parroquia cada Domingo de Ramos.

¿Qué es para ti la Semana Santa de Quintanar?

Para mí la Semana Santa de Quintanar es muchas cosas a la vez. Como cualquier Semana Santa, es sacar las imágenes a la calle para catequizar. Es muy importante la labor que se hace cuando uno es nazareno porque colaboramos en la tarea de catequizar. La Semana Santa de Quintanar son mis raíces y es parte de mi corazón. Partes indiscutibles de mi memoria son de Quintanar y siempre lo serán. La Semana Santa de Quintanar dejó una huella muy importante en mi corazón.

También estás integrado en la Semana Santa de Ciudad Real donde participas activamente en varias cofradías…

Sí. En Ciudad Real se me acogió desde el primer momento con los brazos abiertos y se me dio la oportunidad de participar activamente en varias cofradías. Me integré mucho en la Hermandad del Nazareno y en la de la Soledad hasta llegar a formar parte de su Junta de Gobierno. Es otra forma de entender la Semana Santa en cuanto al estilo. Lo que más me gusta es que tienen mucha vida de Hermandad a lo largo del año y eso hace que la cofradía esté viva durante todo el año. Otra cofradía de Ciudad Real en la que salgo como costalero es la del Prendimiento. Es una procesión muy bonita, es el Domingo de Ramos por la tarde, es muy alegre y lleva muchos niños.  

¿Y tu relación con la Semana Santa de Villanueva de los Infantes? ¿De dónde viene?

Yo soy un estudioso de uno de los escultores más importantes de posguerra, Antonio Illanes, que talló al Nazareno de Ciudad Real y al de Villanueva de los Infantes. Por ahí empecé a inmiscuirme en el pueblo y después conocí a mí mujer. Ahora soy costalero del Nazareno y de la Soledad de Villanueva de los Infantes.

Llevamos dos años en los que la lluvia ha truncado muchas salidas procesionales. Este año toca disfrutar de una Semana Santa tranquila…

Nos merecemos tener una Semana Santa tranquila, que podamos salir todos los días y sin amenaza de lluvia. Algunas veces hay probabilidad y no sabes lo que hacer. Ojalá pudiéramos disfrutar de todas las estaciones de penitencia esta Semana Santa y de ese derroche de devoción.

Si tuvieras que pedir al Nazareno un deseo para el próximo 21 de marzo. ¿Qué pedirías?

Mi deseo sería simplemente que toda la gente disfrute con el pregón tal y como lo estoy haciendo yo a la hora de componerlo. Ojalá consiga que toda la gente se emocione y pueda entender como siento esa Semana Santa en mi corazón. Ese es mi mayor deseo. Ojalá pueda cumplirlo y podamos establecer esa comunicación a través de nuestros corazones.

- Publicidad -

Triana le reza a su Cristo caído en Viacrucis

El Cristo de las Tres Caídas de la hermandad de la Esperanza de Tirana ya se encuentra en la Real Parroquia de Santa...

Orando en Monte-sion, besapies al Señor de la Oración en el Huerto

El pasado fin de semana del 14 al 16 de febrero la hermandad de Monte-sion ha consagrado el Besapiés al Señor de...

La Archicofradía del Rosario celebra la Candelaria

Como es tradicional, la Archicofradía del Rosario celebró la festividad de la Candelaria o presentación al templo.El acto...