viernes, 30 septiembre 2022
Booking.com

Entrevista a Chavi Luesma

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

En la cafetería La Pasión, en la calle Mayor, la Semana Santa se vive también en la barra, un lugar de conversación y de encuentro entre cofrades durante todo el año.

En esa misma cafetería se llevó a cabo la entrevista con Chavi Luesma, dueño de la Pasión y hermano de la Cofradía de Jesús atado a la Columna y de Nuestra Señora de la Fraternidad en el Mayor Dolor, y que les ofrecemos a continuación.

  • Lo primero de todo, ¿Qué es la Pasión cafetería?

Pues la Pasión cafetería, si lo resumo en pocas palabras, es un punto de encuentro cofrade. Es sin duda alguna mi forma de vida pero a la vez es mi pasión. Al fin y al cabo se juntaron ambos, el oficio que era camarero y el poder tener un bar temático dedicado a la Semana Santa en Zaragoza. Creo que era necesario en el momento que se abrió esta cafetería, puesto que en los bares donde trabaje anteriormente la afluencia de cofrades era masiva. Con lo cual yo creo que acerté con la idea.

  • ¿En qué año se inauguró la Pasión?

El 4 de diciembre de 1997.

  • Entonces, claro, se diría que eres el único bar de Zaragoza ambientado o tematizado en la Semana Santa. ¿Cómo surgió la idea de hacer algo de este tipo?

Surgió la idea por la necesidad que tenia esta ciudad de un punto de encuentro, porque aunque me repita, en los bares en los que trabajaba, la afluencia de cofrades era masiva e independientemente de que fuese más arriesgado el decorar un bar con motivos cofrades, el respeto con el que se hizo en todo momento fue exquisito. Creo que después de 25 años, me atrevo a decir que ha sido un éxito en todos los sentidos.

  • Verdaderamente se ve el gran éxito que está teniendo la cafetería en estos tiempos. ¿Cuáles dirías que son los secretos para poder mantener una cafetería así?

Que el cliente tanto si es cofrade como si no lo es, se siente en su casa y siempre se encuentra con un buen servicio y una agradable conversación, haciendo de la “Pasión” una gran familia.

  • Al principio de todo, ¿fue arriesgado para ti montar un bar de este estilo aquí?

Yo creo que más que arriesgado, fue el miedo a que tuviese rechazo, o sea, ese miedo a que pueda venir gente y no le guste. De hecho, al principio sí que hubo algún comentario desafortunado de algún cofrade, quizás ocurrió con cofrades de mayor edad, que con el paso del tiempo terminaron felicitándome puesto que valoraron tanto lo positivo de la iniciativa como el respeto de su planteamiento.

Con lo cual creo que esa parte arriesgada se pasó enseguida. En sus inicios tuvimos mucha repercusión, sobre todo con los medios de comunicación: Aragón televisión y radio, la Cope, prensa como el Periódico y Heraldo de Aragón e incluso a nivel nacional como Antena 3 noticias de Matías Prats , ayudaron en esta repercusión y le dieron más realce al establecimiento.

  • Hace un par de años hubo un cambio muy significativo en la decoración de esta cafetería. La idea de realizar ese cambio, ¿por qué surgió?

Porque con el paso de los años se estaba quedando la decoración un poco anticuada. Tengo que decir que al principio, allá por el año 97, lo único que pude conseguir fue un cuadro dedicado a cada cofradía, con unas fotos que en su momento no tenían la calidad que ahora tienen las fotos de Semana Santa. Con unos póster y carteles antiguos, un cuadro de la Virgen de la Piedad y con cuatro cosas que yo tenía de la Columna en casa, conseguimos forjar la primera decoración, que con el paso de los años fue llenándose de mas ornamentos, recibiendo regalos de los clientes haciendo que estos se sintiesen mas participes del proyecto. A pesar de ello necesitaba un cambio y así lo hicimos, incorporando orfebrería en las lámparas, poniendo unos preciosos faroles de Semana Santa en la puerta, simulando que la barra sea un paso de palio, reformando todos los cuadros y añadiendo muchos mas… con todo esto y alguna cosa más se le ha dado al bar temático una calidad mucho mayor.

  • Eso es indiscutible, desde luego. Además, dentro de nada se va a cumplir el 25 aniversario del bar, ¿hay alguna idea o actividad que nos puedas adelantar para celebrarlo?

Así es, porque además tengo muy reciente el 20 aniversario y la verdad que fue un éxito. Hubo sorteos de regalos, promociones, invitación a todo el mundo a cava, también hicimos un vídeo para las redes sociales que quedó precioso, y en general, muchas actividades con las que conseguimos fidelizar muchísimo más al cliente.

Mi idea del 25 aniversario es darle un poquito más de calidad. Tenemos la idea de hacer durante cada mes del año, a partir del 4 de diciembre de este año hasta el 4 de diciembre del 2022, varias iniciativas tanto culturales como lúdicas e incluso algún gesto solidario e intentar involucrar a las cofradías y asociaciones con las que tanto hemos compartido estos 25 años.

  • ¿Qué significa para ti ser el lugar de encuentro de todos los cofrades de la Semana Santa de Zaragoza y de todos sus aficionados?

Pues si os explico que me hicieron cofrade con cinco años, que me gusta una barbaridad la Semana Santa de toda España y sumamos el hecho de que tenga el orgullo y la responsabilidad a la vez de dar a conocer nuestra querida Semana Santa día tras día dándole una difusión mayor, me produce un sentimiento indescriptible de satisfacción.

Porque durante todos los meses del año está viva la Semana Santa. Cada vez hay más actos en las cofradías y noto que al final todo termina aquí: La gente después de haber hecho una actividad, viene aquí, la comenta, se lo pasa bien…, es el rato lúdico de esa actividad cofrade que han vivido.

Con lo cual para mí es un orgullo tremendo.

  • ¿Cuáles son los momentos en los que más bulle el ambiente en tu cafetería, a lo largo, tanto de la Cuaresma, como de la Semana Santa?

Pues sin ninguna duda, los días propios de Semana Santa. Desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, vosotros mismos lo habéis vivido, es impresionante como se viven esos días. La Cuaresma también es importante, porque hay días muy marcados. ¡Qué os voy a contar del día de Concurso de Tambores que se celebra en esta ciudad! Al final lo he tenido que sacar de esta casa por la cantidad de clientes que venían ese día. Ahora me voy a una sala, un espacio mucho más grande para poder estar todas las cofradías juntas.

La verdad es que la Cuaresma y la Semana Santa son los días que más se trabaja. Aunque hay que contar también con la festividad en honor a nuestra querida Virgen del Pilar. El día del Pilar por la mañana, en la ofrenda de flores donde todas las cofradías participan, la cantidad de clientes que viene a tomar vermú o a pasar la tarde o a tomarse unas copas es masiva; por lo tanto, también es un día muy importante para esta cafetería.

Y su ubicación también influye porque al estar cercano al “Pilar” toda festividad acaba repercutiendo en la actividad.

  • Evidentemente en este tipo de trabajo hay tanto aspectos buenos como malos, ¿Cuáles son los que destacarías de tu trabajo y cuáles son los más difíciles de sobre llevar ?

Igual es complicado, pero una de las cosas que más me gusta es hablar los 365 días del año de Semana Santa, el haber conocido a tantas personas con un sentimiento común, las nuevas amistades creadas con el paso del tiempo y todo lo vivido, hace que mi trabajo sea gratificante.

Yo creo que dificultades no hay. Igual sí, la gran dificultad de tener un negocio dedicado al ocio, es que cuando todo el mundo tiene fiesta, tú más liado estás y más trabajo tienes, pero eso es la hostelería. La hostelería si te gusta y la amas, no te queda otra.

  • Como ya hemos comentado antes, eres miembro de la Cofradía de la Columna, ¿es de ahí de donde viene tu pasión por la Semana Santa?

Sin duda. Yo de niño vivía en la calle Predicadores, al ladito del Mercado Central y mis padres nos llevaban a ver las procesiones y ante la insistencia de mis hermanos mayores para que nos hicieran cofrades, nos inscribieron en la Columna puesto que una tía nuestra ya era cofrade. Por lo tanto, sí, la pasión cofrade me viene por la Columna, aunque luego al final acabas siendo un poco de todas, no solo por el bar, que me ha llevado a conocer a muchos más cofrades y a relacionarme con mucha más gente, sino porque al final amas la Semana Santa.

  • ¿Tienes o has tenido algún tipo de responsabilidad en la cofradía a la que perteneces?

Sí, entré a formar parte de la junta de gobierno en el año 2012 como delegado de instrumentos de mi cofradía. Ahora sigo siendo de la junta, pero no como delegado de instrumentos, sino en un área que se llama “Atención al Cofrade” que se encarga de toda la parte lúdica, las convivencias, viajes, el parque de atracciones con los niños… básicamente cualquier actividad que se salga un poco de la Semana Santa. Pero quiero resaltar los ocho años que viví de delegado de instrumentos, porque habiendo tocado el bombo desde chiquitín, fue como un premio, es un sentimiento que no se puede describir.

  • Ahora en la época que hemos vivido y que vivimos de pandemia ha sido y a veces sigue siendo complicado sobre todo para la hostelería, entonces ¿Qué opinas sobre la crisis que está habiendo con la Covid-19 en cuanto a la hostelería?

Mi opinión personal es que se ha centrado demasiado el problema del contagio en la hostelería. Cierto es que es el momento en el que la gente se relaja y puede facilitar el contagio y que los expertos han acertado en cuanto a las restricciones, puesto que cada vez que actuaban bajaba la incidencia .Pero mi pregunta es la siguiente, ¿por qué subía la incidencia después de festividades como Navidad o la semana en la que hubieran sido las fiestas patronales, si había tantas restricciones sobre la hostelería? Está claro que lo que no se hacía en los bares, se hacía en casa, sin embargo la hostelería seguía sufriendo, no pudiendo trabajar y hacer frente a la mayoría de sus gastos.

También de lo malo se saca siempre la parte positiva, lo digo con emoción porque tengo la suerte de estar rodeado de una gran familia la cual se ha portado excepcionalmente en los peores momentos, en los que la incertidumbre nos quitaba horas de sueño y los nervios los aplacábamos haciendo deporte. Ojala dure esta generosidad y el hermanamiento, que en estos malos momentos que hemos vivido, han aflorado con más fuerza en la sociedad.

  • Y ahora relacionándolo con el ámbito de la Semana Santa, ¿Qué opinas sobre la Semana Santa relacionada con el Covid?

Pues yo no quiero ser pesimista, porque para todo en mi vida he sido muy optimista, pero creo que el Covid va a afectar, en parte, negativamente a la Semana Santa. Dos años sin poder celebrar ninguna procesión, dos años con las actividades mermadas, sin capítulos, sin imposiciones de hábitos… Creo que la gente que no está muy arraigada, dos años sin salir, no le va a llamar volver otra vez a la cofradía como lo hacía antes de la pandemia. Pero por contra, creo que el que sí que está más comprometido, no es que tenga ganas, es que está loco por volver a celebrar una Semana Santa como las de antes y aunque no se produzcan muchas altas de nuevos hermanos, haremos entre todos que este parón nos haga más fuertes.

  • Este es un bar que no solamente es para Zaragoza, de eso no cabe duda, sino también para toda la gente que venga de fuera de la ciudad y que sea un aficionado de la Semana Santa y le guste. Es un lugar que no se puede perder si viene a Zaragoza. Alguna experiencia o anécdota que hayas tenido con algún turista o alguna curiosidad.

Sí, la verdad es que cuando los turistas preguntan en las recepciones de los hoteles sobre algo de Semana Santa, los mandan a la cafetería y me piden consejo sobre qué iglesia pueden ver, dónde pueden ver a tal Cristo… Siendo un punto de información de la Semana Santa.

A ver si después de esta entrevista se animan en muchos sitios de España y montan un bar cofrade, porque creo que si lo hacen con cariño, con respeto, como os lo he explicado antes, conseguirán que se conozcan e interactúen más sus cofrades haciendo que su Semana Santa sea más fraterna.

Y bueno la anécdota que se repite con todos los turistas cofrades es la misma, las estampas, todo el mundo lleva una estampa en la cartera de su Cristo titular o de su Virgen, y en cuanto vienen al bar se desprenden de ellas para que las utilice como decoración. De hecho en la reforma, hicimos un cuadro con todo estampas, y la verdad es que llama mucho la atención a los clientes.

  • Hemos visto que por aquí tienes, como ya has comentado, muchos objetos decorativos, que suponemos que la mayoría pueden ser obsequios o donaciones, regalos… ¿Hay alguno que sea para ti más sentimental o más especial, alguno que quieras destacar?

Muchos son ya los que me producen un sentimiento especial. Por ejemplo, el cuadro con las medallas de todas las hermandades, ese símbolo que a todos nos distingue y la llevamos con tanto cariño, que pueda estar en un sitio preferente, es muy especial.

Hay otro objeto que también le tengo muchísimo cariño. Es una Virgen Dolorosa que era de mi tía y cuando falleció, todos mis hermanos consideraron que la cafetería era el lugar en el que debía estar expuesta.

También hay una zona que le llamo «el Altar», el cual según la época litúrgica del año se va cambiando. Por ejemplo durante las fiestas preside ese altar la Virgen del Pilar, para Cuaresma este año hubo un Calvario, el año anterior hubo un Cristo con la Cruz a cuestas, para el mes de María ponemos a la Virgen de mi tía, para Navidad ponemos un niño Jesús. Poco tiempo he tenido para cambiar el altar, pero la idea es que cada época, cinco o seis veces al año, ese altar vaya cambiando. Creo que llama la atención que haya un espacio que vaya variando.

En general, el bar entero está lleno de motivos y objetos especiales: un precioso Viacrucis que recibí como regalo de los miembros de la sección de instrumentos cuando terminé mi delegación, una imagen del Cristo Atado a la Columna, siendo esta la primera figura que estuvo expuesta….y ahora fíjate que está lleno de imágenes. Y no me puedo olvidar de nuestro querido MONAGUILLO, con su cartel de donativos siendo la figura más querida y fotografiada del bar.

Otro de los sitios que quiero resaltar es el espacio donde se concentran los premios y distinciones que ha recibido esta cafetería y algunos recortes de prensa, esa pared me produce mucha ternura porque es donde se refleja el paso de estos 25 años.

  • La Pasión es un bar único en Zaragoza, y bueno ya lo has adelantado, pero coméntanos un poco tanto las distinciones y los premios que ha recibido el bar así como la repercusión que ha tenido en la prensa.

Como ya os he comentado antes no es solo montar una cafetería, trabajar en ella y que sea mi modo de vida, es muy importante involucrarte en la vida de las cofradías durante todo el año, con las asociaciones que dedican su tiempo al estudio y promoción de la Semana Santa. Nos hemos involucrado apoyando con nuestro patrocinio multitud de actividades, realizando tertulias, mesas redondas, presentaciones de proyectos, exposiciones de fotografía, concursos de preguntas cofrades, campeonato de guiñote…

Fíjate, la Asociación Terceroles en el Dominum Nostrum, me otorgó su distinción en un precioso acto. La Asociación la Rotonda Cesaraugusta, la cofradía de Jesús Atado a la Columna, la Junta Coordinadora también me premiaron con su distinción. Y la última recibida fue por parte de la asociación para el Estudio de la Semana Santa en la que me sentí especialmente querido al estar acompañado por familiares, clientes y amigos. ¿Qué más puedo pedir? creo que son unos «premiazos». Si además sumamos la repercusión en los medios de comunicación, la lectura que hago de estos 25 años es que, con nuestros aciertos y errores, la línea de trabajo ha sido buena y tenemos que seguir adelante como mínimo otros 25 más. Con lo cual, estoy encantado, orgulloso, me siento feliz y sobre todo agradecido.

  • Bueno por último, ¿Cómo ves el futuro de la cafetería a largo plazo?

Con un gran futuro, al igual que el de la Semana Santa. Por mucho que la pandemia nos haya tenido castigados dos años, yo creo que la cafetería está viva, trabajando con la misma ilusión y dedicación. Haciendo de este punto de encuentro una gran familia podremos seguir disfrutando tanto o más como lo hemos hecho estos 25 años, y no quiero terminar sin nombrar a todos esos clientes fieles que sin ser cofrades se sienten como en casa.

Quiero despedirme agradeciendo al grupo de cofrades del Diario de Pasión de Zaragoza por esta entrevista, y sobre todo por su trabajo y dedicación por la difusión de nuestra Semana Santa.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte