miércoles, 27 octubre 2021
Booking.com

El día que se nos cayó el techo

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte

Han pasado cuarenta años desde aquella tarde trágica del 1 de abril. A puertas de una nueva Semana Santa, se escuchó un gran estruendo y esta vez no era de tambores y bombos. El garaje donde se almacenaban los pasos procesionales de las cofradías zaragozanas se derrumbó.

Muchos fueron los lamentos escuchados, pocos han olvidado este suceso y menos aquellos que les tocó acudir a lo que parecía un cementerio lleno de arte.

La Hermandad de la Sangre de Cristo es dueña de muchos de los pasos de misterios en la ciudad de Zaragoza y almacenaba, de año en año, los pasos en un garaje cercano a la Iglesia de San Miguel de los Navarros, concretamente en la unión de las calles Miguel Servet y Asalto.

Ante esta muerte anunciada, muchas cofradías ya habían decidido sacar, aunque fuese únicamente las tallas del garaje, puesto que las condiciones no eran las más adecuadas para unas imágenes de madera policromada.

El siniestro sucedió, cien metros cuadrados de techumbre se desplomaron.

Fuente: Gracia, J. A. (3 de Abril de 1981). Varias carroza de Semana Santa destrozadas. Heraldo de Aragón, pág. 7.

Los primeros en llegar fueron el Hermano Mayor de la Hermandad de la Sangre de Cristo, José María García-Belenguer y Jorge Albareda, respetado escultor cuya primera visión debió ser desoladora. En el momento que los bomberos acabaron de consolidar el resto del techo, cogieron manos a la obra y comenzaron a hacer labores urgentes de conservación, con el fin de preservar aquello que se pudiese salvar.

El primer parte de pasos dañados fue el siguiente:

  • Jesús camino del Calvario, con dos figuras deshechas fechadas de 1941.
  • La Coronación de Espinas, según establece la crónica: “… el más dañado de todos” (Heraldo de Aragón, 1981)
  • Institución de la Eucaristía, el cenáculo.
  • Llegada de Jesús al Calvario, de gran valor artístico, puesto que su autor es Tomas Llovet reconocido como el máximo representante del neoclasicismo en el Bajo Aragón.

La lista continúa con diferentes carrozas, atributos, faroles, etc. Destacaremos en ese primer parte, que solo se nombra a los pasos con salidas procesionales en Semana Santa. A continuación, establecemos la lista de los daños en aquellos que ya no salían a la calle, lo que no significaba que no tuviesen valor artístico:

  • El Ecce-homo o también llamado El Balcón de Pilatos, de 1818 del escultor Tomas Llovet.
  • La Flagelación o Jesús atado a la columna 1818, Tomás Llovet.
  • Muerte y Redención de Francisco de Borja. El único que quedó destrozado completamente, es decir no hubo ninguna posibilidad de recuperación.

Francisco Rallo Lahoz, escultor cuyo estudio se situaba en la calle Madre Sacramento, fue el encargado de realizar el peritaje. El parte final, consta de la explicación de los daños causados a siete pasos, presentó el siguiente documento con fecha de 14 de abril:

Fuente: Rincón García, W. (2013). Miércoles de dolor. El hundimiento del almacén de los pasos procesionales de la Semana Santa de Zaragoza en 1981 y la peritación de los desperfectos por el escultor Francisco Rallo Lahoz. Tercerol, XVI, pp. 53-80.

La Hermandad de la Sangre de Cristo ordenó llevar todo lo que se encontraba en el garaje al Cuartel de Intendencia y se comenzó contra reloj una reparación provisional de urgencia, el objetivo no era otro que todos los pasos anteriormente nombrados pudiesen procesionar. Ante la situación de encontrarse tan cerca de Semana Santa, se tomó la decisión de establecer una prioridad para aquellas figuras que fuesen las titulares de cada cofradía.

Para sufragar el arreglo de los pasos, se establecieron mesas petitorias en todas las iglesias de la ciudad. Asimismo, muchas cofradías decidieron suspender actos para destinar ese dinero a la reparación de su patrimonio escultórico, siendo esto un acto de gran admiración.

Por consiguiente, en la Semana Santa de 1981 quedó reflejado el dicho accidente. A continuación, queremos centrarnos en saber qué paso con cada una de las 5 cofradías afectadas.

Como hemos podido leer con anterioridad en el parte de Francisco Rallo, la carroza de la Institución de la Eucaristía quedó bastante dañada y desgraciadamente debido a sus grandes dimensiones y su compleja composición por la cantidad de figuras que forman este paso de misterio, no se hizo posible la adaptación a otra carroza y como consecuencia ese año el cenáculo no salió por las calles de Zaragoza. Por ende, se decidió crear un nuevo atributo, La panera. Aunque ahora nos parezca habitual que dos hermanos de esta cofradía la porten, tiene el triste origen de representar al paso de la Santa Cena ante su ausencia en aquella Semana Santa.

El paso de La Coronación de Espinas consiguió procesionar. Habitualmente el paso está compuesto por cuatro figuras, dos centrales que representan a Cristo y a un romano clavándole la corona de espinas y dos segundarias que visualizan la acción: un sayón y otro romano.

 Este fue el aspecto del paso al salir del garaje:

Fuente: Fondo documental Cofradía de la Coronación de Espinas de Zaragoza.

El Jueves Santo de 1981 procesionó, pero no lo hizo en su totalidad, puesto que solo lo hizo la imagen principal de Cristo con el romano. La carroza fue prestada por la Cofradía del Rosario de Zaragoza.

Fondo documental: Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción y Llegada de Jesús al Calvario de Zaragoza.

La Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción y Llegada de Jesús al Calvario, únicamente procesionó al Cristo. Al igual que pasó con el caso de la Coronación de Espinas, la carroza utilizada este año, es la que usa la misma cofradía para la procesión de la Virgen de la Asunción que tiene lugar en el mes de agosto.

Ante la incertidumbre de saber si se podía procesionar o no, aunque fuese únicamente el cristo, esta cofradía barajeó entre otras opciones poder procesionar el Santísimo Cristo de la Paz, peana que dejó de procesionar justamente 2 años antes.

El paso de la Caída del Señor no consiguió procesionar, en realidad, a partir de ese año el grupo escultórico nunca más volvería a estar completo. La figura del sayón decidió eliminarse debido a las diferentes complicaciones tenidas durante los dos años siguientes, incluyendo la hospitalización de un trabajador al fracturarse de nuevo dicha imagen cuando se realizaban labores de montaje, fueron motivos suficientes para tomar esa decisión.

Fuente: Sesé Abadías, J. (2011). Imaginería procesional zaragozana, desaparecida o sin uso actual desde la voladura del Convento de San Francisco a la actualidad. Tercerol, XIV, pp.185-231.

Una vez terminado el mes de abril, comenzaron las labores de restauración que durarían hasta marzo del año siguiente, con miras a realizar una posible muestra. El 27 de marzo fue inaugurada Arte en la Semana Santa, exposición que tuvo lugar en un marco inigualable como es el Palacio de la Lonja, en gran parte como reconocimiento a todos los cofrades que volcaron su esfuerzo e interés tras el suceso. Se pudieron contemplar de nuevo las imágenes relucientes y preparadas para una nueva Semana Santa, donde ese año sí todos los pasos estuvieron en la calle.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,730SeguidoresSeguir
468SuscriptoresSuscribirte