La Cofradía de la Virgen de los Dolores de Villacañas clausura su 250 aniversario

0
80

La Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores de la localidad toledana de Villacañas ha clausurado el 250 aniversario de su fundación en un año extremadamente atípico debido a las consecuencias derivadas de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. Las circunstancias actuales han impedido la celebración de los actos del aniversario previstos para las fechas cercanas a Semana Santa y de la procesión extraordinaria con la imagen titular, en la que estaba prevista la participación de diferentes cofradías de la comarca en el fin de semana más cercano a la festividad de la Virgen de los Dolores, el 15 de septiembre.

El aniversario de la fundación se ha cerrado con una serie de actos sencillos y con restricciones en el aforo, con los que los hermanos han podido honrar a su advocación titular en un año tan esperado. La ceremonia principal tuvo lugar el pasado 15 de septiembre, fiesta de la Virgen de los Dolores, en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, con una eucaristía presidida por el estandarte y un cuadro de la imagen en la que se incluyó el tradicional canto de los dolores de la Virgen. Antes de la eucaristía, se realizó la meditación de los siete dolores, también en la Iglesia Parroquial.

El sábado 12 de septiembre ya se había celebrado otra eucaristía de acción de gracias por los dos siglos y medio de vida de la hermandad, fundada en 1770. Además, durante los días 12, 13 y 14 de septiembre, las puertas de la Ermita del Santísimo Cristo del Coloquio, sede canónica de la hermandad, permanecieron abiertas en distintos horarios para todos aquellos fieles que quisieron acercarse a contemplar la imagen de la dolorosa de Tomás Parés en el altar mayor del templo.

Todos estos actos se han llevado a cabo con las medidas de seguridad pertinentes y con un aforo restringido al 50% del habitual, ya que la parroquia de Villacañas se encuentra sometida a medidas especiales debido a la situación sanitaria por el coronavirus.

Foto: Parroquia de Villacañas.