miércoles, 27 octubre 2021
Booking.com

El escultor aragonés Jorge Albareda Agüeras ha fallecido

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,731SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte

Jorge Albareda Agüeras a los 94 años falleció en la tarde de ayer. Es una triste noticia para toda la atmósfera cofrade zaragozana, que dice adiós a las últimas manos de la familia Albareda que tanto trabajaron por nuestra Semana Santa.

Nació en Zaragoza el 4 de junio de 1926, en el seno de la familia Albareda aprendió el oficio completando académicamente su formación en Barcelona. A su vuelta, compaginó la impartición de sus clases en la Escuela de Artes de Zaragoza con el taller familiar. Recibió en 2016 la medalla de oro de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, a la que pertenecía como académico de número desde 1967.

La historia de la familia comienza con Manuel Albareda Cantavilla, discípulo del reconocido escultor y artista Antonio Palao y Marco, el cual le incentiva e instruye en la escultura. Es en este punto donde comienza el vínculo de los Albareda con la Semana Santa de Zaragoza. En 1858 inaugura en Caspe la escuela- taller que será el inicio de más de 160 años de legado familiar.

Es el hijo de Manuel, Jorge Albareda Cubeles quien en 1891 instala el taller con el nombre “Arte Cristiano” en la capital aaragonesa. Ostentó el cargo de director hasta 1921, cuando dejó en manos de sus hijos José y Joaquín Albareda Piazuelo el taller.

La historia continúa y se torna a su vez curiosa, en 1937 los hermanos Albareda Piazuelo ganan el concurso convocado por la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén, con motivo de reelaborar un nuevo paso para sustituir el antiguo, después de que este fuese quemado intencionadamente, cuyo autor fue Palao el maestro de su antepasado.

La cuarta generación y última dedicada al arte sacro es a la que perteneció Jorge Albareda Agüeras, hijo de Joaquín Albareda Piazuelo, que trabajó junto a su hermano Miguel Ángel en el taller. Actualmente, la familia Albareda sigue vinculada a la Semana Santa, aunque desde una perspectiva diferente a la artística; el actual Hermano Mayor de la Cofradía del Descendimiento de la Cruz y Lágrimas de Nuestra Señora es el hijo de Jorge Albareda.

La última incorporación del arte de los Albareda en la Semana Santa de Zaragoza tuvo lugar para la Real Hermandad de Cristo Resucitado y Santa María de la Esperanza y del Consuelo. Primero, en 1978, con la elaboración del magnífico Cristo Resucitado. Jorge Albareda rompió los esquemas de la imaginería referente a esta escena de la Pasión en España. Quiso plasmar el momento exacto en el que sale del sepulcro cuidando hasta los detalles más precisos, puesto que las mortajas dan la sensación de que siguen mojadas por los ungüentos y bálsamos utilizados en el enterramiento y los pliegues que se forman, nos trasmiten el movimiento de como se le desprenden del cuerpo poco a poco.

Segundo, de nuevo se le encarga la realización de la Virgen de la Esperanza y el Consuelo. Es en 1981 donde Jorge vuelve a sorprender con la talla de una Virgen con vestimentas sencillas, cuya expresión facial y corporal al mirarla de frente, nos transmite los sentimientos exactos de esperanza y consuelo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,731SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte