sábado, 15 mayo 2021
Booking.com

La Esperanza de Villacañas regresa a casa tras su restauración

Booking.com

¡síguenos!

3,173FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,626SeguidoresSeguir
456SuscriptoresSuscribirte

La imagen de María Santísima del Dulce Nombre y Esperanza de la localidad toledana de Villacañas ya ha regresado a casa tras su restauración. Después de un año y cinco meses de espera, los devotos de la titular de la Cofradía del Santo Sepulcro ya pueden volver a contemplar la imagen mariana tras su paso por el taller del imaginero Juan José Negri Acevedo, en Lora del Río (Sevilla), donde se han llevado a cabo los trabajos de restauración de la talla, que han consistido fundamentalmente en la sustitución del busto primitivo de la imagen, realizado en barro, por un nuevo busto en madera policromada, con el que la dolorosa ha aumentado ostensiblemente su expresividad.

La restauración realizada por el escultor sevillano no ha dejado indiferente a nadie, pues el cambio que ha sufrido la imagen ha sido bastante considerable. Además de la sustitución del busto, Negri Acevedo ha procedido a modificar los hombros, el torso y ha incorporado dos articulaciones en las muñecas con el propósito de disponer de mayor flexibilidad en la colocación de los brazos de la imagen. También se ha buscado el realismo sustituyendo las tradicionales lágrimas de cristal por unas de corte más naturalista y se han mejorado los perfiles de la imagen. Las pestañas son ahora mucho más realistas, el grosor de las cejas es mayor y el cuello más esbelto. La policromía es bastante similar, ya que las manos no se han cambiado, pues ya estaban talladas en madera.

El resultado de todos estos trabajos ha sido un aumento en la expresividad de la imagen con un cambio sustancial en los ojos y en la mirada, que ahora busca más el horizonte transmitiendo una sensación de mirada perdida por el dolor de una madre que llora la muerte de su hijo.

Aunque reconoce que “no se esperaba un cambio tan brusco”, el presidente de la Cofradía del Santo Sepulcro, David Raboso, se muestra satisfecho con el trabajo realizado. “Se nota mucho el cambio, pero se ha mejorado el resultado sin perder la esencia” señala el presidente, que valora especialmente el aumento de la expresividad de la imagen y los cambios implementados en las muñecas y en el pelo, que se ha recogido en forma de moño, porque “facilitarán el trabajo del vestidor y dan un mayor volumen a la imagen”.

“Pese a que la gente de la hermandad tenía miedo a lo que se iba a encontrar, de momento el cambio está gustando mucho” explica David Raboso, que cuenta que “estaba tranquilo porque tenía la convicción de que la imagen estaba en buenas manos”.

La Virgen de la Esperanza pasó más tiempo del esperado fuera de casa, ya que estaba previsto que los trabajos estuvieran finalizados el pasado mes de febrero para que la nueva imagen pudiera estrenarse en la pasada Semana Santa. Sin embargo, la llegada de la pandemia y el posterior confinamiento, junto a la premura del imaginero por finalizar otros trabajos, retrasaron la entrega de la titular de la corporación, que ya aguarda un nuevo Miércoles Santo para poder procesionar por las calles de Villacañas.

Imágenes: Cofradía del Santo Sepulcro de Villacañas (Toledo).

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com

¡síguenos!

3,173FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,626SeguidoresSeguir
456SuscriptoresSuscribirte